Chiapas, 2 de junio de 2003
Fecha: 2003 06 02
Grupo: Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario
País: Mexico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


COMUNICADO


AL PUEBLO DE MEXICO
AL PUEBLO CHIAPANECO
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NACIONAL E INTERNACIONAL
A LAS ORGANIZACIONES DEFENSORAS DE LOS DERECHOS HUMANOS NO GUBERNAMENTALES

HERMANOS, HERMANAS, CAMARADAS:


Después de haber externado públicamente nuestra opinión respecto a la situación actual en Chiapas, la respuesta del gobierno no se ha hecho esperar incrementándose la militarización y esto dice más que mil declaraciones demagógicas del gobierno de Salazar Mendiguchía, o el silencio intencionado para negar una realidad: la militarización y la represión en nuestro estado es cotidiana.

Respecto a los hechos registrados el pasado 23 y 25 de mayo en Venustiano Carranza y en el municipio de Ocosingo, donde se involucra a nuestro Ejército Popular Revolucionario (EPR), manifestamos:

1. En el supuesto ataque al destacamento de la policía de la Secretaría de Seguridad Pública asentada en Venustiano Carranza que se nos atribuye, negamos rotundamente nuestra participación en tales hechos y afirmamos que esto es una provocación montada por los grupos caciquiles regionales y el propio gobierno, utilizando este hecho como una táctica gubernamental para justificar la agudización de la militarización en ese municipio y seguir manteniendo el Estado policíaco militar con el que se gobierna en Chiapas.

2. El hostigamiento a las comunidades del municipio de Ocosingo, por un grupo armado y que según el “periodista” Juan Sánchez, dice que es parte de nuestro EPR, rechazamos tal aseveración y denunciamos que este hecho se engloba dentro de la generalización de la Guerra de Baja Intensidad (GBI), que se expresa en la proliferación y fortalecimiento de los grupos paramilitares que incursionan libremente en las comunidades intimidándolas, agrediéndolas y actuando impunemente, preparando las condiciones para la penetración y el establecimiento permanente del ejército mexicano en las comunidades que consideran bases del EZLN o nuestras.

3. Debido al Estado policiaco-militar que históricamente ha imperado en Chiapas, los “gobernantes” en turno han recurrido a distintas tácticas para argumentar la represión y la militarización. En los años 70’s con el auge del movimiento campesino y la generalización de la lucha por la tierra, la policía con el apoyo del ejército reprimen, queman y arrasan a comunidades de las zonas de la selva, norte, altos y centro; en los 80’s con el surgimiento de las organizaciones independientes y el flujo del movimiento campesino el ejército actúa algunas veces veladas y otras abiertas con el amplio aval de las autoridades estatales y federales, en la aplicación de la GBI, cooptando, encarcelando, desapareciendo y asesinando a dirigentes sociales, disemina cuarteles chicos y grandes en el estado, organiza y asesora a las guardias blancas germen de la paramilitarización; en los 90’s el ejército intensifica la GBI, aplica programas “sociales” y desplaza a las instituciones encargadas, el ejército deja sus cuarteles militares para establecerse en las comunidades y en los caminos rurales compartiendo actividades con las Bases de Operaciones Mixtas (BOM) y desarrolla al máximo la formación de los grupos paramilitares que los dirige como punta de lanza contra las organizaciones y comunidades campesinas e indígenas; y en estos últimos años impulsa las luchas intercomunitarias y grupales para justificar la presencia del ejército mexicano y los diferentes grupos policíaco militares en toda la geografía de nuestro estado y pone a la vez en operación a grupos paramilitares en lugares donde las autoridades gubernamentales han perdido presencia por su práctica represiva, grupos paramilitares formados, entrenados y dirigidos por oficiales del ejército con la complacencia del gobierno estatal y federal para pacificar las áreas donde se ha hecho patente el descontento popular.

4. La militarización y la paramilitarización en el estado de Chiapas obedecen a la estrategia de la GBI impulsada a nivel nacional por el gobierno de ultra derecha de Vicente Fox y aplicada dócilmente por el “democrático” gobierno de Salazar Mendiguchía. Estrategia global de contrainsurgencia como respuesta de las autoridades para “solucionar” las necesidades sociales del pueblo por la vía de la violencia del Estado.

5. Vicente Fox y Pablo Zalasar quieren tapar el sol con un dedo desplegando una cortina de humo ante la sociedad mexicana para esconder su verdadero rostro represivo, gobernando con un Estado policíaco militar y bajo la sombra de la bota militar, preparando las condiciones para lanzar una nueva ofensiva militar contra el EZLN, sus bases de apoyo y contra toda población que considere que apoya a los revolucionarios.

Si la militarización y paramilitarización es la estrategia del gobierno federal y estatal para aplastar los reclamos de justicia social, la respuesta debe ser la acción organizada consciente de los diferentes sectores de nuestro pueblo en lucha para denunciar, desenmascarar y enfrentar dicha política gubernamental que a toda costa quiere someter con métodos policíaco militares a las diferentes organizaciones que componen el movimiento democrático independiente.

¡A ENGROSAR LAS FILAS DE LOS REVOLUCIONARIOS, MILITANDO EN NUESTRO PDPR-EPR!

¡POR LA REVOLUCION SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!

COMITE ESTATAL DEL
PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO
P D P R
COMANDANCIA MILITAR DE ZONA
DEL
EJERCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
E P R

Estado de Chiapas, a 2 de junio de 2003.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS