Renuncia al EPR
Fecha: 1999 01 01
Grupo: Otros Documentos
País: Mexico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


A la Comisión Nacional del PDPR-EPR:
A la militancia del PDPR-EPR:

Compañeros:


Por este medio cumplo el requisito de hacer formal mi renuncia, bajo protesta, a la Comisión Nacional de Información (CNI), instancia en la que, de hecho, fui bloqueada por el compañero Fuentes desde junio de 1998.

A petición que la comisión ejecutiva me hizo el 14 de abril de 1999 formalizo la renuncia anunciada junto con un informe y balance de las actividades que realizamos, mi opinión sobre la situación interna partidaria y su repercusión en CNI a partir de la incorporación del compañero Fuentes en esta instancia, así como un análisis de las perspectivas que le veo a CNI en manos de F como responsable directo o indirecto.

Estos son los argumentos que sustentan mi renuncia bajo protesta a CNI:

Antecedentes.
Informe y balance a partir de la creación de CNI y funcionamiento inicial.

Viraje a partir de la incorporación del compañero Fuentes.

Conclusiones y perspectivas.

Situación personal.

Anexos. (caso Ambrosio; JA y trostkismo; Jóvenes).

Anexo con toda la documentación producto del trabajo realizado primero en el área de inteligencia del CM y luego en CNI. (Entregada ya a la primera CoCo luego a otra CoCo y dos veces al compañero Fuentes cuando se incorporó a CNI ya que primero yo se la entregué impresa ante petición expresa de él de que así fuera, para “no batallar con la computadora” y luego el compañero Emilio se la dio en zip y disquets, a petición también de Fuentes argumentando que “no tenía la información de CNI”.


1.- Antecedentes

Durante 1995 empecé a realizar un estudio del enemigo y a elaborar bases de datos, así como a estudiar Excel y Acces. También por indicaciones de mi responsable resumí la experiencia vietnamita en el aspecto de inteligencia y retomando algunos elementos para adaptarlos a nuestra situación, elaboré una propuesta para el trabajo de inteligencia partidario.

A fines de 1995 fui incorporada al comité Militar en el área de Inteligencia. Con la aportación de una compañera (María) dimos continuidad al estudio del enemigo y al diseño y vaciado de las bases de datos.

Durante 1996 y la primera mitad de 1997, todavía como área de información del CM realizamos lo siguiente:

Continuar el estudio del enemigo.

Continuar la elaboración y diseño de bases de datos, sobre unidades, instalaciones y oficiales enemigos en Acces y Excel.

Participar en las entrevistas con los compañeros Jorge D y Rafael después de su captura.

Con la información vertida por el compañero Jorge D elaboramos el expediente “exped1”, del que se tomó información y elaboró un folleto en Publisher para la prensa y se enviaron circulares a las zonas intentando generalizar la experiencia a todo el Partido. Se canalizó a otras áreas del CM para su subsecuente atención ya que el área de Información estaba cumplida.

Con el compañero Rafael fue un proceso mas largo ya que las entrevistas con él, contenidas en el “exped2” se prolongaron de marzo del 97 a mayo del 98. Participando en su atención política el compañero Zurdo y en la atención sicológica la compañera de sanidad del CM.

Impulsar el nombramiento de comisionados de Información en cada zona, para que hubiera un responsable ejecutivo de las indicaciones partidarias en este aspecto.

Dos reuniones colectivas con los comisionados.

Diversas reuniones individuales con los comisionados de algunas zonas. En estas reuniones empecé a detectar el problema de René (ya abordado en CC anteriormente por otros compañeros).

Formar parte de una comisión de apoyo a la zona de Guerrero el 28 de junio de 1996 (antes, durante y después), cuando la aparición pública del EPR, en rastreo de comunicaciones enemigas, en el estudio del enemigo (se dejaron indicaciones por escrito para recoger información) y en el uso de bases de datos. Dándome cuenta en esta tarea de las inclinaciones localistas y competencia por preservar lo que René consideraba su coto de poder.

Elaboramos nueve circulares que se enviaron a las zonas con los comisionados de información o con los comandantes militares.

C. 01 del 27 diciembre 95 sobre medidas de seguridad en el uso de las computadoras.

C. 02 del 27 diciembre 95 solicitando a las zonas el envío de información sobre el ejército y cuerpos policiacos en sus zonas. Respondieron Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Valle de México y Sierra Madre.

C. 03 del 8 diciembre 96 a las zonas, solicitando mayor rigor en la aplicación de medidas de seguridad y la información oportuna y exacta de cualquier problema relacionado con la seguridad.

C. 04 del 5 marzo 97 dirigida a la comisión de relaciones exteriores y a los compañeros que tratan con otras organizaciones nacionales o extranjeras exponiendo una experiencia peruana que llevó a la captura de parte de la dirección de una organización revolucionaria. Con el objetivo de evitar que pudiera sucedernos algo similar aquí.

C. 05 del 5 de marzo 97 solicitando colaboración para tratar de recuperar algún aparato de radio del ejército enemigo con la finalidad de coadyuvar a la investigación que nos condujera a la interceptación de las comunicaciones del enemigo. (En ese momento se estaba operando).

C. 06 del 5 marzo del 97 solicitando la designación de un comisionado de inteligencia en cada zona.

C. 07 del 5 marzo del 97 solicitando mayor información sobre ejército y cuerpos policiacos en cada zona.

C. 08 del 5 marzo del 97 del 5 marzo del 97 al CE de Guerrero solicitando información necesaria para terminar de armar el rompecabezas de inteligencia que nos daba la información del compañero Jorge. Nunca nos enviaron esa información.

C. 09 del 5 marzo del 97 a todas las zonas, a raíz de la detención del compañero Jorge, generalizar experiencia y medidas a tomar.


2.- Informe y balance a partir de la creación de CNI y funcionamiento inicial

En abril de 1997 me comunican los compañeros Emilio y Jorge, que por decisión del CC se creaba la Comisión Nacional de Inteligencia (CNI) como instancia aparte del Comité Militar, pasando yo a integrarme a esta instancia.

Iniciamos el trabajo elaborando el diagnóstico 1 de seguridad del partido, fechado el 7 abril de 97.

Elaboramos la propuesta C40 que es un esfuerzo por planificar los objetivos a cubrir en el área de inteligencia en los diversos momentos de la guerra. Fechada en mayo del 97.

Posteriormente me comunicaron los compañeros E y J que se había discutido en el CC y que se aprobaba que yo estuviera al mismo nivel que ellos en CNI aunque había información de CC que yo seguiría desconociendo, por no pertenecer a esa instancia.

En la repartición de tareas me correspondió atender a la compañera Laura, responsable del área de información computarizada, a Guerrero en el área de inteligencia, a los compañeros de la casa de inteligencia, a un compañero joven que luego, por sus características y procurando su desarrollo integral como cuadro, se canalizó a CFPI y dar continuidad a la atención del compañero Rafael, coordinándome con la compañera de sanidad del CM y elaborar una propuesta para el curso para responsables de inteligencia.

Algunos documentos elaborados durante esta etapa, ya como CNI son:

C40.- Define al servicio de Información como la estructura partidaria especializada que, mediante la labor de inteligencia se encarga de obtener anticipadamente información privilegiada sobre los planes del enemigo, así como su situación y capacidad en los aspectos económico, político, social, militar, financiero y logístico, con el objeto por un lado de eludir, inutilizar y abortar dichos planes y por otro enfrentarlos y derrotarlos.

Plantea la necesidad de capacitar a oficiales de inteligencia, crear redes, infiltrar al enemigo, interceptar sus comunicaciones y especializar personal en la captura, procesamiento, análisis y clasificación de la información.

Aborda la necesidad de la labor de contrainteligencia con el objeto de evitar que el enemigo obtenga información privilegiada y se infiltre en nosotros.

La necesidad también de un departamento de capacitación en inteligencia.

Plantea la necesidad de destacar combatientes en el área de inteligencia a nivel central, regional y zonal.

Aborda las tareas a desarrollar a nivel inmediato, mediano y largo plazo en el área de inteligencia, destacando entre las inmediatas la capacitación de cuadros especializados, crear el departamento de estudio del enemigo y la sección de radio inteligencia militar; estructurar la labor de inteligencia de masas en cada zona; ubicar nuestras bases secretas; Construir el servicio de información en cada región y zona, tanto a nivel de oficiales responsables como de masas; infiltrar al enemigo.

Entre las tareas inmediatas marca priorizar la seguridad interna, apoyados en la formación político ideológica, en la actitud correcta ante la vida, en la convivencia partidista, en la colectividad, en la crítica y autocrítica, en el centralismo democrático como método de organización y en el combate al liberalismo.

Este concepto se contrapone con el planteamiento que el compañero Fuentes tiene de lo que debe ser la labor de inteligencia, ya que en conversaciones sostenidas conmigo, se veía confusión ya que no separaba los términos inteligencia y contrainteligencia, pareciendo que entendía como “labor de inteligencia” lo que en realidad sería contrainteligencia, dándole mayor importancia a la contrainteligencia.

Esto no sería problema si se apegara a métodos científicos, pero el compañero Fuentes cuelga etiquetas descalificadoras a los compañeros que lo cuestionamos o que no nos plegamos a sus planes y criterios. Por ejemplo al compañero José Arturo lo calificó, ante mí, de trostko, sin aportar elementos teóricos que sostengan dicho calificativo.

Pienso que el compañero Fuentes no sólo conmigo hizo esta labor descalificadora de JA, ya que, la carta titulada CF991, firmada por la compañera 21, relata como un compañero de la nueva CNI, a la que Fuentes le propuso integrarse, le dijo que pertenece a un colectivo que hace tiempo cuestionaron la nueva línea política pidiendo que se les aclarase si ya no éramos comunistas, o si ya habíamos renunciado a la GPP o que si ya no luchábamos por la dictadura del proletariado y que su responsable no les aclaró nada porque de alguna manera también coincidía con ellos.

Obviamente se trata de un compañero cercano al compañero Fuentes puesto que está trabajando con él en la reestructurada CNI y si es cercano a él yo me pregunto. ¿No podría F ayudar a dar claridad a este compañero o él también está en desacuerdo con los resolutivos y decisiones de las ampliadas?

Otro ejemplo de la liviandad con que el compañero Fuentes descalifica a quienes lo hemos cuestionado es que ante diversos compañeros se ha referido a mi como una “mujer loca, que ve visiones”, esto desde luego, a mis espaldas e incluso ante compañeros que no me conocen personalmente.

Ante el “rigor científico” del compañero Fuentes, rectifico lo que expresé en la carta titulada “cartacien” que le dirigí a él, como miembro del CC y de CNI y a la CoCo el 20 de julio de 98, ya no pienso que F podría estar en CNI junto con otro compañero que le hiciera contrapeso, ahora, con los nuevos elementos de juicio, pienso que Fuentes es absolutamente incapaz de estar en esa instancia por la actitud visceral y las prácticas ilegales y no éticas que adopta para “hacer política”.

Hasta aquí el paréntesis, adelante retomaré este punto apoyándome en otros elementos de juicio.

Continuando con el documento C40, hicimos una propuesta de estructura para nuestra Comisión Nacional de Inteligencia que entre otros conceptos destaca: la CNI será una comisión autónoma, que estará bajo la dirección del CC del PDPR y de la CG del EPR.

Nuevamente chocamos con la visión del compañero Fuentes ya que él le expresó al compañero Juan, cuando los tres estábamos en CNI, que “hay cuestiones que sólo las debe conocer CNI pero no el CC”, planteando de esta forma una CNI por encima del CC y también desde luego, del Congreso, es decir una instancia que concentre mas poder que el CC, una instancia paralela al CC y que desde luego, serviría para bloquear las decisiones de un CC y de un Congreso no afines a su proyecto partidario.

A mi también me dijo que en un momento no determinado el Partido perdió la dirección revolucionaria, por lo que era necesario retomar “el rumbo inicial” y para lograrlo, destacaba la labor fundamental de inteligencia.

Analizando este concepto, que a primera oída podría sonar normal, pero que a la luz de la práctica del compañero F en el sentido de crear colectivos paralelos en las instancias que no están de acuerdo con sus puntos de vista: Z, Valle de México, CNI y de descalificar o aislar a compañeros que hemos sido críticos como JA, E, V, O, y yo, ya tiene otra connotación.

Me preocupa profundamente que CNI, en manos de Fuentes se convierta en un instrumento para realizar purgas internas. Retomando lo negativo de una checa tipo Beria o de una Stassi.

Claro está que de dimensiones mas pequeñas porque al compañero F le conviene un partido pequeño que él pueda hegemonizar como patriarca. Esa fue la práctica anterior, criticada ya en el CC en los 42 puntos de autocrítica y por el CM en el documento de los “Reyes Magos”.

Nuestra propuesta de estructura de CNI concluye: “Debemos promover que todas las instancias partidarias y cada militante contribuyan a la labor de inteligencia y contrainteligencia”.

En el curso para responsables regionales de Inteligencia consignamos los elementos técnicos que puedan ser indicios de penetración desde dentro, infiltración y ex filtración enemiga. Incluso en el caso de Antonio, previo a su separación, en una carta personal que dirigí a mi instancia, propuse que se le colocara un compañero que lo vigilara.

Por eso consigno, como lo expresé ante los compañeros de la comisión ejecutiva con los que me entrevisté en abril 99, que estoy completamente de acuerdo en la labor de contrainteligencia, pero que debemos realizarla en base a criterios rigurosamente científicos, cuando haya indicios de penetración enemiga y no para coartar o reprimir a la disidencia interna. Esa es una diferencia fundamental con el compañero Fuentes.

Continuamos con el envío de circulares para los compañeros de las zonas:

C. 11 del 30 de septiembre del 97 al CE de Oaxaca respondiendo a la información sobre el enemigo enviada por ellos.

C. 12 del 30 septiembre del 97 a las zonas sobre medidas de seguridad para abortar intentos de infiltración del enemigo.

C. 13 del 30 noviembre del 97 a las zonas solicitando información precisa sobre indicios de los intentos del enemigo por reclutar en nuestras filas o precisar si en su zona no existe ese problema. A raíz de los esfuerzos del enemigo en este sentido detectados en Guerrero a partir de las detenciones por separado de los compañeros Jorge, Rafael y Marcos.

C. 14 del 9 diciembre 97 Al CE de Guerrero exhortándolos a hacer una autoevaluación sobre el problema de seguridad y tomar medidas concretas.

Como CNI, J, E y yo analizábamos colectivamente la información proveniente de las zonas, la que fluía casi siempre de manera verbal y con retraso, como lo señalamos en diversas circulares, y el comisionado para atender a cada zona era el portavoz de los acuerdos tomados como CNI, teniendo un margen para readecuar o adaptar algunas decisiones conjuntamente con los compañeros de las zonas.

Así se tomaron determinaciones de seguridad y limpieza en Sierra Madre, Oaxaca y Guerrero.

En Guerrero, producto de la problemática que ya se venía señalando, la zona no acató las indicaciones partidarias.

La información enviada por escrito o que nos dieron verbalmente los compañeros la analizamos y consignamos en seis carpetas, otra contenía la información proveniente de CM sobre un problema de seguridad en el exterior, pero se borró para proteger a los compañeros que están fuera, otra para información proveniente de masas y una más para el departamento de información computarizada que contiene bases de datos e informes sobre el enemigo en Word, Excel y Acces.

A los expedientes “exped1” y “2” ya mencionados se agregaron el “exped3” abordando la detención del compañero Marcos, aunque yo no lo entrevisté personalmente, pero participé en el análisis colectivo de esta información y los expedientes X1 sobre un caso confidencial y X2 que aborda la posible y después real separación del entonces colectivo de Guerrero.

Elaboramos el diagnóstico 2, del 17 de julio del 97.

Elaboramos también los siguientes cursos y recopilación de experiencias:

Un curso para responsables de inteligencia. Recopilando las experiencias de la Orquesta Roja, de los Montoneros, de los Vietnamitas, de los huks, del servicio secreto francés en la segunda guerra mundial y parte de nuestra práctica partidaria así como sistematizando un manual de contraisurgencia enemigo, una transmisión de experiencia, un curso enemigo y un documento del FBI.

Inicialmente se elaboró con este material un folleto en Publisher con 255 páginas, que con fines prácticos se redujeron a 128.

En agosto de 1997 realizamos el curso con la asistencia de Valle, Guerrero, Puebla, Sierra Madre, Comité Militar y masas. Se tocaron doce capítulos: la inteligencia en la Historia; la inteligencia hoy; Métodos y medios de la inteligencia; Reclutamiento (cómo lo realiza el enemigo); Penetración con agentes; archivos, registros y bases de datos; la búsqueda operativa; interrogatorio; organización de un servicio de inteligencia; el papel de las masas en inteligencia y contrainteligencia; el papel de los oficiales y agentes de inteligencia, de las bases secretas y las unidades temporales de información y Oficiales de Inteligencia, su preparación político militar.

Como material anexo se entregaron la experiencia de Trepper y de Sorge, la de los Huks y un curso de inteligencia enemigo (parece que de Nassar Haro).

Eran los primeros pasos para ir conformando los servicios de inteligencia en cada zona, a partir de darles los elementos teóricos y técnicos necesarios a los compañeros responsables.

Se realizó un curso de radio inteligencia militar (intercepción de las comunicaciones enemigas) y otro curso de comunicaciones, el instructor fue el compañero Zurdo, responsable de la incipiente sección de radio inteligencia militar. El compañero tomó un curso de compostura de computadoras y asistió al curso de oficiales, en enero del 98. Su responsable era el compañero Juan aunque a veces lo veía yo. La relación era buena.

La compañera Laura, pareja del compañero Zurdo, estaba, con ayuda médica, saliendo de una crisis depresiva, se iba incorporando cada vez con mas dedicación a las tareas partidarias como titular de la sección de información computarizada de estudio del enemigo.

Así veníamos trabajando como CNI de acuerdo a la proyección estratégica que habíamos planteado en el documento C40.

Como colectivo nos integramos perfectamente, ejerciendo la crítica y autocrítica de manera constructiva y respetuosa pero sin consecuentarnos las fallas. Este ambiente de fraternal camaradería, en mi caso, estimuló mi creatividad y dedicación al trabajo.

En lo personal esta experiencia me sirvió para impulsar mi desarrollo político-militar e ideológico y es, hasta la fecha, un aliciente en el esfuerzo por superar mis deficiencias e incapacidades actuales.


3.- Viraje a partir de la incorporación del compañero Fuentes

Antecedente inmediato, el caso Guerrero

En el analint1, fechado el 8 marzo 97, y en el anexo fechado el 30 marzo del 97 del analint2, a partir de la información de los compañeros Jorge D y Rafael y posteriormente en el X1 se hacen diversos señalamientos al entonces CE de Guerrero, que después contribuyeron a la caracterización partidaria de la situación que se presentó en enero del 98.

Cabe señalar que Antonio y Aurora respondieron estos señalamientos ignorándolos o con la descalificación a partir de detalles.

En el diagnóstico 1 de seguridad, del 7 abril de 97 señalamos, entre muchas situaciones: descuido en los métodos de reclutamiento, descuido en la formación político-ideológica de la militancia, descuido en la convivencia como parte de la metodología para vigilar constantemente la actitud correcta ante la vida, protección de “cotos de trabajo” (se llamó así a los cotos de poder para no herir la susceptibilidad de los compañeros); soslayamiento a la crítica a las formas incorrectas de relación entre compañeros y corrupción.

Como parte de CNI me correspondió atender a Fermín (Santiago) y a Nico, que eran el responsable y comisionado de inteligencia. Al primero casi no lo traté porque generalmente veía a Nico. También con Aurora abordé algunos aspectos de seguridad interna en mayo de 97, última vez que platiqué con ella, hasta la fecha.

Principalmente con la información de Nico elaboramos el 9 de diciembre del 97 una carta a la CoCo en la que alertamos, entre otras anomalías sobre la corriente de opinión localista lejana al sentirse parte del todo partidista; inadecuada transmisión de la información y determinaciones partidistas, llegando a la desinformación y tergiversación de la información que fluye de CC hacia la zona y viceversa; Funcionamiento inadecuado al interior del CE; desgaste interno debido a los conflictos al interior de la instancia a los que se une una visión inadecuada del centralismo democrático; falta de infraestructura; falta de información y control sobre las unidades militares.

En esa carta solicitamos que se nombrara una comisión o que la misma CoCo fuera a recabar información a Guerrero sobre la situación a nivel de Partido, ejército y masas y a su vez evalúe e informe al CC, como un esfuerzo partidario que redundara en un mejor funcionamiento y en preservar la seguridad de los compañeros.

El 11 de enero del 98 elaboramos otra carta a la CoCo y al CC en la que alertamos sobre las actitudes de Antonio en el sentido de soltar la especie de que “Nico anda mal”, como represalia por ser el único crítico al interior del CE ampliado y sobre la manipulación que hizo Antonio exacerbando los resentimientos de Hermenegildo por una supuesta falta de confianza partidaria al fabricarle una contraorden inexistente, porque nunca se dio la orden de que Hermenegildo se fuera de responsable a Oaxaca. Considerando que esa situación rebasaba el ámbito de seguridad, pedíamos que Nico fuera atendido directamente por la CoCo para que la información fluyera mas directamente al CC.

El 24 de enero del 98, después de la separación de Antonio y compañeros que se fueron con él, envíe a la CoCo mi opinión personal sobre la separación de Guerrero.

Posteriormente seguí colaborando para recabar información sobre este caso y exponer la situación partidaria en una zona donde ya estaba llegando el ERPI, coordinándonos directamente con la CoCo, es en el marco de esta tarea partidaria, ya en mayo, percibo la fuga y tergiversación de información por parte del compañero Fuentes hacia uno de sus hijos, cuando se suponía que era información confidencial de CNI, CoCo y CC (y también, en parte, de algunos compañeros de CM que participaron en los chequeos).

Como lo consigno en la carta de julio del 98 , cuando en presencia de la COCO le señalé lo anterior al compañero Fuentes, respondió, una vez mas, hablando de lo secundario para ocultar lo fundamental. Dijo que los jóvenes deberían aprender a ser leales, a poder confiar entre ellos, a no andar contando lo que platicaban entre ellos y no abordó el problema de la fuga de información de inteligencia hacia un joven que no era militante, situación que, a mi modo de ver es un problema de seguridad y que refuerza mi convicción de que el compañero está inhabilitado por su enfermedad siquiátrica para estar en CNI.

Esta situación así como problemas de seguridad derivados de algunas entrevistas con gente cercana a Antonio y Aurora, un segundo embarazo de alto riesgo y el bloqueo que Fuentes me hizo en CNI, así como una indicación de la CoCo que recibí indirectamente, me hacen replegarme en otra zona y concluir mi participación en este caso.

A las actitudes y formas sucias de hacer política del compañero F se unió mi incapacidad, ya expresada en la catacien de julio del 98, puesto que no pude dar una lucha ideológica adecuada, prevaleció la indignación y dejé la instancia en sus manos, incluso opté por ya no ver al personal de CNI, ni a los de la casa ni a los compañeros Z y L, pensando por un lado que sería incorrecto que vieran la confrontación entre nosotros pero por otra parte sintiendo mi propia incapacidad para enfrentar adecuadamente esa situación y no quise involucrar a mas compañeros.

Retomando el orden cronológico: en enero del 98 estuve como alumna en el curso de oficiales. En la clausura estuvo el compañero Fuentes. Fue un gusto verlo porque lo consideraba un ejemplo revolucionario digno de imitar a partir de la imagen que daba en las pláticas y transmisión de experiencias que sustentaba en diversas convivencias partidarias a las que asistí a partir de mi incorporación al Partido.

El compañero J se fue a cumplir tareas partidarias en Guerrero.

En febrero el compañero Juan preguntó mi opinión sobre la posible incorporación del compañero Fuentes al colectivo de conducción de CNI, yo contesté que perfecto, pues consideraba que el compañero aportaría mucho en este aspecto. En ese momento pensaba que era un honor trabajar con el compañero F.

Desde la primera vez que nos reunimos ya como colectivo, el compañero F intentó intrigar entre el compañero J y yo, de hacer aflorar o crear resentimientos ya que J fue mi responsable partidario durante diez años.

Pero F encontró que no había resentimiento y que la respuesta constante a sus cuestionamientos era que los planteara en su colectivo, el CC.

Entonces pasó a la adulación: me dijo que yo era muy capaz, que estaba subutilizada, que él pensaba que yo podía estar en CC.

A la vez empezó a mostrarse como víctima, él me dijo lo de su sanción por bigamia, minimizando la situación y omitiendo agravantes como el de que durante unos 17 años ocultó su doble vida ante los compañeros, que juntó a hijos de las dos familias en las convivencias partidarias para niños sin que el Partido supiera.

Entre algunas cosas que me contó y que yo pienso que era innecesario que me las dijera:

Que el compañero L era HD, refiriéndose a él como el milite. (Pienso que quizá eso era desinformación, pero ni venía al caso puesto que yo nunca le pregunté ni me interesaba la identidad del compañero.)

Que había compañeros que habían peleado en Africa pero que allá había mucho atraso y primitivismo cultural, político y social (casi, casi eran caníbales) por lo que los compañeros se habían regresado.

Que era sumamente difícil vivir todo el tiempo al lado de una mujer eternamente deprimida, lo que lejos de coadyuvar a su superación, era un lastre.

Y otras que atañen a la familia del compañero JA pero que no considero convenientes ponerlas en este escrito por respeto al compañero y a su familia y por considerarlas parte de una actitud muy liberal de parte del compañero Fuentes.

En ese entonces algunas cosas empezaron a parecerme alardes y otras fantasías, detectaba subjetividad en sus juicios, por ejemplo decía que él, desde la primera vez que vio a Antonio supo que sería un traidor.

Todos estos eran elementos de juicio que me llevaban a ir concluyendo, paulatinamente, que el compañero necesitaba atención siquiátrica que lo ayudara a ser mas objetivo.

Pero no soy la única que llegó a esa conclusión, ya la resolución de marzo de 1993 en la que el entonces colectivo de conducción partidaria suspendió a Fuentes dice textualmente:

“Te comunicamos que nos encontramos sumamente preocupados por tus conceptos equivocados, los cuales te impiden ver las cosas con objetividad y no llegar a conclusiones adecuadas, además de las actitudes incorrectas, que se han manifestado en la relación con nosotros y en el seno familiar por lo que la presente instancia se ve en la necesidad de adoptar las siguientes resoluciones”.

Entre esas resoluciones partidarias destaca la cuatro que textualmente dice:

“Se requiere que te atiendas médicamente para que puedas lograr la estabilidad y mejores condiciones para objetivar adecuadamente la realidad.

Tu sabes que lograr lo anterior requiere tiempo, por lo que para dar continuidad a nuestras pláticas, dentro de las cuales estés en condiciones adecuadas, consideramos necesario que transcurra el plazo de un año a partir de esta fecha quedando garantizada la situación económica.

Esperamos que se logre la estabilidad y la mejoría en tu persona, lo cual te ha impedido estar en el trabajo”.

Yo no se si el compañero Fuentes acató o no la disposición de buscar atención médica especializada, pero creo, a la luz de la práctica que le conozco al compañero, que no ha concluido su proceso en busca de salud mental. Persiste su tendencia a la subjetividad, a minimizar o exaltar la realidad de acuerdo a sus intereses personales y es dado a tomar como pleito personal, con todo el involucramiento, rencor y odio que esto implica de su parte, las críticas y señalamientos que algunos compañeros le hemos hecho.

Otra característica del compañero Fuentes es su cinismo ya que durante alrededor de 17 años, mientras mantenía en secreto su bigamia, se erigió en consejero y juez de la vida de los demás compañeros y en las convivencias y pláticas con la militancia se autopromocionaba como ejemplo de hombre nuevo, como modelo de revolucionario.

Ojalá eso hubiera quedado en el pasado, pero él mismo lo ha revivido al presentarse ante algunos compañeros y colectivos como víctima de una excesiva sanción de seis años por su bigamia. En mi caso concreto conocí este caso y su justificación de su propia boca, como lo describo en la cartacien de julio del 98.

Además, pienso que su cinismo desafortunadamente todavía persiste y se manifiesta en sus escritos. Por ejemplo en el titulado Fatiga elaborado en 1993 pero que hasta ahora se conoce por parte de la militancia dice:

“Para poder determinar una actitud correcta o incorrecta de un individuo, debemos vernos a nosotros mismos, pero no apoyarnos en otro sujeto para defendernos o simular su defensa, sin considerar que éste no lo necesita y si así fuese debemos tomar en cuenta su grado de madurez (responsabilidad, sensatez, autocrítica y ecuanimidad).

Las características personales como son el temperamento y el carácter manifiestan una conducta que puede ser reprobable, pero si el sujeto tiene la verdad se le debe educar para que la transmita de forma adecuada, pero no podemos por lo anterior desconocerla”.

Y en el escrito Elucubrar, el compañero Fuentes va negando la autocrítica partidaria (no se si sea en respuesta a los 42 puntos que elaboró el CC). Entre las negativas mas destacables figuran:

“Dimos la impresión de capacidad, poniendo a 6 como garante de desarrollo, para convencer a otros que necesitábamos cambiar de nombre y en algunos, el temor a cuestionar (qué hace falta, que lo escriban)”.

Aquí el compañero F se inconforma porque otros presuntamente se pongan como garante del desarrollo, cuando esta fue la práctica de F durante muchos años. También me extraña que hable de que estos seis convencieron a otros de que necesitábamos cambiar de nombre pues esta fue una decisión discutida y aprobada en una reunión ampliada.

Su documento, tampoco fechado pero que circula recientemente (yo lo conocí el 14 de abril del 99 en la reunión con la CE), concluye:

“Para sanear el proceso de relación orgánica, se requiere homogeneizar nuestros conceptos políticos que se manifiestan en una buena metodología, dependiendo de la interpretación del que tengamos de homogeneidad, respetando nuestras características personales (no solo la madurez personal que sería lo ideal) sino con sólo higiene mental o equilibrio emocional; la dificultad y limitaciones para hacerlo la mayor de las veces es por nuestras limitaciones ideológicas; nuestro proyecto de vida, o los lastres más allá de las abstracciones de la situación social en general, (resentimiento social) tomando a alguien como objetivo catártico”.

Después de leer esto y analizando la práctica de su autor, yo pregunto ¿con qué autoridad moral habla de sanear una relación orgánica que él sabotea como lo ejemplifica el bloqueo que hizo de mi trabajo en CNI? ¿cómo habla de madurez personal, higiene mental o equilibrio emocional cuando precisamente él carece de estas cualidades?

Otro ejemplo de su cinismo está en su autocrítica del 18 de junio de 97 y menos de un año después, en mayo del 98 incurre nuevamente en varios aspectos autocriticados. En el caso de mi experiencia personal con él me consta que recurre a las formas destructivas de hacer política.

En esa autocrítica del 97 el compañero Fuentes aparenta reconocer su resistencia a ver y aceptar sus errores e incapacidades; hacer mal uso de la compartimentación y de su prestigio dentro del Partido; no reconocer la bondad que tuvieron con él; caer en el liberalismo y poner en peligro la seguridad partidista; resistencia a acatar la disciplina partidista y concluye reconociendo que la actitud que tuvo el Partido fue necesaria y útil.

En diversos ejemplos expuestos por mí en la cartacien de julio del 98 y en esta renuncia, están consignadas actitudes que tuvo F después de haber presentado su autocrítica y que van desde que lejos de “agradecer la bondad” que tuvieron con él, atribuye su problemática a la supuesta depresión permanente de su compañera; lejos de “reconocer que la actitud partidaria hacia él fue necesaria y útil”, señaló ante el colectivo de personal de CNI que en ninguna legislación burguesa se castigaba la bigamia con seis años, y volvió a caer en el liberalismo, señalado por ejemplo en el caso de la filtración de información restringida a CNI, CC y CoCo hacia un hijo suyo que no estaba en estas instancias así como su persistente renuencia a acatar la disciplina partidista.

Inicialmente el compañero Fuentes me exhortó a que lo criticara, que le señalara sus fallas puesto que en el Partido todos somos iguales. Yo le creí y empecé a criticarlo mas directamente, aunque siempre con respeto.

Para mayo o junio ya el compañero tenía otra actitud hacia mí, un trato mas lejano, ya no platicábamos mucho. Eso no tendría ninguna trascendencia si no hubiera sido porque a mis espaldas el compañero inició un bloqueo de mi actividad en CNI.

Este bloqueo ya se consignó en la cartacien siendo la parte mas importante lo relativo a que a mediados de julio del 98 los compañeros de la casa de inteligencia me preguntaron que les definiera la situación de nuestro colectivo porque el compañero Fuentes les había informado que tanto el compañero Juan como yo estábamos de permiso, yo por problemas de salud y él por estar fuera.

En su carta titulada “mandamos esta carta a la C” que no está fechada pero que las propiedades estadísticas del explorador de Windows consignan que fue elaborada el 4 de febrero de 1999, los compañeros de la casa de inteligencia confirman que el compañero Fuentes les dijo que nosotros estábamos de permiso. Los compañeros cuestionan que yo me haya exaltado pues no le ven nada malo a estar de permiso. Yo tampoco, lo que si veo como una forma ilegal, sucia, inadecuada de “hacer” o mas bien de “no hacer” política es que el compañero Fuentes haya presentado como que teníamos un permiso, del que nosotros ni estábamos enterados ni habíamos solicitado, o a lo mejor Fuentes lo gestionó ante la Coco de esos días para que nos lo dieran y luego fue a notificárselo a los compañeros que estaban bajo mi responsabilidad, de esta manera él quedaba como único titular de CNI.

El mismo día que los compañeros de la casa me dicen lo del permiso, el compañero Fuentes se había visto horas antes con el compañero Emilio (Juan) al que no le comunicó lo de nuestros permisos, quedando incluso en una cita de coordinación y trabajo entre los tres para la semana siguiente. Unos tres o cuatro días antes Fuentes, Emilio y yo nos habíamos reunido con los compañeros de la COCO y no nos dijeron nada del permiso.

Otro ejemplo de la maniobra del compañero Fuentes para bloquearme en CNI y quedarse él como único titular de esa instancia es la siguiente que no consigno en la cartacien de julio del 98 porque necesitaba escuchar la versión del otro titular de CNI, puesto que el compañero Jorge si bien estaba en Guerrero, continuaba perteneciendo a CNI.

Hablé con el compañero Jorge en abril del 99, lo que notifiqué a la CE el 14 de abril, por lo que ya estoy en condiciones de consignar con certeza este otro ejemplo:

El compañero Fuentes se incorporó a CNI en febrero del 98, hasta entonces los compañeros Jorge, Emilio y yo compartíamos al mismo nivel la titularidad de la conducción de CNI, aunque J estaba en G.

El 17 de julio del 98, en la acalorada discusión que se dio con los compañeros de la casa, estos me dicen que además ya el compañero Fuentes les comunicó que yo no era titular de CNI.

Sin embargo el compañero Jorge me confirmó apenas en abril del 99 la información en el sentido de que yo era, por acuerdo de CC, titular de CNI y que él no estuvo enterado de ningún acuerdo de la CoCo en el sentido de que yo ya no era titular.

Así de los cuatro titulares de CNI, solo uno, en este caso Fuentes, se enteró de que yo no era titular de CNI y de que E y yo estábamos con permiso (J ya estaba ausente por encontrarse en G), todo esto se los notificó a los compañeros de la casa, pero no a Jorge ni a Emilio ni a mí.

Esto yo lo llamo maniobra y pregunto ¿con qué objetivo el compañero maniobró para quedar solo con la titularidad de CNI? ¿con el fin ya desde julio del 97 de reestructurarla para utilizarla como instrumento para lograr sus fines? ¿sus fines son únicamente los que me expresó de que la labor de inteligencia era fundamental para lograr que el Partido recobre el rumbo inicial? ¿el personal para reestructurarla son los jóvencitos cercanos a él que Fuentes me dijo que debíamos incorporar a CNI? Si es así ¿se utiliza como criterio los requisitos para agentes y oficiales marcados en nuestro curso de inteligencia o predominan el criterio de la cercanía y supuesta incondicionalidad, dictada en algunos casos por lazos familiares?

Aclaro que para mí lo de menos es la titularidad de la instancia, con los otros compañeros nunca tuve problemas y en otras tareas partidarias siempre estuve como subordinada y nunca competí por el mando, lo que veo como fundamental es ir al fondo, aclarar los fines que perseguía el compañero Fuentes con esta maniobra.

A la pregunta de la CE sobre qué paso con el anterior personal de CNI expongo lo siguiente:

En abril el compañero zurdo planteó que se iba del Partido argumentando “decepción” ante algunas circunstancias partidarias que él ignoraba, como la existencia de un compañero bígamo en el CC. Posteriormente planteó quedarse hasta diciembre del 98.

La compañera L marcó que ella no se iba, pues se encontraba separada del compañero Zurdo. Ella planteó sus intenciones de incorporarse plenamente al trabajo partidario. Disposición que venía refrendando en la práctica. Se le incorporó a las reuniones del colectivo del personal de Inteligencia.

El compañero F empezó a atenderlos a partir de julio del 98.

Por eso me sorprendió enterarme que en julio o agosto se fueron los dos, pues si bien el compañero ya había planteado que se iría, la compañera no. Esto el compañero F sabe cómo estuvo.

La pareja responsable de la casa de inteligencia llevaba, como lo marco en la cartacien de julio del 97, un proceso ascendente. Habían estado alejados del Partido, el compañero Jorge los incorpora nuevamente y poco a poco se van involucrando mas en la dinámica partidaria. En esa casa, en unos ocho o nueve meses se realizaron una reunión de CC; un curso básico de guerra; un curso de FPI para jóvenes; un curso de RIM; otro de comunicaciones; el curso de inteligencia; el curso de oficiales; reuniones del colectivo de inteligencia; dos o tres reuniones de un colectivo temporal que hizo una propuesta a CFPI sobre el trabajo con los jóvenes al interior del Partido; se atendió al compañero Rafael; y se realizaron pláticas con compañeros comisionados de inteligencia de las zonas, en mi caso atendí ahí al compañero de Guerrero.

Es cierto que los compañeros de la casa tenían una fuerte problemática, ya marcada por el compañero Jorge y por mí y abordada con mayor profundidad y detalle por el compañero Fuentes en el documento “chek y casa” donde narra su experiencia con los compañeros entre abril del 98 y noviembre del 98. (no es exacto que los conoció en septiembre del 97, como dice su carta, puesto que el compañero F se incorporó a CNI después del curso de oficiales y de la separación de Antonio, que fue en enero del 98, mas o menos en febrero pero como los de la casa se negaban a que otro compañero conociera el lugar, lo llevamos ahí hasta abril o mayo, realizando nuestras primeras reuniones como colectivo en la calle o en una casa que rentábamos en una unidad habitacional.)

Esa problemática consistía en temor, desconfianza hacia los compañeros y el partido en general, tendencia a magnificar los errores e ignorar lo positivo (hablando muy negativamente de sus responsables anteriores, en mayor grado del Ch y C y en menor grado de Jorge), flojera pues no escribían para el Insurgente, y tergiversación de lo dicho por otros compañeros (Ch, C, R y J). Pese a ello, estaban incorporados y hasta que conocieron al compañero Fuentes, su disposición al trabajo iba en aumento, siempre dentro de los límites ya marcados claramente por ellos; solo querían ser responsables de la casa, no querían atender gente ni incorporarse a otras tareas.

Se notó el cambio a partir de que el compañero F empezó a tratarlos en abril o mayo del 98. Inicialmente cuestionaron al compañero Fuentes, como lo consigno en la carta de julio del 98 a la coco, ya que a fines de junio o principios de julio, los compañeros de la casa me expresaron sus dudas sobre que el compañero F les había dicho que debíamos retomar la experiencia inicial del Partido de que la dirección recaiga en un compañero con mas responsabilidad, también cuestionaron que F invitó al compañero de la casa a darse una vuelta a retomar unas relaciones en Oaxaca, ante lo que el compañero de la casa manifestó dudas “por la seguridad de la casa”.

Pero a partir de que los compañeros quedan bajo la responsabilidad del compañero Fuentes (julio del 98) yo percibí encono de los compañeros hacia mí, animadversión que se manifiesta en su carta titulada “mandamos esta carta a la C” y cuya lectura vino a confirmarme mi apreciación inicial de que el compañero Fuentes, con intrigas había inducido la animadversión de los compañeros hacia mi. Cito textuales algunos párrafos que confirman esta aseveración.

“Por el tiempo que hemos convivido con Rosa podemos decir que ella acostumbra utilizar las discusiones y pleitos de pareja que tienen los compañeros para descalificarlos. Como fue nuestro caso en que se le hicieron algunos comentarios (porque consideramos que por el papel que desempeñaba ante nosotros podría comprenderlos) que después utilizó en nuestra contra. Creemos que esta actitud es incorrecta pues es involucrarse en la vida privada de los compañeros. Pero si esta intervención fuera inevitable, esta debe ser CONSTRUCTIVA”.

Yo pregunto ¿de dónde sacaron los compañeros que después utilicé en su contra los comentarios personales sobre su relación de pareja? ¿quién les informó de esto si el que quedó tratándolos fue Fuentes? a quien, como lo consigné en la carta de julio del 98 a la coco, yo le había comentado que el compañero había golpeado a la compa, dicho por el mismo compa de la casa, pero no en el sentido de descalificarlo, sino buscando que el compañero Fuentes, en la plática que iba a tener con el personal de CNI coadyuvara a la construcción de los compañeros.

Otro párrafo de la carta de los compañeros de la casa: “cuando el compañero nuevo nos plantea actividades no nos espanta sino por el contrario nos da alegría porque ahora sí podemos integrarnos a tareas que rompen con el letargo en que nos encontrábamos”.

Nuevamente pregunto ¿quién les dijo que yo valoré que se habían espantado? Seguramente Fuentes a quien efectivamente le dije esta valoración, basada en los antecedentes de los compas y en las múltiples dudas y negativas expresadas por ellos mismos, como por ejemplo la de que inicialmente no querían que un compañero más conociera la casa.

La carta de los compañeros de la casa es una defensa del compañero Fuentes y del lineamiento viejo, se consideran de los “duros” y una cadena de mentiras engarzadas con una que otra verdad a medias.

La despedida de los compañeros me llama particularmente la atención pues es corolario de un concepto que se viene manejando a lo largo del escrito como de orgullo por pertenecer a la organización de los “duros”, de los que están de acuerdo con el lineamiento viejo, (es decir del Procup, aunque ellos nunca lo nombran, esa actitud de cuerpo con una de las organizaciones que confluyeron en la formación del Partido, nunca se las había conocido a los compañeros de la casa, es completamente nueva.

Su despedida dice: “nos volvemos a despedir con un hermanos, hermanas, camaradas, con esto sabrán de que partido venimos y no es nuestra intención ofender a las trece restantes”. Es triste, por los compañeros, que se hayan ido en esas circunstancias y con su problemática exacerbada, como se desprende del documento del compañero Fuentes titulado “Chek y casa” donde a manera de conclusión dice, refiriéndose al compañero de la casa “es decir él ha pasado por su actitud a protegerse de nosotros”.

Considero indignas las formas sucias de dar “lucha ideológica” que utilizó el compañero F exacerbando la problemática de los compañeros y admito que yo tuve parte de responsabilidad en esto al involucrarme con actitudes emocionales relatadas ya por mí en la carta a la CoCo de julio del 98 y que sirvieron para que, empujados por F, me tomaran de pretexto para irse del Partido y digo pretexto porque se fueron en noviembre y yo ya no los veía desde julio, cuando el compañero Fuentes se hizo responsable de su atención.

Si los compañeros de la casa se encontraban tan a gusto con el compañero Fuentes, como dicen en su carta ¿por qué se fueron? Una respuesta simplista podría ser que por miedo, otra puede ser que porque vieron los problemas entre responsables o por su inconformidad hacia mí, pero como ya no veían estos problemas ni a mí desde julio, yo me inclino a pensar que porque se les exacerbó su problemática, se les quiso hacer trabajar donde ellos no querían, aunque de palabra dijeran que sí. Y se fueron.

Por lo que a mi respecta, reconozco haber incurrido en liberalismo, este señalamiento de los compañeros de la casa me servirá de experiencia en mi desempeño futuro.

Las motivaciones de agregarle “bajo protesta” a mi renuncia:

Parte de esta exposición de hechos sobre la actitud de Fuentes en CNI ya la expuse el 14 de abril de 99 ante la comisión ejecutiva.

Posteriormente a esa entrevista leí el resolutivo de la segunda reunión de la CN fechada el 29 de abril 1999 que textualmente dice:

“En relación a Fuentes el compañero esta en CIN y estará coordinado por la CE quedando también bajo la responsabilidad de la CN.

La comisión de CNI permanece funcionando el compañero Fuentes se pone a disposición una vez reestructurada el compañero se pone a disposición de esa instancia, presentando su informe correspondiente. Dicha instancia queda bajo la responsabilidad de la CN”.

Al respecto hago las siguientes consideraciones:

¿No era acaso un acuerdo del ex CC que todos renunciaban y se ponían a disposición de las instancias a las que pertenecía? De ser así, Fuentes debió ponerse a disposición o bien del Valle de México o de CNI, instancia a la que yo todavía pertenecía cuando el ex CC tomó ese acuerdo. El compañero nunca se comunicó conmigo, ni me mandó recado, para ponerse a mi disposición.

El documento que habla de la necesidad de atención medica para que el compañero Fuentes recobre la objetividad, o sea la resolución del CC de marzo del 93, y la cartacien enviada a la CoCo por mí en julio del 98 consignando actitudes inadecuadas de hacer política son del conocimiento de los compañeros de la Comisión Nacional por lo que pregunto ¿por qué no se tomaron en cuenta estos elementos para designar otro responsable en CNI, que no fuera ningún ex CC ni ninguno de los titulares anteriores de esa instancia?

La compañera 21 consigna en su carta titulada CF991, que el nueve de abril de 98 se reunió con la Comisión Ejecutiva, en esa misma reunión estuvo el compañero Fuentes, como no es integrante de la Comisión Ejecutiva, pienso que como titular de CNI, puesto que le propuso a la compañera 21 que se integrara a esa instancia.

La Comisión Ejecutiva se reunió conmigo el 14 de abril, estando presente un compañero de los que estuvieron en la reunión con la C21. En esa reunión, yo todavía era parte, al menos formalmente, de CNI y ¿por qué no se me informó que el compañero Fuentes era ahora el titular único y de que ya la estaba reestructurando?

Al contrario, uno de los compañeros de la CE (el más gordito) me preguntó cual era mi versión sobre la situación de CNI y si estaba o no de permiso y por qué. Después de escucharme yo ratifiqué lo expuesto ya en la cartacien de julio del 98 en el sentido de no poder trabajar junto con el compañero Fuentes por lo que renunciaría a CNI y solicité trabajar en la misma zona que estuviera mi compañero, a lo que este compañero señaló que era necesario que presentara mi renuncia a CNI por escrito, junto con un informe de las actividades realizadas en esta instancia, así como del caso de Rafael, que aseguró desconocer, y de mis visitas a la zona de Z.

Acepté y pedí el mes de mayo completo para elaborar estos informes y otra propuesta de trabajo en el área de política de medios y prensa y propaganda, así como para atenderme medicamente y cuidar a mi compañero que posiblemente se opere en este mes y aprovechar para que uno de mis hijos reinicie un tratamiento médico que suspendimos por la situación de repliegue. La CE autorizó esta petición.

Después conocí el resolutivo de la CN que dice que el compañero Fuentes se pondrá a disposición de la CNI una vez que la reestructure y conocer, por la carta de la compañera 21 que días antes de hablar conmigo y de formalizar esta autorización a F para violar un acuerdo del ex CC en el que él no solo participó sino que fue uno de los factores para que se tomara, ya se estaba impulsando ese plan, concluí que constituye, desde mi óptica, la creación de una CNI adecuada a los planes de Fuentes, donde no se le cuestione sino que se comparta su visión de “inteligencia” como instrumento coercitivo contra la disidencia interna, contra los que se “alejaron del rumbo inicial”, como me lo expresó a mí en marzo o abril del 98.

Ya entonces en su proyecto de CNI estaba la incorporación de algunos jóvenes cercanos a él y la utilización de Inteligencia como instrumento fundamental para retomar el “rumbo inicial del Partido”, es decir, para coartar a quienes coincidimos con el proyecto partidario aprobado en las reuniones ampliadas.

¿Cuánto ha avanzado el compañero Fuentes en su proyecto de CNI?

¿El paso siguiente que dará la CNI reestructurada, es poner vigilancia a quienes cuestionamos al compañero Fuentes, pretextando que está investigando en qué momento se perdió el rumbo inicial y presentándose como salvador del Partido?

Considero cuestión de dignidad y ética revolucionaria no aceptar ser instrumento de un compañero que suplanta a las formas leninistas de organización y funcionamiento partidario con la represión a la crítica interna.

Como lo expresé en la carta dirigida a la CoCo, carezco de la capacidad para hacerle contrapeso al compañero, tanto por mis deficiencias como porque yo no recurro a la maniobra e intriga por considerarlas formas de hacer política burguesa y pienso que una cualidad del revolucionario es la ética.

Todo esto motiva que hoy consigne que renuncio bajo protesta puesto que no estoy de acuerdo ni con los procedimientos adoptados por el compañero Fuentes ni con su visión de CNI ni con el enfoque que ya desde julio del 98 veía que le daría a CNI.

Renuncio a CNI bajo protesta de que es dejarle al compañero F el campo completamente libre para que la convierta en un instrumento para purgas internas.


4.- Conclusiones y Perspectivas

Mi percepción es que el compañero F y un grupo de compañeros incondicionales a él están tratando de apoderarse de la mayoría de las instancias de conducción partidaria, además, creando otra instancia paralela, con un poder superior a las instancias formales de conducción. Una CNI reestructurada, con mas poder que el CC y que el Congreso.

Que el compañero F está inhabilitado psiquiátricamente para ser titular de la CNI o de alguna otra instancia.

Creo que fue un error haber reincorporado al compañero Fuentes directamente a CC, instancia en que militaba cuando fue suspendido por seis años. Debió habérsele reincorporado en otra instancia para ir viendo su proceso y constatar si realmente había recuperado la objetividad o no y también para darle oportunidad a él de que se fuera adaptando poco a poco a los cambios partidarios.

Pienso que lo que sucedió es que al reincorporarse F al CC y encontrar un documento de línea con planteamientos diferentes, adaptados a nuestra realidad concreta, sin dogmatismos, él, que venía anquilosado, se alarmó, creyendo que el Partido ha caído en manos del oportunismo y cree su deber recuperar la dirección perdida.

A este concepto teórico, se unen los intereses mezquinos del compañero en el sentido de recuperar la imagen y el poder que tenía antes, así como su gran incapacidad política, por lo que valida las formas sucias de hacer política.

La perspectiva que le veo a la CNI reestructurada, en manos de F o de compañeros incondicionales a él, es convertirse en un instrumento para reprimir a la crítica interna. Se vienen las purgas internas.

Considero que callar lo que uno piensa ante lo que ve mal, por temor o por otras consideraciones, es, en cierta medida, una forma de complicidad, por eso propongo que el compañero Fuentes sea relevado de la titularidad de CNI y del trabajo de Ambrosio, así como de cualquier otra responsabilidad.

Por las formas sucias de hacer política, el compañero Fuentes debería ser sancionado, pero por el hecho de ser un fundador del Partido y por consideraciones humanísticas, propongo que únicamente se retome la disposición que el Partido adoptó con él en 1993 y que fue suspenderlo del trabajo para que se atienda medicamente con el fin de que recupere la objetividad perdida, garantizándole la supervivencia decorosa, pero sin lujos.


5.- Situación personal

La instrucción de la comisión ejecutiva en la reunión que tuve con ellos en abril fue ponerme a disposición de los compañeros de la zona (P), después de ocupar mayo para cuestiones de salud familiar.

En mayo asistí al especialista en el tratamiento que requiere uno de mis hijos quien al darme un diagnóstico médico me dice que el problema requiere de un tratamiento largo así como de varios cuidados que absorben tiempo y esfuerzo.

Por lo anterior, solicito, ahora si, permiso para estar fuera del trabajo político y poder atender médicamente a mi hija así como para ver algunas relaciones personales a quienes solicitaré apoyo económico con el fin de solventar los gastos médicos, ya que con la actual situación interna partidaria, es posible que hasta la solicitud de un apoyo económico para cuestiones de salud, tanto de mis hijos como de mi compañero y mía, sea utilizado por el compañero F o algunos compañeros cercanos a él como argumento para descalificarnos a mi y a mi compañero.


6.- Anexos

Caso Ambrosio

En Agosto del 98, ya estando mi compañero y yo en P, nos enteramos de un problema de seguridad partidario, generado aparentemente por el error de JA de visitar a su familia. Leí la carta de autocrítica que se hace y coincido con él en no creer que sea la única fuente de donde pudo habérsenos pegado la cola, hay otros flancos como son la labor de la Comisión de Relaciones, masas o en las relaciones con periodistas, principalmente si es que fue cierto que un compañero se involucró sentimentalmente con una periodista que se metió a una casa.

Mi percepción, vista desde lejos y sin participar en la tarea del caso A, es la siguiente:

1.- Desde un principio se utilizó, de parte de Fuentes, el problema de seguridad para sus intereses políticos. Ha llegado incluso a decir que el problema de seguridad no existe, que es una invención del Comité Militar, que algunos de los que hemos tenido seguimiento enemigo, estamos paranoicos o vemos visiones pero contradictoriamente también dice que durante 30 años el partido nunca tuvo problemas de seguridad fuertes ni fue golpeado estratégicamente y que ahora si, lo que comprueba la mala dirección política y lo negativo del cambio de rumbo y de línea política.

2.- Se buscan explicaciones simplistas, reduciendo toda la explicación del seguimiento enemigo al error de JA de haber ido a ver a su familia o de atribuirlo a la división de Guerrero. Sobre este punto yo también lo veo como un factor que pudo haber facilitado la labor del enemigo mas no como la explicación fundamental del fenómeno.

3.- Con el pretexto de que se centraliza la información, no se circula a las zonas e instancias de conducción, como podrían ser los regionales y zonales, parte de la información necesaria para la protección de los compañeros. En contraste, los incondicionales de Fuentes manejan más información de la que requieren saber para el desempeño de sus tareas.

Por ejemplo, existen carros que ya está comprobado que pertenecen al Cisen y que se han encargado de darnos seguimiento a algunos de nosotros. Es posible que pertenezcan al equipo de inteligencia enemiga encargado de combatirnos. Mi opinión es que se debió girar a las zonas la instrucción de que los compañeros de comités zonales recopilaran minuciosamente las placas de los vehículos que se les hicieran sospechosos y los pasaran a CNI o al equipo de Ambrosio, para corroborar o descartar el seguimiento enemigo en las zonas.

En algunos casos debió darse la lista de las placas a algunos compañeros que estaban en diferentes estados para que ellos corroboraran o descartaran el seguimiento enemigo. Supe que hubo críticas al compañero N por haber entregado la lista a un compañero ex CC que está en el comité estatal de Guerrero, a la vez que varios compañeros que han estado en el chequeo, han regresado a sus zonas y algunos están sin control partidario o se desconoce dónde están.

Supe que últimamente los compañeros checadores dejaron de ver algunos carros y que los Ambrosio ya se replegaron de algunas casas ubicadas como del enemigo y una posiblemente está en renta.

En contraste con el pobre trabajo operativo, en documentos y reuniones se habla de “Finiquitar el caso Ambrosio”. Yo pienso, como se lo expresé a la comisión ejecutiva en abril del 98, que éste es un concepto ingenuo, máxime en la situación partidaria interna actual.

Creo que podemos golpear al enemigo para retrasarle sus planes, dejar cabos sueltos que nos permitan continuar el seguimiento, proteger nuestros flancos débiles, por ejemplo personalidades y ex compañeros que se encuentren en la legalidad. Pero no creo que podamos finiquitar al enemigo en este momento. Considero que ese término cumple la función de presentar al compañero Fuentes como el salvador del Partido, prestigiarlo como el que finiquitó el problema de seguridad.

Yo, a nivel personal fui acusada por Fuentes de ver visiones después de que fui objeto de seguimiento enemigo. Ahora me entero de que él también al ir a sacar un carro sobre el que valoró que no había problema, tuvo seguimiento, teniendo que abandonar un carro y requemando a varios de los compañeros checadores y jefes de equipo. Parece que a partir de ahí el enemigo replegó a algunos mandos y casas que ya se tenían ubicados. En conclusión que lejos de apuntar a que se finiquitará a Ambrosio, éste se repliega.

Pero lejos de revalorar el desempeño en esta tarea autocríticamente y de replantearse los métodos de trabajo y posibilidades reales, parece que se sigue hablando de finiquitar al enemigo. Pienso que en un acto de desesperación y para evitar el desprestigio, el compañero Fuentes pudiera darle un golpecito al enemigo, con algún jefe segundón, un bombazo (o varios), en algunas casas, o alguna acción que no golpeará ni retrasará efectivamente los planes enemigos pero que si los alertará y nos haga perder los hilos que ya tenemos.

Por todo esto propongo que se releve al compañero Fuentes de la responsabilidad del trabajo con los Ambrosio. Que se nombre otro responsable con mayor capacidad y que se replantee, a partir de un análisis objetivo, esta tarea.

JA y trotkismo

Me tocó escuchar a Fuentes calificar a José Arturo de trostko sin ningún argumento de peso que avalara esa acusación sino únicamente por las pláticas sostenidas entre comisiones partidarias y gente de Punto Crítico y por lo expresado por JA en una entrevista sobre la revolución interrumpida, en esa ocasión F me invitó a escribir mi inconformidad con ese concepto, no lo hice porque decidí primero profundizar en el tema, encontrando que en la obra “La actitud de la socialdemocracia ante el movimiento campesino”, Lenin señalaba:

“De la revolución democrática comenzaremos a pasar inmediatamente, en la medida de nuestras fuerzas, de las fuerzas del proletariado consciente y organizado, a la revolución socialista. Nosotros somos partidarios de la revolución ininterrumpida. No nos quedaremos a mitad del camino”.

A partir de esta lectura concluí que efectivamente la revolución de 1910-19 fue interrumpida, usurpada por la burguesía y que, como lo plantea nuestro lineamiento, requerimos una nueva revolución que sea ininterrumpida.

Por lo que ya no escribí la crítica a José Arturo, después llegué a la conclusión de que posiblemente el compañero JA expresó en entrevista un concepto que aún no estaba consensuado al interior del Partido, pero no erróneo. A nivel personal coincido con lo expresado en el documento “Política General del Partido en la presente etapa”, fechado en mayo de 1996, que presentó el compañero JA y que fue discutido, aunque con limitaciones teóricas, y aprobado en una de las reuniones ampliadas y que en su apartado 6 sobre el objetivo político de etapa dice:

“La lucha por el poder político cobra cada vez mayor importancia, orientando la lucha de todo el pueblo hacia la formación de la auténtica república que restituya la legalidad y los derechos ciudadanos. Roto el estado de derecho se hace necesario reconstituir el poder soberano mediante el establecimiento de una república democrática popular que lleve adelante el programa mínimo de la revolución y prepare las condiciones para la conquista del poder político por el proletariado y la construcción del socialismo”.

Yo no veo, pues, el espantajo del trostkismo, ni el de la socialdemocracia, en estos planteamientos, en cambio veo la incapacidad política del compañero Fuentes que descalifica el término “revolución interrumpida” diciendo “eso es lo que dice Gilly ¿y quién es Gilly?, ¡un trostko!”. (Pues si, lo dice Gilly, pero antes ya Marx, Engels, Lenin y Stalin, entre otros, plantearon que no debemos interrumpir la revolución sino avanzar hacia el socialismo, por lo que es válido decir que la revolución del 10-19 fue interrumpida.


Jóvenes
La compañera 21 consigna en su carta titulada CF991:

“Por lo que he seguido constatando por ejemplo con otro compañero de la instancia a la cual me han propuesto que me integre (CNI) dice que existe una confusión respecto a lo que somos ahora como partido, que él pertenece a un colectivo que hace tiempo mandaron un cuestionamiento a la nueva Línea Política donde pedían se les aclarara si ya no éramos comunistas, o si ya habíamos renunciado a la GPP, o que si ya no luchábamos por la dictadura del proletariado. Dice que su responsable no les aclaró nada porque de alguna manera también coincidía con ellos (ignoro quién haya sido su responsable) pero me pregunto cómo es posible que a nivel de responsables de instancia se actúe con tal irresponsabilidad hacia las bases, permitiendo la confusión y la pérdida de objetividad en la militancia, podría pensarse que se actúa con dolo, aprovechándose del atraso y la ignorancia que generalmente existe para navegar con bandera de que “las bases lo dicen, yo no”.

A partir del testimonio de la compañera 21 yo supongo que el compañero que le expresó su confusión es uno de los jóvenes cercanos de alguna forma al compañero Fuentes quien planteaba integrarlos a CNI, desde marzo del 98, y también supongo que si F no es su responsable directo, sí tiene mucho que ver en la adopción de estos conceptos.

Ojalá estos compañeros se propongan salir de la adopción y repetición mecánica de conceptos no analizados ni profundizados por ellos. Ojalá empleen su creatividad y potencial para documentarse y leer críticamente tanto a los clásicos como a otros marxistas, incluyendo al compañero JA y los planteamientos que hace para la presente etapa.

Sobre la incorporación de jóvenes que están, o debieran de estar en un proceso de maduración personal y construcción político-ideológica, en labores de inteligencia la veo inconveniente para el desarrollo de estos jóvenes y para el mismo desarrollo de las tareas de inteligencia, máxime cuando pudieran estar involucrados emocionalmente con el representante de una corriente de opinión interna, en este caso Fuentes, quien puede utilizarlos no para abortar los planes del enemigo, sino para reprimir a la disidencia interna.

En el curso de inteligencia señalamos, entre otros, las siguientes cualidades para ser Oficial de Inteligencia:

Partimos de la premisa fundamental de que los Oficiales de Inteligencia (OI) son militantes del Partido y combatientes del Ejército, como requisitos indispensables para aspirar y ocupar dicha misión, lo que presupone contar con un mínimo grado de preparación cultural, así como una preparación teórica adecuada, capacidad política y militar así como madurez personal.

Deben aprobar mínima y con buen resultado el examen del programa de Estudio No. 1 y de la línea Política en particular.

Deben aprobar satisfactoriamente los cursos básico de guerra y de oficiales.

Deben conocer profundamente la labor de inteligencia y de contrainteligencia.

En el aspecto personal deben tener equilibrio emocional, una correcta actitud ante la vida y ante el enemigo, no anteponer los intereses personales a los de la Revolución y ser ejemplo de madurez.

Deben ser hombres y mujeres sencillos, honestos y serenos.

Los Oficiales de Información (OI), son cuadros político-militares especializados en la labor de Inteligencia y Contrainteligencia. Algunos dependen de la CNI y otros de la comisión de información de región o zona.

Los OI deben ser militantes del Partido, tener formación político-militar, firmeza ideológica y madurez emocional. Su preparación adecuada requiere la inversión de mucho tiempo, incluso años.

(A) son cuadros político-militares, que bajo la disciplina partidista se encuentran abocados obtener información de diferentes instituciones gubernamentales.

Yo pregunto: a partir de qué el compañero Fuentes está reestructurando a la CNI aplica estos criterios ¿o se basa fundamentalmente en que sean compañeros cercanos a él?

Sería lamentable que se deforme el proceso de construcción de estos jóvenes y conlleva una responsabilidad de quien así lo haga.


7.- Anexo

Anexo el archivo de CNI durante el periodo en que pertenecí a esa instancia hasta junio del 98, fecha en que, aún sin dejar de pertenecer a ella formalmente, dejé de recibir y manejar la información necesaria para desempeñar esa tarea.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS