Michoacán de Ocampo, 9 de junio de 2006
Fecha: 2006 06 09
Grupo: Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario
País: Mexico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

AL PUEBLO DE MEXICO
AL PUEBLO DE MICHOACÁN
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN
A LOS ORGANISMOS DEFENSORES DE DERECHOS HUMANOS
¡HERMANAS, HERMANOS, CAMARADAS!


En el actual proceso electoral los mexicanos hemos constatado las casi inexistentes propuestas de solución a los graves problemas que vive nuestro país, predominando, principalmente en los candidatos del PAN y el PRI, propuestas que únicamente pretenden seguir manteniendo las políticas neoliberales como panacea del desarrollo haciendo de lado una realidad que ofende a la mayoría de los mexicanos.

El tan anunciado acto democrático terminó en un remedo de debate, porque el verdadero debate estuvo siempre ausente como signo de rehuir a un verdadero compromiso con nuestro pueblo, sobre todo con esos 78 millones de pobres que han generado los gobiernos priísta y el panista, quienes hacen todo lo posible por ocultar que ellos son responsables directos del actual estado de cosas, sólo a estos los defensores del estado de derecho oligárquico temen la confrontación política con fundamentos, la confrontación política es parte de un debate no la simulación.

En este contexto, los mexicanos vimos a los comparsas políticos que por su participación brillaron por lo gris de sus propuestas, partidos políticos que no representan los intereses de nuestro pueblo, condenados a luchar por su sobrevivencia de su registro electoral; observamos al bravucón y rijoso callejero de Felipe Calderón que ofende con su estribillo estúpido de manos limpias y su falso amiguismo con los pobres; escuchamos a un Roberto Madrazo que intenta infructuosamente presentarse como el paladín de la democracia, cuando ambos candidatos –Felipe y Madrazo- les chorrean las manos de sangre por los crímenes de estado que se han cometido; y a un AMLO esforzándose en explicar el carácter progresista de su proyecto de gobierno, pero corto en respuestas del doble fuego, el de la ultraderecha y el de los priístas que en esencia representan lo mismo, por el pragmatismo de su partido en cuanto a la trasmigración de militancias.

Tanto los partidos bonsái, como el PAN y el PRI expusieron y en eso coinciden sus planteamientos neoliberales, sobre todo de éstos últimos, que falsamente presentan al pueblo la dicotomía entre delincuencia y pobreza, expresando abiertamente sus aspiraciones e inclinaciones fascistas al proponer mayor endurecimiento de la ley con el supuesto de combatir delincuencia y corrupción, medidas que ante todo están dirigidas a los más pobres, al delincuente menor, criminalizando ante todo la pobreza y encubriendo a los criminales y delincuentes de cuello blanco que han esquilmado a la nación con el atraco del FOBAPROA-IPAB, del cual tanto el PRI y el PAN son los responsables intelectuales y materiales en su concreción.

Porque falso e injurioso es sostener que este mecanismo de estafa mafiosa instrumentado desde las instituciones políticas y jurídicas del Estado mexicano, creado para “proteger a los ahorradores”, falacia de ultraderecha sostenida por el señor Calderón, porque los únicos beneficiados fueron ese puñado de banqueros que son parte de la oligarquía mexicana, ante la cual Felipe de Jesús aspira a ser el presidente del comité que administre sus intereses desde los Pinos. ¿Alguien puede creer que dentro de los 60 millones de pobres que existían en ese tiempo en el país tendría la capacidad financiera para ahorrar en los bancos? Ni las burdas mentiras, ni la campaña mediática del PAN, ni la actitud escurridiza del PRI podrán borrar su responsabilidad histórica en el empobrecimiento de nuestro pueblo, en el saqueo perpetrado contra el país a través del FOBAPROA-IPAB.

Aquí en Michoacán conocemos bien la trayectoria de estos truhanes expresados en la persona del candidato presidencial del PAN, ligados a la explotación de nuestro pueblo, parásitos sociales que siempre han vivido del erario público y al amparo de la impunidad gubernamental sus cuentas bancarias crecen, riquezas que no se pueden explicar por ningún motivo únicamente de los sueldos que han percibido ya sea como funcionarios públicos o como “representantes populares”. Aquí al igual que la familia Fox-Bribiesca, la de Calderón también hace competencia con los establos de Augías. Felipillo aquí sólo es conocido por la élite que monopoliza el poder económico y político, el pueblo sólo sabe de él que no vive en estas tierras.

Engañosa e insuficiente resulta la “geometría política” para explicar el actual espectro político del país, la actual coyuntura política, la realidad política que vivimos, la esencia del actual proceso electoral. Porque amparados en un lenguaje postmoderno lleno de eufemismos resulta que hoy el PRI no tiene ninguna responsabilidad política en el empobrecimiento de los mexicanos y que tanto Madrazo y su partido pretenden ponerse falsamente en el “centro”, cuando en esencia representa los mismos intereses que el PAN, partidos que se disputan entre ellos ganar la confianza de los grandes empresarios y de los inversionistas transnacionales para representar sus intereses mezquinos. En la memoria histórica de nuestro pueblo está registrado que el PRI ha destruido el país económicamente y el PAN sigue profundizando esta política a través de la aplicación fanática de los postulados neoliberales y de la globalización con sello norteamericano.

Para los candidatos neoliberales, como para los monopolios de la comunicación lo más importante no es resolver la pobreza de 78 millones de mexicanos, reactivar la economía en función de resolver el atraso económico, para ellos lo más importante es sostener con vida la actual democracia burguesa, sostener, mantener y prolongar la vida de la dictadura del capital que vivimos.

En está lógica de explotación y opresión es que encajan las propuestas ultraconservadoras del PAN y su candidato, que puja por el autoritarismo de ultraderecha, por acelerar el proceso de fascistización del Estado mexicano y la vida política del país.

Ante un fraude electoral largamente anunciado y orquestado desde los Pinos, vemos a un IFE que en los hechos es parcial, perdiendo cada vez más credibilidad ante la benevolencia hacia las artimañas y la campaña mediática del PAN y su candidato narcisista, mediocre y mitómano que ante cualquier problema social ofrece como solución el fascismo. Un IFE sujeto a los intereses de los diferentes grupos de poder; un IFE que no hace nada por evitar el fraude para burlar una vez más la voluntad popular; un IFE que su mayor preocupación no es investigar el estercolero de la ultraderecha y sus socios priístas, sino el de minimizar al grado de tratar de diluir los pronósticos del alto abstencionismo electoral, estimado en más de un 60%, obstinación explicada por la sencilla razón de que esto deslegitima el resultado del proceso electoral, por ende, cuestiona a la “joven democracia” que vive México, porque para el PAN y el PRI cuando hablan de “sociedad civil” se refieren a la oligarquía haciendo política, agrupada en el pacto de Cahpultepec.

La ultraderecha, el gobierno foxista y los grupos yunquistas siguen empeñados en imponer por todos los medios su candidato para que les cubra las espaldas en todas sus corruptelas, en sus delitos de Estado, en sus crímenes de lesa humanidad, por eso insisten en un “pacto de civilidad política” con la clara intención de evitar la movilización popular ante el fraude ya fraguado.

Se pone énfasis en la reforma del Estado, cuando la prioridad para el pueblo es la solución de la pobreza, la miseria; cuando la necesidad histórica reclama la sustitución del actual régimen neoliberal, la transformación profunda y radical del modo de producción capitalista, por otro que no genere iniquidad económica, política y social. Reformas de Estado se han propuesto y sólo hemos visto que en las últimas décadas la represión se ha configurado como política de gobierno, ya sea del PRI o del PAN, ambos coinciden en profundizar la Guerra de Baja Intensidad contra nuestro pueblo y sus organizaciones, Aguas Blancas, Acteal, El Charco, Sicartsa, Atenco condensan la guerra de los privilegiados contra nuestro pueblo.

El fraude anuncia la intolerancia de la ultraderecha y la imposición de Felipe Calderón desde los Pinos que albergan aun presidente cada vez incapacitado para ejercer sus funciones; para quienes aún creen en los espacios de esta democracia burguesa tienen la responsabilidad de cumplir consecuentemente ante el pueblo para resolver los grandes problemas del país y en la defensa de la voluntad popular. Pero también se vislumbra una verdad: de imponerse el candidato de la ultraderecha las pocas posibilidades de cambios sociales por la vía pacífica quedan canceladas en el acto y sería necesario trabajar todos en función de la nuevo revolución social que exige la misma realidad nacional.

Mientras tanto, ante la amenaza de la represión contra los trabajadores de la educación en Oaxaca insinuadas por el gobierno estatal y federal, nuestro partido y ejército considera que se valida la necesidad política de preparar, organizar y estructurar la autodefensa armada de las masas. Ante la política de instrumentar la política de las masacres y la brutal represión, preguntamos a nuestros hermanos explotados y oprimidos ¿qué hacemos, permanecemos indiferentes ante la brutalidad de los gobiernos elegidos por la minoría de la minoría?, Combinar las acciones políticas de masas con la autodefensa es ya una necesidad organizativa para el movimiento popular, ¡no rehuyamos a esta tarea!.


¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡POR LA REVOLUCION SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!

COMITÉ ESTATAL
DEL
PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO

COMANDANCIA MILITAR DE ZONA
DEL
EJERCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
PDPR-EPR

Michoacán de Ocampo, a 9 de junio de 2006.



© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS