República Mexicana, 9 de julio de 2006
Fecha: 2006 07 09
Grupo: Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario
País: Mexico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

A LA CLASE TRABAJADORA.
AL PUEBLO DE MÉXICO.
A LOS PUEBLOS DEL MUNDO.
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NACIONALES E INTERNACIONALES.
A LOS ORGANISMOS DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS.

¡HERMANAS, HERMANOS, CAMARADAS!


Los preparativos para asegurar el fraude electoral del 2 de julio, fueron planificados escrupulosamente para que no existieran pruebas que lo demostraran, a pesar de ello, hoy se evidencian algunas que ponen al descubierto las artimañas que le dan continuidad al partido en el poder y que permite al pueblo estar convencido de que los resultados están sustentados en dicho fraude.

Una medida que tuvo efectos concretos y que logró su objetivo fue: borrar de la lista del padrón electoral de uno a dos millones de ciudadanos que iban a favorecer con su voto a Andrés Manuel López Obrador, estos fueron detectados por llamadas telefónicas, por conocimiento de personas, por infiltrados del CISEN que conocen conglomerados de simpatizantes de la Coalición. Obtuvieron los datos de todos ellos y mal utilizaron el padrón electoral que le fue facilitado al PAN con las sucias maniobras del cuñado de Felipe Calderón, Hildebrando y la participación directa del presidente del Instituto Federal Electoral el señor Carlos Ugalde y sus más cercanos colaboradores.

Como segunda medida, el IFE envió a una enorme cantidad de casillas un menor número de boletas electorales que las necesarias, por lo que muchos ciudadanos se quedaron sin votar, como sucedió también en las casillas especiales.

Como tercera medida, planearon restar al candidato de la Coalición Por el bien de todos, numerosos votos en las casillas donde tuvieron un mayor control o donde no hubo representantes por la Coalición.

Como cuarta medida, en las casillas donde se pudiera, alteraron en las actas, el número de votos a favor de Felipe Calderón, restándole votos a Andrés Manuel López Obrador.

Como quinta medida, la desaparición de boletas electorales donde había votos a favor de López Obrador, algunas recuperadas después en basureros.

Como sexta medida, el manipuleo de quienes en complicidad con Carlos Ugalde programaron las computadoras, para que en el momento de ir recibiendo los datos de las actas se fueran alterando, para darle mayor número de votos a Felipe Calderón y disminuir votos a AMLO.

La séptima medida, el ocultamiento en archivo diferente al PREP de las actas con inconsistencias las cuales sumaban mas de dos millones y medio de votos la mayoría a favor de AMLO.

Estas medidas les garantizaría una ficticia ventaja de Felipe Calderón, porque según su diagnóstico la superioridad de AMLO sería de 3 a 5 puntos, así aseguraron darle el triunfo a Felipe Calderón en un principio por un punto porcentual y ante una situación crítica y apretada dársela por medio punto.

A pesar del 41% de abstencionismo el día de las elecciones participó un 59% de ciudadanos que consideraron que existía la posibilidad de que fuera respetada la voluntad popular y porque vieron la posibilidad de que a través de la urnas, se lograra un cambio en nuestro país que resolviera las necesidades más urgentes de nuestro pueblo, que se ven reflejadas fundamentalmente en: la miseria y la hambruna de millones de mexicanos. Esta posibilidad se está viendo truncada una vez más, porque quienes estando en el poder en complicidad con el PRI, están decididos a conservarlo para seguir fomentando sus privilegios sin importarles el desarrollo y el progreso de nuestra nación.

Estos millones de ciudadanos que optaron por el voto, hoy comprueban una vez más que lo ruin y lo grotesco sigue siendo utilizado por el gobierno federal de ultraderecha y el PAN coludido con el PRI que seguirán imponiendo sus más mezquinos intereses para seguir fomentando la corrupción, y la riqueza mal habida con los dineros del pueblo.

A pesar de ello, la ciudadanía todavía tiene la esperanza, una vez más, que supuestos poderes autónomos que se sostienen con recursos del pueblo, tengan al menos la sensibilidad de dar un fallo favorable a la voluntad del pueblo y esperar que el Tribunal Federal Electoral o la Suprema Corte de Justicia descubran y apliquen la justicia sobre hechos tan bochornosos cometidos por el gobierno federal, el PAN, el IFE y el PRI. Esto permitirá comprobar, una vez más, que de hecho, no hay división de poderes, mucho menos una independencia de los mismos, ya que el interés que los une radica en conservar sus privilegios y poniendo de manifiesto su carencia de altos valores humanos, han perdido la dignidad y el decoro al considerar que nuestro noble y heroico pueblo no tendrá el valor y la dignidad para decidirse a terminar con tanta opresión y engaño de parte de las instituciones gubernamentales que de diversas formas se han dedicado a oprimir, engañar y burlarse del pueblo mexicano.

Es de reconocer que quienes hayan optado como una forma de lucha ejercer el voto para lograr sus objetivos, sean consecuentes y no desmayen en lograr lo que se han propuesto, porque son millones de ciudadanos que están convencidos en participar en los cambios que la nación requiere para el bien de sus habitantes.

La voluntad de nuestro pueblo consecuente es dar continuidad a las luchas históricas que nuestros ancestros nos han heredado: la Independencia, la Reforma, la Revolución y las posteriores luchas sociales contemporáneas, al luchar por alcanzar los anhelos de libertad e igualdad y luchando siempre contra aquellos grupos de retrógradas reaccionarios que actualmente encabeza el PAN, con los grupos fascistas y paramilitares como el yunque que utilizando la mentira como lo han hecho en la historia de nuestro país quieren convencer a diferentes sectores de la población para que los apoyen en contra de los intereses populares, como ya sucedió en la época del Lic. Benito Juárez, que tuvieron que traer a un príncipe y un ejército extranjero para intentar imponer su voluntad y en la década de los 30 generaron la lucha cristera utilizando la religión para engañar a parte de nuestro pueblo, pretendiendo imponer sus ideas oscurantistas y retrógradas.

Ante el fraude electoral y sus medidas implementadas para lograrlo, pensaron como el PRI, que el pueblo iba a aceptar una vez más el engaño como sucedió en 1988 y temerosos por la decisión de lucha de los que no admiten el engaño, desearían que los millones de ciudadanos que votaron en las urnas por un proyecto diferente al de ellos, aceptaran como una derrota y se tragaran la injusticia que pretenden cometer, pero la inconformidad y la demanda de justicia, representa un gran salto cualitativo para generar la conciencia de la necesidad de instrumentar otras formas de lucha, porque esto que hoy se vive en México es parte de un proceso histórico que se encamina hacia la conformación de un movimiento revolucionario que tenga los instrumentos necesarios que le permita establecer un gobierno que represente los intereses de las causas populares.

Lo que vivimos hoy millones de mexicanos es la política neoliberal del sistema capitalista, cuyo gobierno federal está supeditado a los intereses del Imperialismo norteamericano, sistema capitalista que hecha a andar toda su maquinaria con el fin de imponer su voluntad y doblegar la voluntad de la mayoría del pueblo, en donde participa el poder mediático que forma parte de los planes para justificar el fraude electoral, de ahí el reconocimiento anticipado de George Bush presidente de los Estados Unidos de Norteamérica y corifeos al candidato de la ultraderecha Felipe Calderón.

Sin embargo, estos hechos generan una gran preocupación en los multimillonarios de México y el extranjero porque si bien tienen el control económico y luchan por apropiarse de los recursos naturales de nuestra nación, comprueban que la inconformidad se generaliza en un pueblo que acumula experiencia, que se va forjando en la combinación de todas las formas de lucha una conciencia liberadora y consecuente para lograr un cambio permanente y duradero hacia una transformación profunda que nos permita construir otro sistema de vida.

Durante más de 42 años se ha persistido en el movimiento revolucionario combinando todas las formas de lucha y en estos anhelos de cambio, muchos jóvenes y pueblo en general que han sido partícipes en el movimiento revolucionario han dado su vida en aras de que un día no muy lejano se hicieran realidad sus sueños.

Desde esta trinchera de combate como pueblo que durante tantos años hemos persistido cumpliendo con nuestros planes de trabajo y nuestras tareas organizativas no podemos ser ajenos a la inconformidad generalizada de millones de mexicanos que hoy toman conciencia de la necesidad de organizarse para que su voluntad no sea burlada, bajo nuestras propias circunstancias en la clandestinidad, nosotros: obreros, campesinos, indígenas, estudiantes, profesionistas, amas de casa y comerciantes seguiremos fortaleciendo los tres pilares fundamentales de la revolución socialista que son: construir el partido revolucionario, el ejército popular revolucionario y el frente nacional de masas ¡ESTAMOS PRESENTES!


¡POR EL RESPETO A LA VOLUNTAD POPULAR!
¡POR LA LIBERTAD DE TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS DEL PAÍS!

¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡POR LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!

COMITÉ CENTRAL DEL
PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO

COMANDANCIA GENERAL DEL
EJERCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
PDPR-EPR

República Mexicana, 9 de julio de 2006.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS