Hidalgo, 7 de agosto de 2006
Fecha: 2006 08 07
Grupo: Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario
País: Mexico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

AL PUEBLO DE MEXICO
AL PUEBLO DE HIDALGO
A LOS MEDIOS DE COMUNICACION NACIONALES E INTERNACIONALES
A LOS ORGANISMOS DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS

¡HERMANAS, HERMANOS, CAMARADAS!


Para quienes usurpan el poder el conflicto postelectoral estará apunto de llegar a su fin con la imposición de Felipe Calderón en caso de que la dirección de la Coalición Por el Bien de Todos capitule al asumir una posición política oportunista de conciliar mediante la negociación claudicante motivada por intereses inmediatos de grupos internos del PRD-PT-PCD quienes en los hechos están abandonado la demanda central de defender lo ganado, la presidencia de la República, y desmovilizar a las de por si contenidas masas descontentas bajo argumentos simplistas que infunden conformismo y mansa resignación.

La imposición por sí misma de Felipe, sobre la voluntad popular es un nefasto acto de autoritarismo y abuso del poder del Estado mexicano para beneficiar a la ultraderecha y la sacrosanta alianza compuesta por el yunque, oligarquía, duopolio Azteca-Televisa y clero reaccionario.

Concluido el papel del IFE, el de consumar el fraude entra en acción y por consigna de coronar la imposición de Calderón, el TEPJF, por lo tanto cualquier hecho que provenga de estas desacreditadas instituciones serán “magistrales” simulaciones del ejercicio imparcial de la ley y desplantes de auténticos huichazeros armando argucias legales en el contexto de las lucha interburguesas del poder por el poder y sus consecuentes reacomodos. Actuación encaminada a proteger principalmente los intereses de sus patrones que los proveen de onerosos sueldos y pensiones, la oligarquía y el Estado mexicano, encarnados en el CCE y las administración Foxista respectivamente.

La estrategia del TEPJF, se desarrolla en dos líneas generales: dilación deliberada, para dar el suficiente tiempo para continuar desgastando a la movilización, mientras que los voceros del Estado continúan su campaña de linchamiento social contra la Coalición; emitiendo resoluciones parciales y tendenciosas para contener las acciones de protesta y escamotear la demanda de abrir el total de las urnas y contar cada una de la boletas; obsequiarán como paliativo abrir sólo algunas que no represente riesgo alguno para su candidato Calderón.

Tan predestinada estaba la sentencia que emitiría el Tribunal Electoral que la exposición de la resolución de los magistrados formó parte de un plan único de la administración foxista y el yunque, completándose con el acorazamiento de instituciones y desplazamientos de fuerzas represivas en plena disposición y con ordenes de actuar, pues antes de la declaratoria ya sea habían reforzado, acuartelamiento y movilización de elementos del ejército federal, marina, PFP, AFI, CISEN, policías estatales y el nuevo cuerpo represivo la “sexta brigada” de infantería ligera cuyas facultades son “atención y resolución de disturbios civiles y manejo de masas”.

El asunto es meter al aparato policiaco-militar dando el respaldo inconstitucional y servil a la administración foxista y su espurio candidato, como ingrediente de presión para los opositores y aterrorizar al resto del pueblo.

La evolución de los acontecimientos preelectorales, electorales y postelectorales, están constituidos en hechos clarificantes y aleccionadores para esa gran parte del pueblo que antes del 2 de julio albergaba alguna confianza hacia las maleables leyes y corruptas instituciones del Estado mexicano y la parodia de sistema electoral.

A partir de esta nueva afrenta para el pueblo ya nada será igual... al quedar evidenciado que el Estado hoy hegemonizado por la ultraderecha se vale ilegalmente de todo y van con todo para continuar imponiendo su sistema de explotación y opresión política sobre la mayoría del pueblo, y de nueva cuenta se exhibieron las limitaciones de la lucha electoral en la conquista de las demandas fundamentales (cumplimiento y respeto cabal de los derechos constitucionales) e históricas del pueblo (la liberación política y transformación social).

Si los acontecimientos recién pasados y los que enfrentamos actualmente ocasionaron dolor e ira en el seno de nuestro pueblo, más profundo y generalizado será al presenciar de una vez y para siempre la caída del velo que cubre este remedo de democracia que procrea gobiernos espurios y al mismo tiempo que se perpetre la traición de parte de aquellas fuerzas políticas electorales y personajes opositores del momento, sólo utilizan los anhelos de justicia, igualdad y disposición de lucha del pueblo para satisfacer sus mezquinos intereses.

En la actual coyuntura política la única opción para que la decisión expresada en las urnas sea respetada y romper con el pernicioso círculo de juez y parte que está jugando la ultraderecha mediante el PAN será posible mediante la generalización a nivel nacional de la movilización y las acciones políticas de masas en los puntos estratégicos del poder económico y político de la burguesía, aparejado de una campaña de información y denuncia utilizando las más diversas formas de comunicación que contrarreste la manipulación y desinformación de los acontecimientos, la perversa inducción al linchamiento social encabezada por la fuerza de los “pacíficos” y sus distintivos blancos del fascismo a la mexicana contra la muchedumbre opositora “de feas costumbres y moral prosaica”.

Para detener la imposición de la ultraderecha los distintos colectivos en actividad debemos regir nuestro quehacer diario en base a los principios de la solidaridad, transparencia, combatividad, unidad de idea y acción para lograr avanzar de manera sustancial en la conquista de nuestra demanda de respeto a la voluntad popular y detener a la ultraderecha, que es una demanda que va más allá que llegar a la silla presidencial. De lo contrario es dejar el paso libre al inicio y afianzamiento el poder político de la dictadura de la ultraderecha.

Ante esta nueva experiencia de lucha debe ser para todos nosotros una enseñanza constructiva, que su potencial tiene que canalizarse y expresarse en sumar esfuerzos para alcanzar la unidad de los distintos sectores del pueblo en un frente amplio por la defensa la voluntad popular que resista y repela de manera combativa y digna la represión física que cada vez más deja sentir su tufo fascista. Organización y acciones que tiene que dejar el conocimiento y fogueo en la conducción y lucha de masas para futuros eventos de lucha en distintos momentos políticos-históricos que inevitablemente tendremos que confluir para lidiar hombro con hombro contra el Estado burgués.

Acá en nuestro estado, la administración de Osorio Chong, quiere convencernos a los hidalguenses que lo acontecido a nivel nacional es ajeno a la situación que vivimos en nuestros pueblos, y trata infructuosamente mediante su mascara de “estabilidad política y gobierno austero” desconectarnos de la lucha que llevan nuestros hermanos en otras partes del país. Sólo un manipular puede sostener frívolamente que lo que sucede en el país no incumbe a los hidalguenses y respectivamente, somos parte de un todo como mexicanos.

Sin embargo, por asuntos domésticos generados por su gobierno no necesitaríamos de una coyuntura de crisis electoral, pues la característica de esta administración es la represión y corrupción mediante cacicazgos que alcanzan amplias regiones y sectores del estado en el campo y la ciudad alcanzando hasta la máxima casa de estudios (UAEH), la cual se ha convertido en blanco predilecto de sus políticas antipopulares, de las cuales no se salvan la educación media superior y el sector salud.

La implementación de la Guerra de Baja Intensidad es una dura realidad que enfrentamos junto con nuestro pueblo, que va desde los “bondadosos” programas asistenciales que son distribuidos de manera selectiva a ciertos sectores y regiones específicas, al tiempo que con caciques y bandas paramilitares pretende destruir al movimiento popular; el acuerdo y respaldo la militarización de casi la totalidad del territorio sin argumento y justificación; como parte de esta estrategia impulsa las alianzas indignas con algunas de las cabezas prominentes del perredismo y panismo, montando una falsa civilidad y pluralidad; se coacciona con funcionarios de diferentes niveles a dirigentes y luchadores sociales para que abandonen el campo de la lucha para cooptarlos como fieles servidores del sistema.

La realidad es otra, aquí hay pobreza y sigue en crecimiento igual que la miseria, la emigración hacia los Estados Unidos empieza a competir fuertemente con la expulsión permanente de mano de obra de nuestro estado a grandes ciudades del país; las enfermedades gastrointestinales y respiratorias son un mal anacrónico de las políticas del sector salud no erradicarán, siguen proliferando las enfermedades producto de la pobreza, el desempleo sigue galopando en toda la entidad, la delincuencia organizada va en aumento y son cada vez más visibles los hilos que conducen al mismísimo gobierno estatal.

¡Hidalguenses! Pretenden desligarnos de la lucha contra la imposición de Calderón, tenemos más que motivos y razones para sumarnos a la protesta, incluyendo las demandas de nuestros pueblos. La protesta contra el fraude no es de unos cuantos, ésta debe ser obra de todos aquellos afectados por el régimen neoliberal y debe ir más allá de la exigencia de “voto por voto” y “casilla por casilla” para poder defender la soberanía popular.

¡Mexicanos! El fraude y la persistencia por imponer a Calderón como el símbolo de la corrupción, la intolerancia y la mediocridad es obra de la oligarquía la cual toma forma como su mano visible en empresas como Sabritas, Bimbo, Wal Mart, Televisa y TV Azteca; todos sabemos que Jorge G. Castañeda, José Woldenberg, Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín se han puesto del lado de la oligarquía, para unos este acto sólo es la consolidación como sus intelectuales orgánicos, y para otros es el ingreso a la ignominia y percepción de altos dividendos económicos y políticos.

Por la resolución del TEPJF, las declaraciones de funcionarios del gobierno foxista y el despliegue militar en todo el país ¡Alertamos! Que estos ultraderechistas están preparando un nuevo baño de sangre, están barajando la represión como elemento determinante para la imposición de Felipe Calderón, su fiel administrador que los habrá de proteger en sus trapacerías.

Ante esta disyuntiva el único recurso de defender la soberanía popular y la integridad física del pueblo ¡A impulsar la autodefensa armada y la generalización de las acciones políticas de masas! que vengan a generar conciencia de la necesidad de luchar por la transformación profunda de nuestro país.


¡POR LA REVOLUCION SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!

COMITÉ ESTATAL
DEL
PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO
PDPR
COMANDANCIA MILITAR DE ZONA
DEL
EJÉRCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
EPR


Año 43
Hidalgo, a 7 de agosto de 2006

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS