"Aún falta mucho por hacer". Entrevista a Pablo Beltrán
Fecha: 2007 04 24
Grupo: Ejército de Liberación Nacional (ELN)
País: Colombia
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Entrevista a Pablo Beltrán, comandante del ELN y principal negociador con el Gobierno

"AÚN FALTA MUCHO POR HACER"

Javier Lizarzaburu
BBC

El gobierno de Colombia dijo que está dispuesto a aceptar un cese el fuego temporal con el Ejército de Liberación Nacional, ELN, segundo grupo guerrillero de ese país, con el que adelanta diálogos en Cuba.

El anuncio provocó un moderado optimismo entre diversos sectores colombianos.

Sin embargo, aún falta mucho por hacer, advirtió Pablo Beltrán, principal negociador del ELN, en entrevista desde La Habana con Javier Lizarzaburu, editor del programa Enfoque de la BBC.

En la entrevista, Beltrán anunció que su grupo está dispuesto a suspender los secuestros mientras se mantiene el cese el fuego temporal.

El siguiente fue el diálogo que Beltrán, comandante del ELN, sostuvo con la BBC.

P.-Hay gran escepticismo en ciertos sectores del país sobre este acuerdo preliminar que se ha alcanzado. Una de las razones de este escepticismo es que este acuerdo le podría servir al gobierno para acallar el escándalo con los paramilitares. ¿Qué piensa usted de esto?

RESPUESTA .-Quiero hacerles dos precisiones.

Primero, no hay un acuerdo aún, apenas hubo una expresión dicha por el presidente en la reunión de Isla Margarita (en Venezuela) donde dijo que le parecía bien un cese experimental, temporal y bilateral como estaba planteando el ELN.

Pero eso no se ha traducido en ningún tipo de acuerdos en la mesa. Apenas es una manifestación pública de voluntad. Precisamente concretar acuerdos es lo que busca esta ronda.

Segundo, es muy posible y yo le daría la razón a todos los que dicen que en un gobierno en una situación de crisis como está (el de Uribe Vélez) colocar otros temas en la opinión como una discusión con la guerrilla, puede convertirse en una cortina de humo.

Precisamente hemos dicho: nos interesa que esta mesa aporte a crear condiciones para que la gente en Colombia participe en buscarle salidas a la crisis y en concreto yo debo recordarle que nosotros somos parte de la oposición. Somos el componente armado de la oposición.

P.-Para insistir un poco con este tema del escepticismo, otra de las razones que se expresan es que ustedes estarían interesados en este acuerdo porque están ahora en medio de una guerra a muerte con las FARC.

R.-Bueno, primero no hay guerra a muerte. En dos regiones en Colombia, el Cauca y Arauca, ha habido enfrentamientos armados entre las dos guerrillas. Pero en este momento lo que estamos buscando es que esas diferencias se traten hablando y no con la fuerza.

Entonces no hay guerra, si hay diferencias, se va a buscar un trato político y en últimas es bueno para la sociedad colombiana que haya diversidad de opiniones, lo que es malo es que ellas se resuelvan con la fuerza. Entonces eso es una gestión que precisamente estamos haciendo ahora.

P.-Fuentes cercanas a las FARC ven con ojos críticos esta actitud del ELN de dialogar con el gobierno, porque dicen que las FARC en realidad esta derrotado al ELN y que ustedes están haciendo una estrategia de supervivencia al conversar con el gobierno.

R.-Pienso que es una opinión interesada y parcial. Una de las diferencias que tenemos con las FARC es esta: ellos consideran que es más rentable políticamente hacer oposición desde fuera de una mesa.

Y nosotros consideramos que se puede hacer oposición a Uribe desde esta mesa de diálogo. Entonces son diferencias que son respetables y que en última son los hechos los que van a decir que resultados logramos cada uno.

Y eso es importante porque de todas maneras estamos ante un régimen que hay que hacerle oposición desde todos los flancos.

P.-¿Usted cree que el ELN ha conseguido algo con este principio de aceptación del presidente Uribe?

R.-No es mucho, porque es que entre hacer una manifestación pública de algo en medio de nuevas denuncias sobre vínculos del gobierno con el paramilitarismo y la mafia, eso, hasta que no se traduzca en hechos completos, no existe como acuerdo.

Por ejemplo, nosotros hemos dicho que en esta ronda no va a tocar en ningún momento la desmovilización y el desarme del ELN.

Segundo, un cese bilateral y temporal como estamos diciendo no lo concibe el ELN de un punto de vista de localizar sus fuerzas en alguna parte para evitar el cese. Esa es una posibilidad que nosotros no vamos a aceptar bajo ningún punto de vista. Eso lo he dicho en varias ocasiones ante la opinión y el gobierno lo sabe. Entonces en ese contexto falta intentar concretar esto.

P.-A juzgar por sus palabras usted mismo parece escéptico con la aceptación del gobierno del presidente Uribe. ¿No le cree al presidente?

R.-Pienso yo que el gobierno no tiene una voluntad clara de pactar esto y está haciendo más bien un manejo efectista del tema.

P.-¿Eso quiere decir que no le creen al presidente Uribe?

R.-Le creeremos cuando se pacte algo.

P.-¿Cuando usted habla del cese de hostilidades en qué consiste precisamente eso en este momento?

R.-Decíamos, en esta mesa no va a quedar una desmovilización o un desarme o tampoco vamos a hacer acuerdos de cambios estructurales en Colombia.

Solamente es crear un ambiente de paz, es decir, considerar las situaciones de desplazamiento forzado, son cuatro millones de personas. Consideremos los desaparecidos, que cese el desplazamiento.

Por supuesto las hostilidades y el cese al fuego que nos corresponde hacer a nosotros se pactaría. Que se hable de los presos políticos, que se den garantías a la protesta social, que cese la persecución política.

Ése es el ambiente de paz. Entonces este es un tema muy complejo. Y son cuatro temas, el que le acabo de mencionar sólo es el primero para discutir en la mesa y para acordar.

P.-¿Qué pasa con las extorsiones y los secuestros? ¿A que están dispuestos ustedes?

R.-En estos conflictos se hacen cosas que no son debidas. Ejemplo: la guerrilla, para poder desarrollar su resistencia armada tiene que financiarse. Entonces nosotros hemos dicho en un cese, pactemos que la guerrilla deje de hacer de manera temporal eso (secuestrar y extorsionar).

Estamos tratando de decir: hagamos un experimento y si nos funciona lo prorrogamos. Por supuesto que esos temas que usted señala están también sobre la mesa y el ELN tiene disposición a pactarlos de manera temporal como es esta experimento que se esta proponiendo.

P.-Sólo para aclarar ¿están dispuestos a acabar momentáneamente con los secuestros y la extorsión, eso es lo que esta diciendo?

R.-Por supuesto.

P.-¿Temporalmente quiere decir cuánto tiempo, señor Beltrán?

R.-Ése es otro tema que está también sobre la mesa. No lo hemos hablado pero hemos dicho que pueden ser varios meses de este experimento de cese bilateral.

P-¿Y qué sucede con los secuestrados que tienen en este momento?

R.-Bueno eso también se va a colocar sobre la mesa en términos de que haya una liberación tanto de presos políticos como de compañeros prisioneros que han estado en la protesta social.

P.-¿O sea ustedes van a plantear un intercambio, de presos con secuestrados?

R.-Podría tener esa figura.

P.-¿Podría tener quiere decir que no lo han pensado o no lo están haciendo en este momento?

R.-Es que ese tema no se ha colocado en la mesa. Pero de parte nuestra eso esta planteado así en los documentos escritos que le hemos entregado al gobierno.

P.-Y esta estrategia de intercambio de presos con secuestrados. ¿es algo que usted prevé que debería suceder en este periodo temporal experimental?

R.-Es posible que ocurra.

P.-¿A ustedes les gustaría que ocurriera?

R.-Por supuesto.

P.-Usted dijo que en su estrategia política y revolucionaria hay cosas que hacen pero que no se deberían hacer como la financiación, ¿a qué se refiere usted exactamente?

Dos cosas. Una: nosotros hacemos retenciones y cobramos por la liberación. Eso no está bien. Incluso estamos haciendo esfuerzos para que eso deje de ocurrir, con acuerdo o sin acuerdo con el gobierno.

Y segundo, en todas las zonas donde estamos existen cultivos de coca y nosotros cobramos impuestos a los comerciantes que van a comprarles a los campesinos la hoja. Esas dos cosas consideramos de que deben dejar de hacerse.

P.-Cuando usted dice que debe dejar de hacerse, ¿quién toma la decisión o en qué contexto se tienen que dejar de hacer?

R.-Bueno, eso es una decisión del ELN en términos de diversificar sus finanzas. Ejemplo, el ELN da golpes de mano por ejemplo a los bancos y recupera ese dinero. Ese tipo de fuente de finanzas tendríamos que incrementarla más para poder disminuir y reducir estas otras dos que le he dicho.

P.-Volviendo a la relación con el gobierno, si ponemos en una escala de uno a diez este principio de negociaciones con el gobierno -1 es que no pasa nada y 10 es que se consigue un acuerdo- ¿dónde diría usted que está en su relación con el gobierno?

R.-Yo diría que estamos entre cinco y seis.

P.-Suena bastante optimista

R.-Claro, pero como usted me dijo de uno a diez.

P.-Comparado con su escepticismo del principio, que usted dijo que dudan de la actitud del presidente Uribe, me sorprende que usted diga que ahora están entre cinco y seis.

R.-Por una razón muy sencilla: el gobierno también necesita mostrar acuerdos. Los que estamos en la mesa necesitamos demostrar que hay voluntad para crear ese ambiente de paz aunque sea temporal.

P.-Ustedes están acusados de crímenes de lesa humanidad. ¿Estarían dispuestos a ser juzgados por esto?

R.-Yo le voy a comentar una cosa. Cuando se creo la corte de Roma estábamos nosotros haciendo una gestión parecida a ésta en Maguncia en Alemania, eso era en el año 98. Yo les dije: nosotros somos los primeros dispuestos a responder por lo que hacemos.

En este momento en Colombia la pregunta de fondo es: ¿va a haber verdad para que pueda haber justicia? Y nosotros respondimos, verdad toda, verdad todos.

Bajo ese lema nosotros decimos que todos en Colombia tenemos que aportar para que salgamos de este conflicto, todos somos parte de este conflicto y cada uno tiene que aportar su verdad para que haya posibilidades de justicia.

Porque sino va a ser una sanación en falso, y este cuerpo que es la sociedad colombiana va a sanar en falso, y queremos que sane definitivamente.

P.-¿Usted cree que hay verdad en el actual proceso con los paramilitares?

R.-No hay verdad. Por ejemplo hay un factor. Hace poco la Interpol (policía internacional) incluyó en su circular pidiéndolo para detenerlo a un señor israelí que se llama Yair Klein , que entrenó grupos paramilitares a fines de los años ochenta y principios de los años 90 en Colombia. Y el cargo que le hacen es instrucción en prácticas terroristas.

Vea lo que este señor declara. Abro comillas: "estuve en Colombia por invitación de los americanos. Y punto. Todo lo que los Estados Unidos no pueden hacer porque les es prohibido lo hacen por medio de otros. Obré con licencia y permiso en Colombia".

Otras comillas "El ejército y la policía estaban informados de lo que estábamos realizando y el lugar estaba rodeado de bases militares. Durante los fines de semana los alumnos, que eran los paramilitares, jugaban fútbol con los soldados" cierro comillas.

Esa verdad, intereses poderosos no quieren que salga a flote. Entonces en este campo, son chivos expiatorios, porque en Colombia hay responsables materiales y responsables intelectuales de toda esta situación de represión ilegal que hizo el régimen a través del paramilitarismo.

P.-¿Cuáles son los siguientes pasos ahora? ¿Qué va a suceder, que esperan que suceda?

R.-Bueno, nos abrimos a unas discusiones de varias semanas en que se tocarán cuatro puntos. Ambiente de paz, participación de la sociedad, participación de la comunidad internacional, y reconocimiento para el ELN.

Sobre esos cuatro puntos debe llegarse a acuerdos. Si se llega a acuerdos sobre uno solo y sobre los otros tres no, entonces no hay acuerdo.

Nosotros tenemos voluntad, tenemos un optimismo moderado, pero también es posible que no haya acuerdo porque los temas son complejos y además hay dos agendas que no hemos logrado unificar. Dos hojas de ruta.

P.-¿Cuan difícil o cuán fácil es que se pueda lograr eso?

R.-Muy difícil. Porque para nosotros resolver este conflicto significa darle un tratamiento de solución política. (Uribe) dice que enfrenta actos terroristas y que en consecuencia lo que se impone es un sometimiento a la justicia de nosotros. Entonces por supuesto que hay una diferencia como de aquí a la luna.

P.-¿Y como se siente usted personalmente frente a eso?

R.-Cumpliendo una misión que me delegaron en el comando central y lo hago con gusto porque todas estas cosa que se hagan por la solución política, valen la pena, incluso si el resultado no es el que nosotros esperamos.

P.-¿Dónde ve usted al Ejército de Liberación Nacional en cinco años en el contexto de Colombia?

R.-Nosotros hemos dicho: hagamos un acuerdo nacional y que el corazón de ese acuerdo sea que haya una lucha por la democracia sin violencia. Y que de verdad haya otro futuro para mis hijos y los hijos de todos los colombianos.
En cinco años yo aspiro a que hayamos avanzado en ese camino.

P.-¿Usted ve a miembros del ELN en cinco años como miembros del congreso colombiano por ejemplo? ¿O incluso aspirantes a la presidencia?

R.-Si tocara, pues hay que dar la lucha política en todos los escenarios. Yo creo que sí, sí es posible.

P.-¿Usted cree que un plazo de cinco años es realista para que eso pueda suceder?

R.-Yo creo que hemos avanzado. En un escenario de aquí a cinco años, creo que sí vamos a avanzar, porque realmente el pueblo colombiano está avanzando en ese horizonte de lucha por la democracia sin violencia.

P.-¿Considera que miembros o dirigentes del ELN también puedan estar en la cárcel en cinco años?

R.-Es posible.


© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS