La muerte infantil y la miseria social, un caos que beneficia a corruptos y multinacionales
Fecha: 2007 04 27
Grupo: Ejército de Liberación Nacional (ELN)
País: Colombia
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

LA MUERTE INFANTIL Y LA MISERIA SOCIAL, UN CAOS EN EL CHOCÓ QUE BENEFICIA A CORRUPTOS Y MULTINACIONALES.

Hoy se presentan Álvaro Uribe Vélez, junto a otros corruptos y ladrones de trayectoria, como altamente preocupados por la situación del departamento del Chocó, (centro occidente del país) , ¡claro! sin llegar nunca al fondo, pues son ellos los más beneficiados, a la vez que se crea una cortina de humo para desviar la atención de los numerosos casos de "parapolítica".

El Chocó enfrenta una situación que resulta alarmante, tanto para la opinión nacional como internacional. Es sorprendente observar cómo este departamento, declarado pulmón de la humanidad y una de las zonas con más reservas hídricas en el mundo, enfrenta en su capital (Quibdó, con una población de 120 mil habitantes), una gran escasez de agua potable, que ha desatado gran números de epidemias, dejando a su paso decenas de niños, jóvenes y ancianos muertos.

Ante todo esto, la solución dada por el gobierno nacional, fue enviar tropas militares a repartir vasitos de agua, mostrando con total cinismo la verdadera cara de su política militarista, donde el desarrollo social no tiene ninguna importancia.

El Estado en complicidad con empresas extranjeras ha venido incrementando la presencia militar y paramilitar en todo el departamento, para asegurar el saqueo de los recursos naturales, como el oro, el platino y la pesca en aguas territoriales del Océano Pacífico.

Y ahora, ante la emergencia de salud ampliando el negocio y la privatización de este servicio. Igualmente vienen en la ejecución de los llamados mega proyectos que solo generan miseria para la población nativa y grandes ganancias para las multinacionales y sus lacayos del Estado.

El puerto de aguas profundas entre Buga y la Autopista Panamericana, diversos proyectos de hidroeléctricas y las exploraciones sísmicas para el robo del petróleo colombiano, son solo algunos ejemplos de estos descarados proyectos que planean ejecutar a toda costa en el Chocó.

El alto beneficio económico de algunos corruptos y empresas, y no la guerrilla como lo quieren hacer creer el presidente Uribe Vélez y todos sus cómplices, es la verdadera causa del hambre y la miseria de la población chocoana.

Es sabido por todos los chocoanos que en este departamento lo que abunda es la corrupción y la presencia militar que con el visto bueno del Estado controla el negocio del narcotráfico, siendo los congresistas, gobernadores, alcaldes, concejales y asambleístas en su gran mayoría empleados directos de los carteles del norte del Departamento del Valle.

Este es un reflejo de lo que ocurre en todo el país. El máximo ideólogo del paramilitarismo, el señor Álvaro Uribe Vélez ha logrado paramilitarizar el Congreso y la cámara, donde el 70% de sus miembros sirven a las perversidades del mismo, al igual que la Fiscalia, Contraloría, Ministerios y Cortes entre otras muchas instituciones, o ¿acaso quién no sabe de los nexos de la familia del presidente con los narcos?. Su padre fue tesorero del cartel de Medellín y auspiciador de los paramilitares.

Los grandes desesperos de la burguesía colombiana, encabezada por Álvaro Uribe Vélez como representante de los sectores antioqueños (paisas), César Gaviria del eje cafetero y los Lloreda del departamento del Valle, en unión con los capitales extranjeros, es planificar la repartición de las riquezas chocoanas, siendo este su único interés en esta región.

Sin embargo, intentan a toda costa disfrazar sus intenciones con discursos llenos de falsas promesas y sin ninguna preocupación por la problemática social. Dentro de esta lógica han aprovechado la dramática situación de la salud en el Chocó para acelerar la ejecución de sus proyectos, intensificando la manipulación de las administraciones departamentales.

A costa de la miseria y la muerte de los chocoanos, el Estado intervino en la política departamental asignando 46 mil millones de pesos, para la crisis de la salud, que como los demás recursos del Chocó, irán al bolsillo de los corruptos y de los monopolios nacionales y extranjeros dueños de las EPS, IPS y ARP, mientras engañan a la población con ibuprofeno, ranitidina y complejo B, como si la mortalidad de la población no fuera por desnutrición y hambre. Problemas que no se resuelven con pastillas, sino con inversión, educación y desarrollo social.

Nadie responderá realmente por el robo continuado, pues los verdaderos ladrones, los capos de este cartel de corrupción en el Chocó, encabezado además del Presidente, por el congresista Edgar Uribe Torres y los dueños del negocio de la salud nunca caerán, en cambio buscarán chivos expiatorios y enviarán a la cárcel a corruptillos de poca monta, mientras los otros siguen rigiendo el futuro del departamento y enriqueciéndose a costa de su miseria.

¿Quién responderá por los actos del Estado contra la población chocoana?, ¿por la corrupción administrativa regional con complicidad del gobierno central?, ¿la militarización de la región y de la vida civil?, ¿los asesinatos selectivos de los pobladores?, ¿la carnetización y el control de alimentos y medicamentos principalmente para las comunidades indígenas y negras, así como el constante amedrentamiento de la población civil por parte del ejército y las bandas paramilitares autodenominadas Águilas Negras?

En el sur oriente del Chocó nadie quiere volver a vivir la amarga experiencia de hace 8 años, con los constantes bloqueos, asesinatos y desapariciones por parte del ejército paraestatal.

A la población del Chocó, en su mayoría negritudes e indígenas, verdaderos dueños de este patrimonio natural, les toca rebelarse contra el actual gobierno y la oligarquía, sino quieren ser repartidos como ovejas de corral.

En el año 1500 fueron los españoles quienes masacraron y exterminaron a los indígenas y trajeron a los africanos como esclavos, hoy es el paramilitar Uribe quien los quiere acabar.

El ELN da la lucha contra todas estas tiranías del Estado y estará con el pueblo defendiendo lo suyo sin ningún interés, salvo la libertad de todos y la independencia definitiva para los colombianos. Los invitamos a movilizarse a todos en masa y si se muere de paludismo en las selvas como si no fueran seres humanos, por qué no hacerlo luchando por reclamar y arrebatarle al Estado lo que es nuestro y de nuestros hijos, inmortalizando la valerosa lucha del pueblo chocoano.

FRENTE DE GUERRA OCCIDENTAL
EJÉRCITO DE LIBERACIÓN NACIONAL ELN.

Desde las montañas del sur occidente colombiano, abril de 2007

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS