Compañero Néstor Mocoroa: Sangre derramada no negociable
Fecha: 1973 10 21
Grupo: Fuerzas Armadas Peronistas (FAP)
País: Argentina
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

NÉSTOR MOCOROA

COMPAÑERO NÉSTOR MOCOROA: SANGRE DERRAMADA NO NEGOCIABLE. ¡PRESENTE!

Octubre de 1973

Querido Gordo Andrés:

Corno contarle a los nuevos compañeros que día a día se incorporan a la lucha, quién eras, cómo sentías, cómo fuiste creciendo hacia el combate.

Tus amigos del secundario podrían decir que eras el típico gordo, personaje central de la división y abanderado del Industrial de San Isidro: y nosotros que allí aprendiste la conexión que por unos segundos transformo a Radio Rivadavia en Radio Evita en Julio del 70, en esa proclama que quedó trunca por el nerviosismo y la inexperiencia de todos.

En la Facultad de Agronomía deben recordar tus primeros pasos políticos en el Mov. de Unidad Estudiantil, que era algo así como una centro-izquierda de oposición al Humanismo reaccionario y oligárquico de aquel entonces. Ahí empezaste a pensar en la Revolución, en el Che, en que había que irse al monte o por lo menos apoyar con todo a los que se estuvieran preparando.

Lo más importante será en la Navidad del 68 cuando ofrecerás tu techo por unos días a dos guerrilleros de carne y hueso que tratan de reorganizarse después de Taco Ralo. Ellos empezaron a hablarte del Viejo, te acordás? Y a mostrarte cómo se desarma una 45.

Los que te rodean, tus amigos, tus compañeros de Facultad que te ven aprobar con Distinguido los exámenes, ni imaginarán siquiera que estaba naciendo un combatiente. Ni sabrán de cuando un cumpa te alcanzó el recorte de "Malviviente abatido en Floresta" en junio del 69.

Gerardo María Ferrari ;,Quién, carajo, es?— preguntaste. Era Carlos, tu respo. Aquel de Navidad, Carlos de la sonrisa, del mate en la cocina, Carlos de la pistola y de Perón.

La muerte dejó de ser una palabra más. ¡Lo habían bajado a Gerardo!... y ni siquiera se podía gritar que era un patriota. Mejor que creyeran que era un "común". Pero a vos ya nadie iba a pararte, gordo.

Cómo describir tu risa, tus 100 kilos de vida, tus miedos?

Sería más fácil explicar que siempre manejabas "a la tabla" como entrenándote para las operetas. —¡No te hagas el 'tuerca, gordo fanfa! —te decíamos. Pero así nos sacaste de aquella pinza que casi nos revienta. Y así manejaste en Prefectura de Tigre y en tantas otras.

Por afuera te recibiste, cambiaste de laburo. Por dentro en primera fila, con la crisis del foquismo que ya no sirve y donde hay que revisar todo, todo, los 16 "pirulos" desde el 55. Había que ir creando la organización de la clase obrera peronista, sin burócratas ni traidores. Seguir dándole armas a nuestra bronca, pero también organización a nuestro coraje, estrategia a nuestra confianza.

Además no había que aflojarle a la oligarquía, a pesar de las dudas políticas. Por eso decidimos hacer "Mate cocido" en ese octubre del 71. Dirección dijo —"... que el Gordo consiga los coches".

Y claro, eras una garantía. A tu lado podrían debutar algunos nuevos "combas" como Miguelito Bianchini. Así empezaste a planificar ese garage de Haedo. "Yerba" le pusimos, porque nos hacía falta para “Mate cocido”.

Lo otro os un combate más. Una yerba amarga para un mate que no tomamos nunca. Errores de todos que el enemigo aprovecha. El coche civil que llega, los de afuera que corren a buscarte donde estás "apretando" al sereno; y eso que se convierte en una ratonera iluminada a la que ellos tiran desde la oscuridad. Menos mal que diste orden de salir a pesar de todo, así se salvaron los demás, menos Miguelito que ya iba herido y lo remataron en la otra cuadra.

Pasaron muchas cosas, sabes? Tenés una hijita que nació, en Chile, fusilaron 16 cumpas en Trelew, el Gral. llegó y fuimos a buscarlo en medio de la lluvia y los milicos. El pueblo liberó a los combatientes, lo puso a Perón de presidente, los trabajadores seguimos organizándonos de abajo y la burocracia haciendo lo que antes le dejaban a Lanusse. Y el imperialismo que no afloja, ni con el Viejo en la Rosada.

Y alegría y bronca, mezcladas, como la sentías vos. Seguimos en guerra, y como te prometimos después de Yerba:

¡Néstor hermano, tu lugar no queda vacío, tu pistola no queda en el suelo, tu alegría va en el viento gritándonos que CAIGA QUIEN CAIGA Y CUESTE LO QUE CUESTE VENCEREMOS!

Un abrazo

TODOS LOS CUMPAS
____________________________________________________________________________________________________

Fuente: “Militancia Peronista para la Liberación”, Nº 21.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS