Oaxaca de Juárez, 3 de agosto de 2007
Fecha: 2007 08 03
Grupo: Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario
País: Mexico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


AL PUEBLO DE MEXICO
AL PUEBLO DE OAXACA
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NACIONALES E INTERNACIONALES
A LOS ORGANISMOS NO GUBERNAMENTALES DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS
A LAS ORGANIZACIONES SOCIALES, POPULARES Y REVOLUCIONARIAS
¡HERMANAS, HERMANOS, CAMARADAS!


El movimiento de Oaxaca es histórico como lo fue el movimiento en Morelia Mich. en 1965, en el Distrito Federal en 1968 y en Guadalajara en 1972; es herencia interminable de resistencia popular de los oaxaqueños al igual que del resto de los mexicanos ante sus opresores. Hoy son otras generaciones quienes le dan continuidad al movimiento popular apoyadas por aquellas que estuvieron en el movimiento popular-estudiantil en la Coalición Obrera Campesina Estudiantil de Oaxaca y la estructuración con gente progresista y de izquierda de la sección XXII. Estas generaciones han aprendido en la práctica política en vivo las formas de organización y resistencia popular, que de alguna forma, esta toma de conciencia no puede ser espontánea, es producto de la sistematización de las luchas históricas en nuestro estado y el conjunto del país.

La violencia que vive hoy el movimiento popular-magisterial es la misma en su origen y esencia que cuando desfilaron 20 mil miembros de todas las fuerzas militares en aquellos años para tratar de aterrorizar a nuestro pueblo e imponer como gobernador al general Eliseo Jiménez Ruiz, jefe de la zona militar en Guerrero, especialista en contraguerrilla que combatió con métodos de la guerra sucia al profesor y comandante Lucio Cabañas. Represión que en el transcurso de los años no logró intimidar ni contener el descontento, porque seguimos organizándonos durante todos estos años al lado de nuestro pueblo.

A los que si les metió miedo fue a los oportunistas que fueron cooptados por el Estado y hoy tienen cómodos puestos y prebendas exageradas. Temores y cooptación como consecuencia de la fractura de las convicciones políticas. Esta es una de las enseñanzas de ese episodio de lucha de nuestro pueblo que no podemos omitir en estos tiempos.

Hoy este pueblo combativo continúa en resistencia con las diversas organizaciones que forman la APPO, en relación con la Sección XXII y el pueblo que se ha unido voluntariamente apoyando en la demanda de la destitución del sátrapa y asesino Ulises Ruiz que sostenido por el PRI y el PAN, tanto política, económica y militarmente es el hombre de horca y cuchillo en este siglo XXI.

Este fascista tiene un año de estarnos reprimiendo brutal y sistemáticamente y no hay una respuesta concreta del gobierno federal, que con su silencio e indiferencia comprueban su maridaje entre el PAN-PRI para imponer al pueblo los intereses oligárquicos. Pero tampoco del lado de las fuerzas populares se ha logrado una respuesta contundente que frene la represión y la guerra sucia contra el pueblo organizado y no organizado.

A pesar de transcurrir días, semanas y meses en los que se han dado acciones políticas de masas, exigiendo la renuncia de URO, el chacal de Oaxaca, se han vivido brutales episodios de represión, de hostigamiento con un alcance para todos los sectores de la sociedad, se han realizado marchas multitudinarias en su repudio y el asesino sigue sostenido primero por Fox y luego por Felipe Calderón, con el puntal de los cuerpos policíaco-militares. ¿Por qué será?

El desarrollo del movimiento popular-magisterial y los resultados hasta el momento debe ser motivo de análisis y reflexión para todos aquellos que de una u otra manera estamos inmersos en la vida política de nuestro estado, si es que no queremos que los acontecimientos rebasen a las direcciones formales e informales y sólo se tenga como resultado la frustración social.

La falta de una respuesta política contundente desde el movimiento popular sin duda es producto de un análisis que no logra trascender lo coyuntural y el localismo, fenómenos que constituyen en estos momentos un freno para la unificación de la lucha popular.

El negarse a no resolver la exigencia de la evolución del movimiento popular de combinar todas las formas de lucha por un lado, y por el otro, la brutalidad del Estado y los cuerpos policíacos-militares sólo se le enfrenta con la impotencia y a pesar de ello hay quienes se cierran a aceptar que ha llegado el momento de contemplar la necesidad imperiosa de estructurar la autodefensa armada de las masas, no hacerlo en los momentos de la profundización de la Guerra de Baja Intensidad mediante la aplicación de la Guerra Sucia no es sólo un error menor, constituye un error estratégico e histórico porque con los fascistas que anidan en los Pinos y en el gobierno estatal, no bastan las acciones políticas de masas tradicionales.

Desde nuestra trinchera planteamos la combinación de todas las formas de lucha, entre ellas las acciones de autodefensa, sobre todo de cara a la guerra sucia y el accionar de los grupos paramilitares auspiciados por la ultraderecha. Sin embargo, tratar de deslindarse de nuestro accionar por temores infundados o por considerar que la acción de los revolucionarios sólo generan más mártires y más muertos, más represión y hostigamiento es un juicio sobre premisas falsas, porque se pierde de vista que nuestras acciones y existencia obedecen a las condiciones objetivas de vida de nuestro pueblo. La represión en todas sus modalidades ya existía incluso mucho antes de generarse el movimiento popular-magisterial y siempre ha sido el Estado el que ha estado ejerciendo el poder y la violencia desde éste para mantener privilegios de una minoría.

Insistimos, nuestras acciones de hostigamiento no son para procurar la represión, ni para que haya desparecidos o muertos, todo lo contrario es para tratar de frenar esa cínica impunidad y hacer que el pueblo descubra conscientemente la vía que quiere recorrer para cambiar un sistema caduco que es el sistema capitalista y el régimen neoliberal.

Nadie se asusta porque en el movimiento se reconozca la participación de diferentes sectores, de militantes de los distintos partidos políticos, de una gran variedad de organizaciones de todo tipo, ¿Por qué asustarse del hecho y la posibilidad de que los revolucionarios también participen en diferentes modalidades?, claro hay que decirlo, se hace desde la condición de ciudadano inmerso en los diferentes sectores en donde se desenvuelve. Esto no es una provocación, ni una confesión que sea utilizada para reprimir, porque de nuestra existencia tiene conocimiento nuestro pueblo y lo saben también amigos y enemigos de clase, porque la clandestinidad no es sinónimo de anonimato, ni la militancia revolucionaria significa héroes activos aislados de las masas, ¡somos pueblo! como dicen los compañeros de Chiapas.

Lo que debemos entender todos es que el gobierno y los cuerpos policíaco-militares buscan con sus acciones de guerra sucia paralizar el descontento, las voces críticas, los juicios de condena a su política, pero sobre todo generar terror para inhibir la organización y la lucha de este nuestro pueblo, y en esa lógica desde luego que persigue el aislamiento de los revolucionarios para poderlos aniquilar físicamente no sólo a estos sino a toda manifestación de inconformidad y protesta. ¡EL PELIGRO ES PARA TODOS! Somos parte del pueblo en lucha, estamos entre ustedes pero no nos abrogamos la dirección, ni peleamos por ella, nuestra premisa fundamental siempre ha sido la dirección por la base.

Falso resultan los esfuerzos desde el gobierno federal y sus personeros por querer presentar y escenificar la supuesta debacle del CISEN, esto no es cierto, mucho menos que esté desecho, lo cierto que dicho aparato siempre ha sido de suma importancia para los gobiernos priístas y panistas, pero en gobierno de Fox y Calderón ha recibido constante incremento de presupuesto. El CISEN junto con los grupos de inteligencia militar son los instrumentos de espionaje político contra los opositores y contra todo ciudadano que exprese inconformidad contra este gobierno y sus políticas.

Sus actividades y función son fundamentalmente contrainsurgentes, están activos aquí en Oaxaca desde el mismo inicio del movimiento, son estos agentes los que señalan a quienes deben de detener o asesinar. Por lo consiguiente afirmar que el CISEN sólo ha sido útil para expiar políticos de oficio o funcionarios es una burda mascarada. Este siempre ha estado bajo mandos directa o indirectamente militares, como también se pliega dócilmente a las estrategias de constrainsurgencia dictadas allende la frontera norte, política que consiste en asesinar, desaparecer selectivamente a luchadores sociales y reprimir a las masas descontentas, tipificando toda expresión de descontento como terrorismo, por consiguiente, nosotros no producimos la represión, ya existe de parte de un Estado terrorista, lo único que hacemos es hostigarlo, para exigir que nos presenten con vida y en libertad a nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

Ante el nuevo capítulo de la guerra sucia todos estamos moralmente obligados con este pueblo combativo a exigir la presentación con vida de todos los detenidos-desaparecidos, lo mismo resulta con la exigencia de la libertad de todos los presos políticos y de conciencia de todo el país, ya no se puede continuar con anacrónicos chovinismos, con absurdos sectarismo y localismos, se debe construir una visión política amplia, de carácter nacional y global, no sólo de manera declarativa sino en la práctica misma o con hechos políticos concretos.

La exigencia de la presentación con vida de todos los detenidos-desaparecidos y la libertad de todos los presos políticos y de conciencia del país constituye un acto de conciencia política y de calidad humana, es un principio político que se aterriza en la solidaridad incondicional que no debería de requerir trámites burocráticos y trabas ideológicas para darla. En estos momentos tanto en el movimiento popular como en el revolucionario más que declaraciones voluntaristas lo que el momento exige es congruencia, pero sobre todo entre los revolucionarios porque es en la acción revolucionaria donde nos conocemos. Deben quedar superadas diatribas personales o de grupo en aras de la preservación y continuidad del movimiento popular y revolucionario.

Por los detenidos-desaparecidos y la libertad de los presos políticos se ha manifestado la solidaridad y la exigencia de presentación y libertad en diferentes estados de la República teniendo también respuesta en el plano internacional, pero este gobierno fascista está empeñado en negar la detención-desaparición de luchadores sociales y la existencia de presos políticos, funcionarios de diferentes niveles y pelaje se mofan de las denuncias que han documentado los organismos no gubernamentales defensores de los derechos humanos, burlándose también de organismos e instituciones internacionales con quienes hipócritamente han contraído acuerdos para el respeto de los derechos humanos, poniendo al descubierto que este gobierno está más comprometido con el capital financiero transnacional que con el pueblo que falsamente dicen representar, que con todas estas prácticas fascistas empeñados están en crear permanentemente un manto de impunidad.

En la lucha de nuestro pueblo contra sus opresores nunca se podrá controlar jamás a base del derramamiento de sangre de los luchadores sociales y tampoco con la eliminación de facto de los derechos constitucionales a todos aquellos que de manera honesta y determinante deciden entregar la vida en la defensa de nuestro pueblo. Lucha que exige la capacidad de liderazgos honestos que no descalifiquen a priori, esta lucha es de todos, por eso resulta aberrante autocalificarse como los verdaderos dirigentes en tiempos de reflujo y cuando el momento histórico exige congruencia se rehuye al compromiso y de todo se deslindan. Hoy como en las décadas de los 70’s el pueblo juzgará.

En cuanto a los últimos acontecimientos en nuestro estado:

Estamos a unos días de culminar el proceso electoral, hay que decir que el gobierno estatal busca legitimar con él al dictadorzuelo de URO, proceso que se realiza bajo el claro repudio popular y sobre la base de la brutal represión, ¿Esto será democracia? ¡Basta ya! De tanto cinismo, el gobierno de Ulises es autoritario, represivo y antipopular.

Han asesinado, desaparecido, golpeado a las masas que protestan contra este gobierno antipopular y represivo, por consideraciones políticas no hemos actuado como la lógica dicta para que nadie irresponsablemente venga a decir que por nosotros los están reprimiendo, cuando tenemos más de un año bajo la represión brutal y sistemática.

No insistimos en el marco de la Guelaguetza mercantil en la necesidad de la estructuración de la autodefensa armada de las masas porque independientemente de lo que argumentáramos habría voces malintencionadas que en una actitud necia se oponen a esta necesidad política para preservar la vida de los luchadores sociales, claro que entendemos que al no hacerlo algún interés tienen, máxime cuando existe un proceso histórico y una historia de nuestro estado. Sin autodefensa de las masas éstas solo han venido chocando con un muro de impotencia ante la acción represiva de los cuerpos policíaco-militares.

En todo este tiempo hemos estado de cara a los esbirros del gobierno estatal y federal, más cerca de lo que se imaginan, sólo que en condición de ciudadanos que protestan desarmados; y en todo este tiempo la saña de mandos y tropa policíaca o militar no ha tenido límite, secuestrando y golpeando salvajemente hasta al ciudadano ajeno a la movilización popular, hasta ahora así ha sido, pero las coyunturas cambian constantemente y ¿qué pasará cuando estos ciudadanos ya no estén inermes, cuando tengan la voluntad de combatir en igualdad de condiciones a sus actuales verdugos?, ¿Qué actitud se asumiría si estos mismos ciudadanos con militancia revolucionaria aplicaran la justicia revolucionaria en contra de los hoy impunes mandos y tropa policíaca y militares vestidos de policías?

Sabedores estamos de que hoy los cuerpos policíacos y militares reclutan a fuerza de hambre y desempleo, pero eso no justifica la pérdida de la dignidad ni el desclazamiento en función de los intereses de los poderosos de siempre, por lo tanto hacemos un sincero llamado a los oficiales y tropa militar que aún conservan la dignidad humana y el amor por su pueblo a que desobedezcan las órdenes de su jefe supremo y de sus superiores inmediatos que buscan un baño de sangre para legitimar lo mal habido, lo espurio como es el poder político-económico que detentan ilegítimamente para su enriquecimiento. ¡Abandonen las filas del ejército! Porque en las actuales condiciones éste es un instrumento de represión y en él no puede haber ni honor, ni gloria, ni patriotismo cuando se asesina alevosamente al pueblo que protesta contra los responsables de la pobreza y la miseria que azota al país.

A los policías que conforman los diferentes cuerpos represivos en nuestro estado, les recordamos que somos paisanos de las diferentes regiones, vecinos que sin darse cuenta conviven con quienes son parte de nuestra base política, hijos o hermanos de padres o abuelos que por las propias condiciones del estado han confluido desde una petición, una asamblea, la manifestación pública, hasta la militancia revolucionaria. Les decimos que deben poder más nuestro origen del pueblo y nuestra condición de explotados y oprimidos, ¡ya no sean los esbirros de este gobierno criminal!, En un acto de conciencia y dignidad ¡renuncien!, ¡deserten!, abandonen las filas de estos instrumentos represivos.

Ante tanta saña, ante tanto crimen de lesa humanidad, ante el manto protector de la impunidad desde el Estado, ¡CONVOCAMOS! A los diferentes sectores del pueblo, a los militantes de las diferentes organizaciones a denunciar desde el anonimato al siguiente correo electrónico justiciapopular32@hotmail.com a todo militar, policía, golpeador, colaborador, entregador, torturador, oreja, espía, traidor que conozcan que haya cometido delitos contra el pueblo en este proceso de lucha, proporcionando sus datos y ubicación. El pueblo tiene el derecho de recurrir a las diferentes formas de autodefensa, como fue la acción de nuestros comandos urbanos en la ciudad de Oaxaca, que aunque lo nieguen los funcionarios el pueblo sabe perfectamente que fue de nuestra autoría.

Seguimos insistiendo cuanto sea necesario desde nuestra trinchera y forma de lucha en la exigencia de la presentación con vida de nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez detenidos-desaparecidos desde el 25 de mayo. Podrán curarse en salud, darse golpes de pecho, rasgarse las vestiduras, recurrir al detector de mentiras, jurar ante el mismo Carrera Rivera no tenerlos en las cárceles oficiales o en instalaciones militares, pero los únicos responsables y autores materiales e intelectuales de la detención-desaparición de nuestros compañeros es el gobierno de URO, Calderón y la cúpula castrense. Parafraseando a los compañeros del Regional del Valle de México insistimos en la pregunta de ¿Qué tenemos qué hacer o hasta dónde hay que llegar para que los presenten con vida?, ustedes son los de la violencia institucional, nosotros estamos en la legítima autodefensa. Ustedes los del gobierno son los asesinos, los criminales, nosotros sólo respondemos a la agresión.


¡EXIGMOS LA PRESENTACIÓN CON VIDA DE TODOS LOS DETENIDOS-DESAPARECIDOS DEL PAIS!
¡A EXIGIR LA LIBERTAD DE TODOS LOS PRESOS POLITICOS DEL PAIS!
¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡POR LA REVOLUCION SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!
COMITÉ ESTATAL
DEL
PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO
PDPR
COMANDANCIA MILITAR DE ZONA
DEL
EJERCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
EPR

Año 43
Oaxaca de Juárez, a 3 de agosto de 2007.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS