Puebla de Zaragoza, 7 de agosto de 2007
Fecha: 2007 08 07
Grupo: Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario
País: Mexico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


AL PUEBLO DE MEXICO
AL PUEBLO DE PUEBLA
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NACIONALES E INTERNACIONALES
A LOS ORGANISMOS NO GUBERNAMENTALES DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS
¡HERMANAS, HERMANOS CAMARADAS!


Desde el 25 de mayo en que fueron detenidos-desaparecidos nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, a la fecha, el gobierno federal y del estado de Oaxaca continúan negando la presentación de nuestros compañeros, muy a pesar de que las evidencias muestran lo contrario, ¡sí los tienen! y es una actitud hipócrita el estar simulando su búsqueda, apostando a una táctica dilatoria para generar condiciones que cubran estos delitos de lesa humanidad.

Las detenciones-desapariciones son la nueva realidad del país, la política represiva que está enarbolando el gobierno de Calderón, en estas mismas fechas fueron detenidos-desaparecidos los maestros de Guerrero y a los ocho días aproximadamente un activista del Molino de las Flores, hechos que no pueden ser coincidencia, ni casualidades, mucho menos ser aceptada como un hecho aislado y menor.

Los oídos sordos de las autoridades ante la exigencia de organizaciones políticas, organismos defensores de los derechos humanos nacionales e internacionales, personalidades y pueblo inconforme por éste y los nuevos crímenes de Estado, perpetrados por el gobierno de Felipe Calderón, demuestra que el pueblo no se equivocó al negarle el voto y más tarde repudiarlo por el fraude que realizaron para imponerlo en el lugar que hoy usurpa. De ahí que su debilidad popular trate de compensarla con el despliegue de fuerza y la represión realizada por los
cuerpos policiaco-militares.

Los resultados de la militarización del país han traído como consecuencia el aumento de las violaciones de las garantías individuales y los derechos humanos de los mexicanos, no se trata del argumento pueril de sostener que el ejército y la policía no estén preparados y actúen con un “exceso de fuerza”, se trata de la posición política e ideológica de quienes están al frente del Estado mexicano que se conciben omnipotentes y se asumen autoritariamente como en cualquier dictadura.

La historia nos enseña que no es con la bota militar como se solucionan los problemas que vive el país, éstos sólo se resuelven con cambios radicales, profundos y con la participación de todo el pueblo, mismos que no llegarán con la lucha electoral y parlamentaria como única y valida forma de lucha, la cual está demostrando en estos momentos un gran descrédito y con muchas limitantes para que sea precursora de las transformaciones que la mayoría del pueblo reclama, convirtiéndose sólo en un medio en donde grandes empresarios, caciques de todo tipo y políticos de oficio se disputan sin pudor alguno los espacios en función de sus intereses y las grandes ganancias económicas que representan el ser “comisionado” popular o funcionario.

Oaxaca es el ejemplo más ilustrativo. El cacique y el tirano de Ulises Ruiz ya cuenta, desde su perspectiva, con el blindaje parlamentario que le lave la cara y las manos ensangrentadas para que continúe impunemente reprimiendo, aduciendo una legalidad que nunca ha tenido y ahora la continúa cuestionando el abstencionismo del más del 70 por ciento y un carro completo que ni los propios priístas se la creen. Esto demuestra que el pueblo no cree en las elecciones burguesas por un lado, por otro, que no tiene la más mínima confianza en los partidos políticos oficiales. ¿Quién fue el triunfador en estos comicios? Fue el pueblo que se abstuvo de participar en la farsa electoral. En síntesis esto refleja la caducidad de la lucha electoral como forma única de lucha patentada por un Estado oligárquico.

La libertad y el indulto al general Mario Acosta Chaparro es la confirmación de la impunidad de que gozan los genocidas y represores más sanguinarios desde el Estado y en especial en este momento del gobierno de Calderón, se trata de una continuación de las prácticas del viejo y represor priísmo. Con ello el PAN ha dado pasos acelerados a la vigencia y a la activación de los escuadrones de la muerte. Hoy la derecha yunquista se propone, a través de este método fascista, sostenerse en el poder tratando de detener los procesos sociales.

En nuestro estado los actuales gobernantes siguen con su indiferencia con respecto a lo que acontece en el resto de la República, ya que continúan con el nombramiento de los candidatos a elección "popular" de manera antidemocrática, demostrando que se privilegian los intereses de una oligarquía rancia que sólo ven en cada proceso electoral una forma más de inversión económica que habrán de recuperar con creces cuando sus gallos queden electos primero como candidatos y luego como flamantes “representantes “ populares, que importa si esta “selección” contraviene las necesidades y demandas del pueblo una vez más como siempre lo han hecho, omiten intencionalmente que los de abajo ya están hartos de tanta imposición.

La opresión y represión de este gobierno no han podido borrar de la memoria del pueblo su carácter de pederasta, violador de los derechos humanos y verdugo de los periodistas y de los defensores de las causas populares. El gobierno de Puebla esta encabezado por un inepto, como lo demuestra el endeudamiento actual de nuestro estado, quien además pretende regalar a empresarios mil hectáreas que fueron expropiadas a sus verdaderos dueños (los campesinos de Oriental) pagándoselas al precio irrisorio de un peso por metro cuadrado. Hacer de la mentira un recurso que lo exculpe de sus responsabilidades, como sucedió en el caso de la reciente desgracia humana en las sierra poblana, donde pierden la vida 33 indígenas; tragedia que pudo evitarse y que insensatamente balbucea que él no puede controlar a la naturaleza, tratando eludir su responsabilidad; con sus declaraciones no se resuelve el problema de la marginación y el olvido en que se encuentran los pueblos apartados en nuestro estado.

La militarización sigue estando presente en la vida de nuestro estado, el recurrir a los retenes policiales en el interior de las ciudades más importantes, así como en las entradas y salidas de nuestro estado tiene como objetivo atemorizar y acostumbrar a la población en general a la presencia de los cuerpos represores; además, tratan de detener las protestas y críticas hacia el pederasta mayor y su gobierno, dejando las manos libres a los verdaderos delincuentes de toda ralea que en asociación con él gozan de todas las garantías que les proporciona el actual gobierno, ahí tenemos el caso de los pederastas que son protegidos por Mario Marín y su gabinete, por mencionar un caso del dominio público.

Los crímenes desde el Estado siguen impunes, como es el caso del reprobable asesinato cometido en contra de la abogada y defensora de los derechos humanos Griselda Tirado Evangelio, el hostigamiento a la periodista Lidia Cacho, el acoso policiaco permanente a los defensores de los derechos humanos y a las organizaciones estudiantiles y populares que no son gratas para el “precioso” y el séquito de empresarios que lo sostienen para que estos mismos sigan enriqueciéndose mediante la explotación de la mano de obra del pueblo trabajador poblano, sobre todo aquellos vinculados a las maquiladoras.

La afinidad, conveniencias y aficiones entre tiranos, sanguinarios fascistas, yunquistas retrógradas y corruptores, es una sola: la ambición mezquina que los une por el poder tiene que ver con la ideología clasista de Calderón, Ulises y Marín.

Ante el presente panorama como pueblo explotado debemos de organizarnos; la razón y motivación de todo trabajador debe ser la unidad de clase, es decir la unidad popular para lograr la transformación que el pueblo históricamente ha reclamado.

El detener en lo inmediato la guerra sucia y de baja intensidad, significa en estos momentos luchar por la presentación con vida de todos los detenidos-desaparecidos políticos, por la libertad de todos los presos políticos y de conciencia.

Es necesaria la autodefensa armada de las masas e implementar todas las formas de lucha para lograr nuestras demandas más sentidas, entendiendo estas tareas como la necesidad imprescindible en este momento histórico y que nadie de la izquierda debe eludir.

Ante la cerrazón del gobierno de presentar con vida a nuestros compañeros, insistimos, y no dejaremos de hacerlo por diferentes medios, exigiendo la presentación con vida de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

¡NO PERMITAMOS QUE HAYA MÁS DESAPARECIDOS POR RAZONES POLÍTICAS EN MÉXICO!
¡LIBERTAD A TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS Y DE CONCIENCIA DEL PAÍS!

¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡POR LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!

COMITÉ ESTATAL
DEL
PARTIDO DEMOCRÁTICO POPULAR REVOLUCIONARIO
PDPR

COMANDANCIA MILITAR DE ZONA
DEL
EJÉRCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
EPR
Año 43.

Puebla de Zaragoza, a 7 de agosto de 2007

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS