República Mexicana, 18 de septiembre de 2007
Fecha: 2007 09 18
Grupo: Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario
País: Mexico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


AL PUEBLO DE MEXICO
A LOS PUEBLOS DEL MUNDO
A LOS ORGANISMOS NO GUBERNAMENTALES DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS
A LAS ORGANIZACIONES SOCIALES, POLÍTICAS Y REVOLUCIONARIAS
¡HERMANAS, HERMANOS, CAMARADAS!


Una vez que en los primeros días de junio dimos a conocer oficialmente la detención- desaparición de nuestros compañeros, organizaciones de derechos humanos, intelectuales, luchadores sociales, académicos, hombres y mujeres del ámbito cultural y educativo, organizaciones políticas y sociales independientes, ciudadanos progresistas, periodistas honestos y analistas políticos a nivel nacional e internacional se pronunciaron por la presentación con vida de los detenidos-desaparecidos y condenaron unánimemente este crimen de lesa humanidad. Al mismo tiempo que nuestros Comités Estatales y Comandancias de Zona se pronunciaron también haciendo la denuncia sin amagos de ningún tipo.

Y la respuesta fue y sigue siendo, la amenaza abierta y velada contra todos los que se solidarizan de alguna manera contra esta atrocidad, haciendo escarnio y burla de quienes con toda legalidad le exigen a este gobierno que se dice democrático, cumpla (por lo menos) con las leyes constitucionales que amparan nuestras garantías individuales como ciudadanos mexicanos que somos; y la persistente negación primero no oficial filtrando a algunos periodistas de plumas estas sí oficiales, que no habían sido aprehendidos por el ejército y después por algunos funcionarios y el silencio cómplice de Usted Señor Calderón.

Por lo que resultan extremadamente cínicas e insultantes las palabras que desde la India pronunció sin cansarse de repetirlas como estribillo: “...En el México democrático de hoy, no hay lugar para estos actos criminales; las causas se defienden en el campo de las ideas, de las instituciones; se defienden dentro del marco de la ley, no destruyendo el patrimonio que con tanto esfuerzo hemos construido los mexicanos. [...] Quienes atentan contra la seguridad de los mexicanos bajo cualquier pretexto, atentan contra la democracia y contra México. [...] hago un llamado a los representantes de los poderes Legislativo y Judicial, a partidos, políticos, organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación y a todos los mexicanos para que unan fuerzas y condenen estos actos delictivos que dañan la vida y el patrimonio de todos. [...] Por supuesto que actuaremos con energía en contra de los responsables y no descansaremos hasta encontrarlos y llevarlos a la justicia”. Anunciando un recrudecimiento de la represión en nuestro país contra quienes opinen a favor de los derechos humanos que tienen los luchadores sociales y se pronuncien por la presentación de nuestros compañeros.

Palabras a las cuales respondemos con las siguientes precisiones:

En el México de hoy, aún no existe la democracia desde el momento en que hay lugar para actos criminales tales como la desaparición forzada realizada por las fuerzas de seguridad de la federación en las personas de nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, a quienes tienen secuestrados y torturándolos en instalaciones del Campo Militar No. 1.

Desde el momento en que aún siguen desaparecidas las víctimas del priísmo de los años setenta y ochenta y del panismo del sexenio de Vicente Fox y del gobierno actual, impidiendo de facto la defensa de las causas en el campo de las ideas y de las instituciones, dentro del marco de la ley, como supuestamente usted pregona y alardea.

Para la mayoría de nuestro pueblo no existe la democracia en México, desde el momento, en que quienes atentan contra la seguridad de los mexicanos, Sr. Felipe Calderón Hinojosa, son quienes bajo sus órdenes como Jefe supremo del Ejército mexicano, han realizado torturas físicas y psíquicas, violaciones a hombres y mujeres, detenciones arbitrarias y asesinatos en Atenco, Oaxaca, Zongolica, Ver. y Chiapas, bajo cualquier pretexto. Desde el momento, en que su gobierno no sólo no condena este tipo de actos sino los promueve al criminalizar la lucha social y proponer una reforma judicial que viola flagrantemente los Derechos Humanos que supuestamente está comprometido ante Organismos Internacionales a proteger. Desde el momento, en que convoca a “los representantes de los poderes Legislativo y Judicial, a partidos, políticos, organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación y a todos los mexicanos para que unan fuerzas y condenen estos actos delictivos”.

Tampoco existe desde el momento en que caricaturizando a su jefe supremo George Bush, exige una definición para condenar nuestro accionar político militar, y no convoca a repudiar las desapariciones forzadas que está realizando su gobierno ni la criminalización de la lucha social, ni la desigualdad, la explotación, la discriminación y la miseria en que estamos sumidos más de 14 millones de mexicanos, cifra manejada por usted, en realidad 78 millones.

Demagógico resulta afirmar que destruimos el patrimonio que tanto les ha costado a los mexicanos, en efecto, nos costó al pueblo de México bajo la presidencia del General Lázaro Cárdenas costear la expropiación pagando hasta con la venta de las aves de corral, pero hoy, esta riqueza energética está en manos de los monopolios nacionales y trasnacionales de manera encubierta con los famosos pidiriegas.

A los que insinúan que con nuestras acciones de autodefensa podríamos provocar la privatización, les decimos que es lamentable que teniendo una conciencia de lucha contra la injusticia se equivoquen concretamente en este punto.

Nosotros no destruimos nada, quienes destruyen el país es la cúpula gobernante, quienes pugnan por reformas cada vez más prooligarcas que van definiendo el carácter fascista de su régimen.

El burro hablando de orejas, quien carece de legitimidad para estar en la presidencia de la República no tiene derecho a convocar a nada ni a nadie en nombre de la ley y la democracia que están siendo quebrantadas en cada acto público que realiza.

A la Ciudadana Ruth Zavaleta, queremos decirle que la lucha dentro de los cauces legales, desde siempre ha tenido un alto costo político con la existencia de más de quinientos presos políticos y de conciencia, cientos de detenidos-desaparecidos desde los años sesenta hasta nuestros días, innumerables asesinatos de activistas políticos, revise la historia de su partido y de la lucha social en el país y encontrará que el costo para su partido es de más de 600 perredistas asesinados sólo en el sexenio de Carlos Salinas.

Sin que usted y los representantes hagan algo efectivo para que no se sigan cometiendo estos crímenes desde el estado que hacen posible que algunos de ustedes usufructúen las migajas que les brinda el estado. Y hoy, presos políticos y de conciencia con sentencias hasta de 67 años y medio en penales de máxima seguridad, rehenes inocentes como forma de chantaje político, más víctimas de la desaparición forzada delito de lesa humanidad, nuevos asesinatos y despojos de tierra como el caso de indígenas desalojados de su tierra para dar cabida a verdaderos depredadores, en pocas palabras los cauces legales dan lugar a una mayor vulnerabilidad de quienes desarrollan la lucha social dentro de estos, sin que por ello deba dejar de realizarse, pues somos partidarios de desarrollar todas las formas de lucha que surjan de la creatividad de nuestro pueblo, complementándolas con la lucha armada popular revolucionaria, misma que en 1810 nos diera Patria y Libertad y 100 años después, nuevamente otra lucha armada revolucionaria que se brincara los cauces legales diera lugar al México contemporáneo.

Por lo que aseverar que “ninguna solución a los problemas del país vendrá de los grupos radicales armados” es poco reflexivo, para no decir más, ya que como parte del pueblo no solo hemos contribuido a su solución sino que nuestra existencia, y nos referimos a la existencia de los grupos guerrilleros de décadas pasadas como lo han sido el Partido de los Pobres, La Asociación Cívica Nacional Revolucionaria, La Liga Comunista 23 de Septiembre, Las Fuerzas Revolucionarias Armadas del Pueblo, el Partido Proletario Unido de América, el Movimiento de Acción Revolucionaria... diría usted “grupos radicales armados”, han dado lugar con todas las organizaciones legales a que el Estado Mexicano con los priístas como gobierno, realizara la “apertura democrática” en los setenta, la reforma electoral en los ochenta, que dieron lugar a que pudieran entrar en los cauces legales partidos como el PCM antes proscrito y surgieran nuevos partidos que con el tiempo se acrisolarían en lo que es ahora el partido al cual usted pertenece.

Desde el actual gobierno “legal pero no legítimo”, algunos perredistas acostumbrados a desviarse de lo esencial: las causas que provocan el accionar revolucionario, se desgarran las vestiduras defendiendo una “legalidad” trastocada por un fraude que en palabras reclaman pero que con hechos convalidan.

A quienes exigen reforzar el sistema de inteligencia les decimos: lo que habrían de reforzar es el sistema social de salud con la derogación de la “nueva” Ley del ISSSTE y la ya no tan nueva Ley del Seguro Social, lo que habrían de reforzar es una verdadera reforma fiscal y legislar para que exista un pago justo de impuestos de los que más tienen, es decir de la oligarquía mexicana y extranjera que opera en nuestro país expoliando y explotando al pueblo mexicano, lo que habrían que reforzar es la legislación de leyes que protejan los intereses del pueblo y reforzar lo principios de equidad, democracia, justicia y Dignidad (con mayúscula) en beneficio de quienes dicen representar.

No es “reforzando” el sistema de inteligencia como este gobierno puede “garantizar” la integridad de las instalaciones estratégicas de la Nación, sino con:

1. La presentación con vida y en libertad de nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez.

2. La presentación con vida y en libertad de Todas las víctimas de la desaparición forzada, delito de lesa humanidad.

3. La libertad inmediata de TODOS los presos políticos y de conciencia del país.

4. La descriminalización de la protesta y lucha social.

5. La inmediata suspensión de hostigamientos, amenazas, detenciones y asesinatos contra los defensores de los Derechos Humanos.

6. El respeto irrestricto de los Derechos Humanos de todos los luchadores sociales, defensores de los derechos Humanos y del pueblo de México.

7. El término de la impunidad con la detención y sentencia de todos los autores intelectuales y materiales de las torturas físicas y psicológicas, violaciones a mujeres y hombres, agresiones hacia los pueblos de Atenco, indígenas de Chiapas, Oaxaca, Guerrero y del país, así como a los integrantes de todas las organizaciones sociales y políticas populares que luchan por la justicia, la igualdad, la democracia y la Dignidad del pueblo mexicano.

8. Con la suspensión inmediata de la política neoliberal que tanto daño ha causado a los pobladores de campos y ciudades.

9. El retiro de nuestro país del TLCAN, del PPP, del ASPAN o en su defecto la revisión de los mismos bajo términos de igualdad y justicia social.

10. La promulgación de Leyes que protejan y garanticen la distribución equitativa de la riqueza en el país.

11. La desmilitarización del país y el desmantelamiento de los grupos paramilitares con los cuales se desarrolla la guerra sucia.

Movería a risa de no estar de por medio la vida de los detenidos desaparecidos, las declaraciones de funcionarios y secretarios de Estado en contra de nuestras acciones de autodefensa, mismas que han sido realizadas desde y por el pueblo organizado, con nuestros propios medios y capacidades y no como intentan hacer creer los hombres del gobierno y alguno que otro analista que tiene como fuente los aparatos de inteligencia. Jamás hemos recibido asesoría ni financiamiento del extranjero, la Revolución en México la estamos haciendo los mexicanos, suponer lo contrario es subestimar las capacidades, iniciativa y creatividad de nuestro pueblo y por ende de los revolucionarios y nuestro partido.

A quienes menosprecian nuestra capacidad les decimos no estamos manejados por la CIA, ni por Al Qaeda, ni sogmos parte de los grupos de poder que están dentro del Estado, lamentamos sinceramente que les asalten esos temores. La verdad es que somos una expresión de la lucha de clases que se desarrolla en el país, en la que participan diferentes sectores de nuestro pueblo, desde los que tienen los pies agrietados de tanto caminar descalzos, los que a pesar de su hambre comparten un taco, los que dentro de su reducida vivienda nos dan cobijo, hasta con los que con su apoyo moral han hecho posible la realización de estas acciones político militares de autodefensa. ¿Cabremos esos 78 millones de pobres en sus cárceles de máxima seguridad, Sr. Calderón?

Ni cien milicianos, ni una familia, ni diez mil simpatizantes, es sencillamente un pueblo que se defiende de las continuas y constantes agresiones con sus propios medios a pesar de la incredulidad de quienes no quieren ver la realidad.

Una vez más, con toda paciencia y prudencia volvemos a insistir: presenten a nuestros compañeros Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez vivos y libres, sólo así se suspenderá la Campaña que hemos iniciado por su presentación. Al gobernador de Oaxaca Ulises Ruiz Ortiz, corresponde decir a quienes y en qué condiciones entregaron a nuestros compañeros, porque ahora sabemos que existe una grabación que corrobora su detención y entrega a las fuerzas federales.


¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!
¡A EXIGIR LA LIBERTAD DE TODOS LOS PRESOS POLITICOS Y DE CONCIENCIA DEL
PAIS!
¡POR LA PRESENTACION DE TODOS LOS DETENIDOS DESAPARECIDOS!

¡POR LA REVOLUCION SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!

COMITÉ CENTRAL
DEL
PARTIDO DEMOCRÁTICO POPULAR REVOLUCIONARIO.
PDPR
COMANDANCIA GENERAL
DEL
EJÉRCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
CG-EPR

Año 43
República Mexicana, a 18 de septiembre de 2007.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS