Insurrección, Nº 151
Fecha: 2009 02 09
Grupo: Ejército de Liberación Nacional (ELN)
País: Colombia
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Descargar Archivo
INSURRECCION_151.pdf


REVISTA INSURRECCIÓN Nº 151
____________________________________________________________________________________________________

NOTA EDITORIAL

Por estos día cuando va llegando la mitad del mes de Febrero, se siente en los hombres y mujeres del ELN, un sentimiento que se extiende en la vida y el tiempo, colocando en presente la figura de tres dirigentes populares y comandantes guerrilleros: Camilo Torres Restrepo, Manuel Pérez Martínez y Oscar Santos.

Sabemos que ese sentimiento, lo viven otros hombres y mujeres en Colombia y otras partes del mundo, hasta donde llegaron sus mensajes en cantos de lucha, rebeldía y esperanza.

A esos tres baluartes de la gesta revolucionaria y parte importante de nuestros maestros, dedicamos buena parte de las siguientes reflexiones.
____________________________________________________________________________________________________

CAMILO, SÍMBOLO DE LUCHA POPULAR Y GUERRILLERA

Fragmento de un libro inédito del Comandante Nicolás Rodríguez, que muestra una facetas de asimilación en el ELN la dolorosa caída del Sacerdote Guerrillero.

“Hoy continuamos la cátedra de Camilo con lecturas de sus mensajes y discursos. Manuel Vázquez hace énfasis en aspectos de la vida de Camilo que nos llamaban la atención. Por ejemplo, que su vida no fue ajena a las comodidades, y pese a eso se decidió a luchar junto a los pobres.

Aprendimos a valorar el temple de Camilo, cuando realizó la gira por todo el país construyendo el Frente Unido, donde hizo un llamamiento al pueblo para que se vinculara a la lucha revolucionaria, fue un llamamiento muy franco, a la organización, al levantamiento, a la rebeldía. Eso tuvo mucho impacto, pues Camilo dijo que no había ningún conflicto en el hecho de ser cristiano y a la vez revolucionario, y que los pobres tenemos el legítimo derecho a defendernos de una guerra impuesta por la oligarquía.

Manuel destaca el hecho de que Camilo hubiera sido capaz de ser un sacerdote diferente, que no hubiese sido ese cura contemplativo dedicado solo a rezar o a esperar que Dios lo decidiera todo. Que de otro lado, Camilo asumió un respeto por la religiosidad del pueblo, mientras que la jerarquía de la iglesia lo tildó de loco, poseído por el demonio y le dijeron bandolero por haberse incorporado a las guerrillas.

Pero lo más importante, para nosotros, es que Camilo hizo un llamado a la lucha revolucionaria, donde a la vez decía que el pueblo esperaba que los jefes, con su ejemplo, dieran la voz de combate. Todo está claro, Camilo lo dijo, no para los otros jefes, sino porque él mismo se sentía un líder popular y el pueblo lo identificó así.

Manuel concluye su cátedra diciendo que Camilo es uno de los grandes símbolos de la revolución y para el ELN, es muy importante que Camilo sea el símbolo que se afiance en nosotros, porque en él encontramos un ejemplo auténtico de los valores que todo revolucionario debe tener.

Hoy en nosotros queda esa estela, de los que se van, sin haberse ido. Ahora todos los hombres nos parecen importantes, pero mucho más importantes, los que nos hacen falta cuando ya no están”.

A 80 años de su natalicio y a 43 años de su caída en combate en este suelo que lo vio erigirse como el más grande dirigente popular de su tiempo, unimos nuestro sentimiento al de miles de hombres y mujeres, que en Colombia y otros países del mundo, vemos en Camilo un símbolo imperecedero de la lucha popular y revolucionaria del continente.

De su acervo revolucionario resaltamos hoy la urgencia de un verdadero liderazgo que convoque al pueblo para la lucha por sus intereses. Esta urgencia es notoria porque es una deuda de la izquierda armada y no armada de Colombia donde, por desgracia, pesan más las mezquindades sectarias y las luchas intestinas, que el esfuerzo por defender los verdaderos intereses del pueblo y la nación, quienes son sacrificados por el más sanguinario terrorismo de estado, y golpeados por notorios desaciertos de quienes agitamos las banderas de lucha por el pueblo.
____________________________________________________________________________________________________

DOS REVOLUCIONARIOS DE VERDAD

Manuel Pérez era sacerdote obrero en España, el impacto de Camilo Torres traspasó las fronteras y llegó a Europa, ese eco lo llevó junto a otros sacerdotes a mirar a Colombia como su lugar de destino para seguir su lucha por los pobres del mundo, entre tanto Oscar Santos era estudiante de ingeniería en Colombia, a los dos los unía su sensibilidad por la justicia y esa fuerza, como hilo conductor, terminó haciendo que sus vidas terminaran en las filas del ELN.

Se conocieron comenzando la década de los 80, para entonces, Manuel había pasado un cúmulo apreciable de experiencias guerrilleras, pero sobre todo las pruebas más duras de su vida.

Había sentido la muerte muy cerca y se estremeció con la muerte de dos de sus compañeros con quienes ingresó al ELN, los sacerdotes José Antonio Giménez Comín, y Domingo Laín con quienes viajó desde España a buscar las filas guerrilleras.

Entre tanto Oscar venía de ser dirigente estudiantil y conductor de la estructura urbana del ELN en Bucaramanga, la capital del departamento de Santander, de donde era oriundo.

Al ser descubierto por la inteligencia enemiga, como líder insurgente, pasa a la clandestinidad y se vincula a las guerrillas rurales.

Discuten largamente, eran tiempos difíciles para el ELN que se proponía superar dificultades internas para jugársela por la organización de las amplias masas urbanas. Mientras para Manuel su prioridad era ese salto del ELN, para Oscar que también lo era, sentía que le era indispensable en su condición personal, ganar la experiencia como guerrillero rural.

Así comenzó lo que sería una profunda amistad al calor del trabajo popular campesino, el estudio de la teoría revolucionaria, la comprensión de la realidad del país, el mundo, y hacer que el ELN trascendiera de sus particularidades internas, a jalonar una corriente política de masas en las ciudades colombianas.

Los años fueron pasando y estos dos dirigentes guerrilleros llegaron a ocupar los más altos cargos en el ELN, ganando ante sus bases y ante importantes sectores populares, alto reconocimiento como dirigentes guerrilleros.

Manuel, primer comandante del ELN, muere el 14 de Febrero de 1998, luego de una penosa enfermedad después de recibir atención especializada en el exterior.

8 años después, el 11 de Febrero de 2006, Oscar moría abatido por un cáncer que hizo imposible salvarle la vida, aun cuando contó con toda la asistencia médica necesaria.

Sus enseñanzas y su ejemplo, ha sido de mucha importancia, para quienes compartimos con ellos los espacios de trabajo en las bases y conducción del ELN.

Con ellos como parte de nuestros referentes, con el esfuerzo colectivo y el apoyo popular, hemos avanzado nuevas jornadas para gritarles un PRESENTE en este nuevo aniversario de su partida.

A los cristianos convencidos que el amor al prójimo se materializa en la lucha popular, asumiendo los peligros que eso implica, les decimos nuevamente con la voz de Manuel, que los espacios en el ELN están abiertos para continuar.

A los estudiantes que como Oscar Santos, se disponen a participar en la lucha revolucionaria colombiana, les manifestamos que las banderas que él empuñó están flameando y no seremos inferiores a sus enseñanzas.

A todos los hombres y mujeres de Colombia y otros países del mundo, les decimos, en este homenaje a los caídos, que en medio de la más sanguinaria arremetida de la extrema derecha empotrada en el gobierno uribista, seguiremos luchando y resistiendo porque siguen siendo válidos los ideales libertarios y de justicia social por los que ellos lucharon.

De Manuel traemos al presente, su tesis de Humanizar la guerra.

Lo impactaba el desbordamiento que tomaba el conflicto social y armado para la década de los 90 en Colombia y planteó la urgencia de que las partes respetáramos el Derecho Internacional Humanitario y los Derechos Humanos, De igual manera se pronunció enfáticamente, haciendo un llamado a la izquierda colombiana, para hacer valer el Respeto a la Palabra, como parte de los valores revolucionarios.

Porque la vigencia de su pensamiento es del presente, el ELN se esfuerza hoy por cualificar su fuerza encarnando los valores del pueblo, al tiempo que nos la jugamos por aportar en la conducción de las luchas populares, porque esa es parte esencial y razón de ser de la acción revolucionaria.
____________________________________________________________________________________________________

EL ABSURDO CONFLICTO EN ARAUCA

En otras oportunidades, hemos planteado públicamente, nuestra posición sobre el absurdo conflicto que enfrenta a las FARC y al ELN en Arauca, hoy declaramos:

1- Hemos reiterado públicamente y de manera particular al Secretariado de las FARC, la urgencia de buscar una salida al enfrentamiento fratricida, que las dos fuerzas guerrilleras padecen en el departamento de Arauca.

2- Esa absurda confrontación, ha traspasado todos los límites, causando graves daños a las dos organizaciones y principalmente al pueblo araucano, dándose en ella extremos utilizados por las dos fuerzas, que se han salido de las manos de la conducción estratégica de las FARC y del ELN.

3- Pese a ello, aliarse con el enemigo, así sea en un acto, por muy graves que sean las situaciones que se presenten, no es una conducta propia de los revolucionarios y la opinión nacional e internacional puede tener la seguridad que la Conducción Nacional del ELN, no orienta ni permite estos absurdos procedimientos.

4- Dentro de este contexto y por fuera de la política nacional del ELN, ex integrantes e integrantes del ELN en ese departamento, coordinaron con el ejército gubernamental, algunas actividades contra las FARC.

5- Este hecho aberrante y vergonzoso, una vez fue de nuestro conocimiento lo condenamos con toda energía, ha tenido un primer tratamiento disciplinario con los implicados y sigue su curso conforme a nuestros códigos y reglamentos.

6- Llamamos de nuevo al Secretariado de las FARC para que usemos los mecanismos existentes, que nos permitan acordar un final definitivo a esta fratricida confrontación de la que ya hemos dicho, el único beneficiado es el enemigo.

Febrero de 2009

Montañas de Colombia

Comando Central ELN
____________________________________________________________________________________________________

AFGANISTAN: UNA GUERRA DE LIBERACION NACIONAL

Los soldaditos colombianos se van a realizar labores humanitarias a Afganistán. Por acuerdo con el gobierno de España, según las noticias, ya en Marzo estos soldados van a cuidar que los reales soldados españoles, no caigan en minas antipersonales, en sus faenas de invasión, esta vez en Afganistán.

Es bueno dejar claro que los soldados colombianos enviados por el gobierno de Álvaro Uribe, van a un lugar del mundo, invadido, bombardeado y agredido por las principales potencias del mundo, en cabeza de los Estados Unidos.

Es decir, van a participar en una guerra de agresión imperialista, en una guerra contra un pueblo mucho más pobre que el colombiano, donde por razones geopolíticas y como producto de su historia, fue convertido en objetivo imperial. Ya nos habíamos referido a eso en varias Insurrecciones.

Resistencia

Es muy compleja la composición de la resistencia afgana. Está constituida por una cantidad de grupos islámicos, que van desde los mas fundamentalistas a los más moderados, que las agencias de noticias llaman talibanes (realmente talibán significa estudiante), desde los más independientes y patriotas hasta los vinculados a estructuras internacionales o sumados a estrategias regionales con base en Arabia Saudita, Pakistán o Irán, desde los más reaccionarios hasta los más avanzados. Además grupos patriotas afganos, no confesionales, con planteamientos progresistas y de calado social. Al mismo tiempo Señores de la guerra, patriotas de las tribus, que se han venido convenciendo de la necesidad de la soberanía, en medio de los crímenes de las tropas invasoras.

Los une un solo objetivo: expulsar al invasor. La guerra en Afganistán es por la Liberación Nacional.

La historia de este pueblo está llena de héroes y gestas libertarias. En solo siglo XX, lucharon contra el imperio británico y contra los soldados soviéticos que vinieron con la justificación de apoyar al gobierno legitimo, atacado por una alianza financiada por los EEUU y Pakistán. Todos los invasores fueron derrotados.

En los últimos meses las acciones de la resistencia afgana van creciendo. En un país donde pesan demasiado las raíces étnicas-tribales tradicionales principales: pastunes, tayikos y hazaras, contra el invasor se unen en los objetivos de liberación nacional.

Son diarias las bajas a las tropas de la coalición y de los Estados Unidos. Al mismo tiempo siguen muriendo civiles inocentes asesinados por los bombardeos indiscriminados de los aviones yanquis.

La agresión

Para finales del 2008, había 50.000 soldados invasores en Afganistán, de ellos 36.000 yanquis.

A partir del inicio de la Operación Libertad duradera, en el 2001, Afganistán ha retomado su liderazgo en la producción del opio: 80% del total mundial.
Es una de las principales consecuencias de la venganza yanqui a los atentados inolvidables de las Torres Gemelas en el 2001. Y de Al Qaeda y su líder misterioso, nada.

El flamante Emperador Obama en su campaña hablo de ampliar el numero de soldados invasores y la propuesta es de llegar a 50.000. En los días venideros vendrá la decisión.

Viene a la memoria un articulo publicado en el periódico Diagonal de España, sobre la complicidad de Human Rights Watch con la invasión a Afganistán, donde Michael Moseley, Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, en declaraciones afirma: "Se ha solicitado a los comandantes de la guerra aérea que obtengan la aprobación del secretario de Defensa Ronald Rumsfeld, si se prevé que el ataque puede tener mas de 30 bajas civiles" Si eran menos no se requería permiso!!

Valdría la pena preguntarle a Gates el relevo de Rumsfeld o a Barack Obama el relevo de Bush, si esta directriz asesina y violatoria de todos los convenios internacionales sigue vigente. La muerte de un civil afgano en un bombardeo de agresión es condenable por la comunidad internacional.

Los soldados colombianos no deben participar en esta carnicería imperial. No deben poner otra mancha más a su bandera.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS