Informe de la Comisión Política al IV Pleno del C. C. del PCS
Fecha: 1971 01 01
Grupo: Partido Comunista de El Salvador (PCS)
País: El Salvador
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


INFORME DE LA COMISIÓN POLÍTICA AL IV PLENO DEL C.C. DEL PCS

EN TORNO A LA SITUACION ECONOMICA ACTUAL DEL PAIS

Las consecuencias que en el terreno económico dejó a nuestro país el conflicto armado con Honduras al entorpecerse el Mercado Común Centroamericano y romperse el comercio entre El Salvador y Honduras, pudieron ser evitadas con la considerable alza en los precios del café y los créditos externos e internos controlados por el gobierno. En virtud de ello pudo ser detenida la inminente crisis que se atisbaba en los días posteriores a la guerra y mantenerse en 1970 un leve ascenso econ6mico de 2% aunque muy por debajo del aumento de la población (56%).

Hoy, al comenzar 1971 se presenta ante las clases trabajadoras del país un panorama confuso e inseguro, al producirse hechos que inciden desde ya en la economía nacional tanto desde el punto de vista interno como externo, determinado esto último por los recientes acontecimientos en relación al Mercado Común Centroamericano.

I- EN LO INTERNO:

Al analizar los resultados de la aplicación de las Leyes promulgadas en el año recién pasado se advierte claramente su contenido, al beneficiar casi exclusivamente a los grandes capitalistas criollos y monopolios extranjeros, mientras el pueblo trabajador recibe únicamente insignificantes ingresos, recayendo sobre sus espaldas las cargas impositivas que la política reformista y demagógica del Gobierno de Sánchez Hernández lleva adelante.

A) En cuanto a la Ley de Riego y Avenamiento puede decirse que el Gobierno tuvo que ceder ante las presiones de un sector de la oligarquía terrateniente, al promulgar una Ley que perdió su sentido original. Inicialmente esta ley fijaba límites máximos y mínimos a la propiedad sobre. la tierra en las zonas en que el estado construiría las obras de riego. El proyecto aprobado solo fija ya esos límites cuando las, obras de riego se realicen con una inversión “ significativa” del Estado y éste emita un decreto legislativo estableciendo un “Distrito de Riego”, mientras la ley abrió a la empresa privada las puertas para hacer del riego un negocio suyo, al establecer que el Estado puede hacerle concesiones hasta por 50 años para el uso de las aguas nacionales, con el fin de que emprenda y administre para su provecho obras de esta clase, en cuyo caso no habrá Distrito de Riego, con licitación de la propiedad, sino “Asociación de Regantes” y no se limitará el tamaño de la propiedad de la tierra.

En la única zona que el gobierno está en capacidad de realizar obras de riego actualmente es en Zapotitan, por cierto la más pequeña, apenas con 4.230 hectáreas de la tierra de la cual una gran parte se encuentra en poder del Estado que ha realizado allí trabajos desde hace varios años, de tal manera que en Zapotitan no habrá expropiación para nadie ya que uno de dos o tres grandes terratenientes de la zona está parcelando propiedades y ese camino seguirán seguramente los otros y el incremento de la producción no será significativo pues se trata de tierras en general húmedas donde ya se vienen obteniendo dos y tres cosechas anuales.
Toda la campaña propagandística realizada por el Gobierno en torno a la Ley de Avenamiento y Riego, gira en torno a ese punto en Zapotitan que por lo ya apuntado, se trata más bien de una campaña demagógica.

Sin embargo, de llevarse a cabo las obras en las demás zonas de riego, se producirá un aumento en la producción agropecuaria, cierto ensanchamiento por ello, del mercado interno y en con secuencia, un gran negocio para la oligarquía salvadoreña.

Si las cosas son así, cabe preguntarse, ?Por qué la oposición de un sector de la oligarquía?

Indudablemente que la Ley tal como fue aprobada no representa gran inconveniente para la oligarquía, todo por el contrario conforme lo hemos visto. La expropiación y fijación de limites a la propiedad sobre la tierra puede ser perfectamente eludida y las razones para su oposición son otras y según se desprende de las declaraciones de sus voceros, la razón está en la concepción, el razonamiento que la Constitución Política se ha hecho para dar la base jurídica a tal ley. Tal concepción y razonamientos ser aplicados hacia otras esferas de la producción y ese precisamente es el objetado. Su mentalidad arcaica y retrógrada les impide concebir a la “propiedad en función social” como lo establece la Constitución Política. Por eso esta Ley ha sido y seguirá siendo fuente de contradicciones entre sectores de la oligarquía y el gobierno de Sánchez Hernández.

B) Ley de Fomento de Industrias de Exportación.
Al amparo de esta Ley se instalarán empresas extranjeras exentas de toda clase de impuestos para las maquinas y materias primas importadas y para las mercancías destinadas en su totalidad a mercados extranjeros, fuera de Centroamérica; así también estarán exentas de toda clase de controles sobre las divisas, pudiendo sacarlas del país en el momento que lo quieran. El Estado por su parte deberá construir carreteras y otros medios de comunicación y transporte para facilitar los operaciones de estas empresas.

Mientras el Gobierno abre las puertas a los monopolios extranjeros para que so establezcan absorbiendo una pequeña parte de mano de obra desocupada y pagando salarios de hambre, al pueblo trabajador se le aplican leyes como la de papel sellado y timbres que afectan su ya precaria situación económica, provocando con ello alza un los artículos de consumo.

C) Ley del Salario Mínimo para los trabajadores del campo.
Debemos señalar que su aplicación quedo a opción de los terratenientes. La experiencia nos señala que así ha sido siempre en el campo ya que no existe organización en el proletariado agrícola que haga valer las tibias medidas que decreta el Gobierno.

Esta Ley busca ampliar la base de apoyo al Gobierno y su partido político y a hacer más difícil nuestro trabajo de organización en ese sector.

Sin embargo no podemos oponer una resistencia a tal decreto. Consideramos que al amparo de él podemos agilizar nuestro trabajo promoviendo a los trabajadores a organizarse aún cuando no esta permitido en el Código de Trabajo, y a exigir su cumplimiento y pedir que se de la alimentación, así como para luchar porque se
cumplan las demás prestaciones a que tienen derecho los trabajadores del campo.

Haciendo un trabajo en ese sentido, el efecto que los promulgadores de esa Ley buscan, puede revertirse para permitirnos impulsar la organización y canalización de la lucha de clases en el campo.

D) 1971 y el Presupuesto estatal.-

El aumento en poco más de 70 millones de colones en el presupuesto para el presente año indudablemente traerá repercusiones en el orden económico, político y social del país.

En primer lugar fijemos la atención en las fuentes para el financiamiento de este presupuesto. Por una parte, los mayores ingresos del Estado se han calculado en base a un supuesto aumento que experimentara la recaudación por el impuesto del café, pues todo indicaba que para este año habría un aumento en los precios, en la cuota e exportación y en la cosecha, pero los cálculos oficiales no resultaron y nos encontramos con una reducción de los precios en el mercado internacional que se teme será inferior en cerca de medio millón de sacos a la cifra prevista; un descenso en la cuota asignada a El Salvador.

Esta complicación pondrá en dificultados al gobierno haciendo difícil el financiamiento del presupuesto.

La otra fuente de financiamiento para el presupuesto está en el aumento de la deuda pública. En empréstitos extranjeros y nacionales, los cálculos ascienden a 55 millones de colones; el resto a través de impuestos, en primer lugar recaudaciones fiscales. Rcsu1tara lógico que al dejar de percibir lo que ha calculado por impuesto del café, al gobierno no le quedará más que aumentar la deuda pública interna y externa e incrementar los impuestos indirectos; tendrá que recurrir a la emisión de bonos y a los préstamos a sus amos.

Notemos que la deuda publica viene aumentando año con año. El cuadro nos muestra esta situación.

DEUDA PUBLICA. en miles de colones (1)
Año Externa.- Interna.- TOTAL

1960 59.0004 50.897 109.901

1965 146.609 58.026 204.635

1969 224.997 94.115 319.112

(1) Tomado de REVISTA MENSUAL. julio 1970. Banco Central de Reserva do El Salvador.- (pág. 4)

Todo esto significa que nuestro país se verá más endeudado en 1971 debido a las necesidades presupuestarias, sumiéndonos más en la dependencia con respecto a las potencias imperialistas.

Para el Gobierno, el aumento del presupuesto es vitalmente necesario ante el periodo electoral que se avecine. Este presupuesto está orientado por un lado a la inversi6n en obras públicas, con una cantidad do 38 millones de colones, dentro de esto lo principal estará orientado hacia la construcción de carreteras como la proyectada en la faja norte del país, paralela a la frontera con Honduras.

Por otro lado estará orientado a las inversiones en la educación con un aumento de 22 millones para la construcción de edificios escolares, financiamiento del plan de educación absorbiendo hasta donde les es conveniente la población estudiantil y preparando los técnicos que el desarrollo de la industria demanda.

Estas medidas sin duda aumentarán las fuentes de trabajo,
tendiendo con ello el Gobierno a aumentar su base social y
tratando de neutralizar las contradicciones que hay lo envuelven y restar a las fuerzas progresistas sus banderas reivindicativas.

II. La crisis en el Mercado Común Centroamericano.

La situación económica del país se complica aún más, debido a los últimos acontecimientos en torno del Mercomún, que lo han llevado a uno crisis muy difícil do superar.

1970 transcurrió en una serio de reuniones a nivel de cancilleres y ministros de economía de los cinco países miembros, para tratar de sa1var la deteriorada situación después del conflicto armado entre El Salvador y Honduras. Finalmente se llegó a la presentación del llamado “Modus Operandi” que entre otras medidas, las principales consisten en: a) en la formación de un fondo común con aporte proporcional de los cinco países, para la inversión en el desarrollo industrial y agropecuaria y b) la determinación de un mínimo del 40% en la cantidad de la mano de obra centroamericana incorporada a las mercancías para considerarlas productos centroamericanos y permitirles circular en la región sin pagar aranceles de aduana, conforme a los convenios integracionistas y demás privilegios que los tratados establecen para el efecto.

El Modus Operandi establecía que para hacer uso del fondo de inversiones, tendrían prioridad los países miembros considerados más atrasados, para el caso Honduras teniendo derecho a cuotas de crédito más elevadas que el resto de países.

Como es del conocimiento general, la representación de El Sa1vador se opuso a la firma del documento argumentando que es necesario antes negociar la apertura de la Carretera Panamericana en el tramo hondureño, aunque en realidad no se reducen a esta las razones del rechazo, sino que son en el fondo la contra posición de los intereses de la gran burguesía con todo el espíritu y las medidas del ”Modus operandi.”

Esa negativa echó por tierra todos los esfuerzos por rehacer la integración en los momentos en que se creía que las diferencias con Honduras tendrían a solucionarse.

Tal actitud provocó descontento en los otros gobiernos del Istmo al grado que el Presidente Figueres de Costa Rica pronunció un discurso en el que acusaba a El Salvador de ser causante de la crisis, al tiempo que amenazó con firmar convenios bilaterales con todos los países del mundo Esta medida conduciría nada menos que a la ruptura con el Mercomún y la Integración.

Posteriormente el Gobierno de Honduras anunció que firmará convenios comerciales con todos los países del mundo, inclusive los países socialistas, la puesta en vigencia del arancel de 1955 para las mercancías centroamericanas y la negociación de tratados bilaterales de comercio con Guatemala, Nicaragua y Costa Rica. Es decir que Honduras ha roto con la Integración y el Mercado Común.

La respuesta a las medidas unilaterales del gobierno hondureño ha sido las contramedidas aduaneras de Guatemala y Costa Rica y el surgimiento de esfuerzos encaminados a reorganizar el Mercomún con solo 4 miembros, aunque encuentra reserva de parte de Nicaragua.

La base económica de la política de pacificación en Centroamérica iniciada en noviembre de 1969 está rota y las consecuencias serán no solo de orden económico. Es muy probable por todo esto que asistamos de nuevo a situaciones ya casi superadas como la de los incidentes fronterizos. La ruptura del Mercomún puede poner a la orden del día de nuevo el peligro de una nueva guerra con Honduras. Las oligarquías han de inventar de nuevo formas propagandísticas de chovinismo y nacionalismo barato para confundir a los pueblos. Desde ya debemos alertar a la clase obrera y al pueblo en general de esas amenazas que hacen de 1971 un año de futuro incierto para los pueblos.

III. SITUACION DE LAS MASAS TRABAJADORAS.

La situación de las masas trabajadoras es difícil, cada día que pasa vemos aumentar el costo de la vida. En 1970 se produjo, el alza de los cereales y de los periódicos al tiempo. que se amenazaba con aumentar el precio de los pasajes urbanos. Este año otros productos se encarecerán. Tal situación se refleja en el terreno social en un creciente descontento del pueblo manifestado en la lucha de clases en sus diferentes formas. Los últimos meses de 1970 fueron de ascenso del movimiento huelguístico, de avance del movimiento obrero y campesino. La organización sindical se ha extendido a algunos departamentos del interior; en el campo ha comenzado a a surgir la organización de los obreros agrícolas y campesinos; en las haciendas se han producido paros de manera espontánea y en casos bajo nuestra influencia. Hagamos notar que otras corrientes ideológicas también introducen la organización en el campo debiendo por nuestra parte, tener una posición clara ante ellas. En general las perspectivas de la organización del proletariado industrial y agrícola como la del campesinado, se presentan de manera más clara, aunque para ello tenemos que afinar nuestros métodos de trabajo pues la burguesía aprende y pasa a otras formas como la destrucción de las huelgas por medio de la violencia y el soborno de grupos de trabajadores para lanzarlos contra sus hermanos de clase.

En las últimas experiencias huelguísticas se puso de manifiesto que la improvisación en la preparación y conducción de estos movimientos ofrecen a los enemigos la oportunidad de asestar golpes e infligirnos derrotas.

Vista la situación del país podemos concluir en que tanto el conjunto de leyes recientes como el aumento del presupuesto significan un jalón en el ensanchamiento del capitalismo en El Salvador en momentos que se avecina un importante período electoral y por ello es para e1 gobierno vital el ampliar su base de apoyo y su influencia. Pero las implicaciones que esas medidas y las de la crisis del mercomún plantean significaran sin duda un empeoramiento en el nivel de vida del pueblo trabajador y por es será este un año cargado de tensiones y de ascenso de la lucha de clases. De ahí la urgencia de acelerar el trabajo por elevar el nivel ideológico y político de la clase obrera, su nivel de organización y de lograr la unidad de todo el movimiento sindical organizado, así como de las fuerzas democráticas del país.

IV. SE AGRIETAN LAS FILAS DE LAS CLASES DOMINANTES

La destitución del General Medrano del cargo de Director de la Guardia Nacional, no es la simple remoción de un alto jefe militar, sino la oficialización del estado de distanciamiento y división que se produce en el seno las clases dominantes y los gobernantes de turno. Es la confirmación de que la unidad lograda internamente en sus filas ha cedido en virtud de las contradicciones económicas, políticas y personales.

Medrano ha sido un importante bastión del gobierno de Sánchez Hernández y ha hecho gala de mucho poder. El gobierno lo ha estimulado y protegido. También ha sido un. peón de la misión militar yanqui y de la Agencia central de Inteligencia en el país y Centroamérica. De aquí que su destitución del cargo de Director de la G. N. y baja definitiva de la escala activa del Ejército son un índice de que ha dejado de ser persona de confianza del Presidente y de los altos jefes mi1itares, así como que esa medida cuenta con el visto bueno de los yanquis. De esta forma el régimen quita a Medrano la. posibilidad de ser candidato a la Presidencia de la República por el PCN, que ha sido su principal objetivo en los últimos tiempos y por lo que había venido trabajando en variadas formas y con gran intensidad.

Sin embargo el hecho de haber sido destituido de su cargo y disminuido su influencia en el gobierno, no significa en modo alguno, que Medrano haya desaparecido de la palestra política o este reducido a la impotencia. Al contrario, la propia forma con que el gobierno ha actuado en el caso revela que todavía mantiene posiciones fuertes: ¿qué otra explicación tiene el hecho de que se haya resistido a entregar el cargo, y no sólo eso sino que haya disparado contra su sustituto el coronel Gutiérrez, sin haberle aplicado por ello ninguna sanción? ¿qué explicación tiene el que haya manifestado categóricamente ser el jefe de ORDEN contradiciendo las declaraciones del Sub-secretario de defensa? ¿ qué otra explicación tienen los problemas internos que han surgido en las filas del PCN por la destitución de Medrano en Acajutla, La Paz, La Hachadura, Metalío? ¿ por qué se ha debido remover a los oficiales y jefes, que forman el Estado Mayor de la Guardia Nacional?

El general Medrano ha recibido el espaldarazo del sector más reaccionario de la oligarquía -los terratenientes- quienes ven en él la posible punta de lanza que abandere su descontento ante ciertas leyes y reformas de Sánchez Hernández como es el caso de la Ley de Riego y Avenamiento. Esta apoyo oligárquico a Medrano a empezado a tomar forma, y se prepara su nominación como candidato a la presidencia por el PPS, así como se ha comenzado a sentir en la Asamblea Legislativa, el asumir una actitud de distanciamiento y oposición a la bancada del PCN los diputados Novoa y Salaverría, quienes por ejemplo, con su voto negativo impidieron una emisión de bonos por C/ 25 Millones de colones que serviría para financiar parte del Presupuesto Nacional del año en curso, razón, por la cual dicho presupuesto no se fijó en 378 millones como se lo proponía el gobierno, sino en 35 millones.

Por otra parte, la destitución de Medrano significa el predominio de la corriente “anti-Medrano” que se venía gestando en el seno del ejército desde hace mucho tiempo -incluso años- y que había cobrado fuerza sobre todo en las semanas anteriores al conflicto con Honduras. La situación que creo ese conflicto fue ventajosa para Medrano por cuanto no sólo logro capear ese movimiento interno en el ejército, sino que apareció como figura prestigiosa, que lo llevó a albergar ilusiones presidenciales.

Finalmente, hay que apuntar que la destitución de Medrano y los otros hechos que a continuación se han venido produciendo, reflejan que la posición de Sánchez Hernández prevalece con fuerza, lo que indudablemente vendrá a plantear con mayor claridad las discrepancias entre el gobierno sirve hoy más que nunca a planes yanquis con el sector conservador de la oligarquía, discrepancias que cobraran realce en las próxima contienda electoral.

Asistimos pues, a un claro agrietamiento de la unidad en el seno de las clases dominantes ,después de un amalgamiento logrado como nunca antes, en muchos años, en torno del conflicto con Honduras.

V. IMPULSAR LA UNIDAD DE LAS FUERZAS DEMOCRATICAS Y POPULARES Y PROFUNDIZAR LAS CONTRADICCIONES DEL ENEMIGO.

En nuestro país se han venido desarrollando condiciones favorables para el acercamiento y la unidad entre diversas fuerzas democráticas y populares. Ante todo se han desarrollado favorables condiciones en cuanto a la coincidencia de distintas fuerzas sobre cuestiones fundamentales como la reforma agraria, y otras medidas anti-oligárquicas, ciertos aspectos de la lucha anti-imperialista, ampliación de y respeto de los derechos y libertades democráticas (organización de los trabajadores agrícolas, reformas progresistas al Código de Trabajo, etc.) Se ha perfilado con claridad que los cambios radicales en las estructuras son una común aspiración de movimientos y organizaciones populares de diferente filiación política e ideológica.

Por otra parte, después de la guerra contra Honduras y de las pasadas elecciones, se ha extendido entre las masas políticamente activas del pueblo la convicción de que la unificación de las fuerza democráticas y populares es una necesidad perentoria para enfrentar al oficialismo.

Después de las elecciones últimas, en las que el PDC sufrió un revés muy drástico y vio derrumbarse su proyectado escalamiento electoral del poder para 1972, se han manifestado con fuerza en su seno las tendencias avanzadas y partidarias de una línea de diálogo y unidad con la fuerzas revolucionarias. La línea de mantener al PDC aislado, rechazando el entendimiento y las alianzas, fue rota en la convención de mayo último y desde entonces la tendencia a concertar una amplia alianza con vistas a las elecciones de marzo de 1972 se ha robustecido y ha pasado a ser prácticamente la línea que hay preconiza en ese partido.

Todo esto hace del momento presente una oportunidad muy propicia para emprender un trabajo por una amplia unidad de fuerzas democráticas y populares que, seguramente, podrá enarbolar una plataforma avanzada de cambios económicos, sociales y políticos. Este momento es propicio no sólo porque han madurado las coincidencias entre distintas fuerzas populares y exista un sentimiento favorable a la unidad entre las masas activas en política, sino también porque en el campo enemigo se han abierto grietas y se desenvuelven contradicciones que lo debilitan. Una amplia política de. unidad de fuerza democráticas y populares y de ahondamiento de las contradicciones et el campo enemigo, es la lógica respuesta que exige la actual situación y para la cual son favorables las condiciones.

La unidad de las fuerzas democráticas y populares en torno de una plataforma avanzada de cambios es una condición para avanzar, para robustecer el campo de la revolución y es también una condición para aprovechar las grietas en el bando contrario. La cercanía y la importancia de las triples elecciones de marzo de 1972 es un marco favorable para la concertación de tal unidad, pero se verían castrados sus alcances si ella se reduce exclusivamente a objetivos electorales.

No obstante las favorables condiciones actuales para una política de frente único, existen también obstáculos. Los más importantes de esos obstáculos son el sectarismo en nuestras filas y los sectores cercanos a nosotros y las tendencias al apoliticismo en el movimiento sindical; la labor de desprestigio de nuestro Partido y de condena de toda línea de alianza que mantienen los grupos ultra izquierdistas.

Al impulsar nuestro trabajo por la amplia unidad de fuerzas democráticas y populares, tendremos que realizar también un paciente, organizado y profundo trabajo contra el sectarismo, contra el apoliticismo entre los sindicalistas y por contrarrestar la influencia corrosiva de los mencionados grupos (lo cual no significa necesariamente en éste ultimo caso lanzar una campaña de ataques en contra de ellos, sino de esfuerzos por atraerlos hacia una actitud positiva o por lo menos neutral frente a nuestra política).

Los obstáculos anteriormente señalados serán mayores y darán origen a fuertes complicaciones si a ellos se suma un método burocrático o de ordeno y mando en la elaboración y ejecución de esta línea. El Partido entero, los sectores cercanos a él, primero, y después los círculos de nuestros aliados tradicionales y amplios sectores del pueblo mismo, deben ser informados y debe hacérseles participar activamente en la elaboración o acabamiento de esta línea y en su puesta en práctica. Con éste fin la C. P. propone que en este mismo mes de enero se inicie la consulta de todos los organismos de nuestro Partido a todo nivel, y que se pase a la consulta hacia nuestros simpatizantes, aliados y pueblo en general. Toda esta consulta debería estar terminado en el mes de febrero, de modo que contemos con el tiempo suficiente para realizar una aplicación correcta de esta orientación con vistas a su primera prueba que será la de la campaña electoral próxima.

La consulta será tanto más fructífera, cuanto más clara sea la propuesta del C. C. especialmente en cuestiones claves como las siguientes:

- El contenido de clase de seta amplia unidad y el papel del Partido y de la clase obrera en esa unidad.
- La combinación de la unidad y de la lucha dentro de éste trabajo de frente único;
- Las similitudes y la diferencias de esta orientación con la experiencia de la Unidad Popular en Chile. (Debe tenerse cuidado de no incurrir en la copia romántica y de armar a todo el Partido para responder a la acusación que nos hacen los izquierdistas de ir a la cola de la “vía pacífica chilena”).
- El programa o plataforma política de unidad y sus alcances ( recordar que en el Pleno anterior del C. C. se aprobó un programa mínimo para la elaboración de esa plataforma).
- El objetivo táctico que perseguimos con esta línea de unidad.
La discusión que se realice en este Pleno debe prestar atención a estos asuntos fundamentales para que de él todos los miembros del C .C. salgamos bien pertrechados y podamos iniciar la importante tarea de impulsar la discusión y la consulta en todo el Partido con vistas a cohesionar sólidamente sus filas y ganarlo para la elaboración y aplicación de una táctica correcta.-

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS