La situación actual y las tareas en el proceso de la guerra revolucionaria del pueblo
Fecha: 1984 05 01
Grupo: Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA)
País: Peru
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


LA SITUACION ACTUAL Y LAS TAREAS EN EL PROCESO DE LA GUERRA REVOLUCIONARIA DEL PUEBLO

INTRODUCCION

El presente año fue inaugurado por un recrudecimiento de la represión gubernamental, al mismo compás que la agresión económica desde Palacio contra los sectores populares; de esta manera, los grupos de pobladores sin techo que habían ocupado terrenos industriales de propiedad privada, rompiendo de hecho —y en una lucha sin precedentes— la legalidad y el orden burgués eran desalojados violentamente en la mayoría de los casos, incluyendo la intervención de fuerzas combinadas de GC y matones dirigidos por el búfalo Pacheco. Es sumamente importante señalar cómo el carácter del enfrentamiento determina la necesidad de la organización de la autodefensa, lo que ha posibilitado responder a algunos desalojos, y mantener otros terrenos como el de la empresa 1160.

Por otro lado, cabe destacar también en esos días la lucha emprendida por los estudiantes universitarios contra la ley “Alayza-Sanchez” y el alza de los pasajes. Después de muchos años se movilizan masiva y combativamente, bloqueando pistas haciendo marchas callejeras, tomando microbuses como rehenes y conmoviendo a la opinión pública así como sensibilizando la conciencia de un sector de los propios transportistas que después se manifestarían contra el alza del precio de la gasolina. De la misma manera, la lucha de los universitarios se manifiesta de manera violenta, organizándose la autodefensa y la violencia organizada de masas, aunque de manera todavía embrionaria por cierto; en este sentido, la dirección izquierdaunidista de la FEP fue constantemente rebasada por el radicalismo de las base y la presencia de organizaciones que postulan ser PM y que ganan cada vez mayor presencia en los claustros.

Si bien la dirección de la FEP quiso limitar la lucha estudiantil al plano meramente reivindicativo-academicista (y sólo por el pasaje universitario), además de imprimirle un contenido pacifista, la envergadura de los hechos hizo que en determinado momentos se decidieran a capitalizar políticamente el curso de los acontecimientos.

Es en este contexto en que se realiza, los primeros días de Enero, el 1er. Comité Central de nuestra organización, evento de vital importancia en la medida en que ingresamos en un año decisivo en una serie de aspectos de la lucha de clases en nuestra patria, tal como se ha venido demostrando no bien entrados los primeros meses del mismo. La decisión de convertirnos en el más breve plazo en una organización PM con presencia activa y decisiva en el panorama político de nuestro país, con capacidad para desarrollar e intervenir de manera decisiva en los principales conflictos y coyunturas políticas, utilizando y combinando de manera justa y creativa las distintas formas de lucha, es uno de los logros más importantes de esta reunión, así como el dotarnos de una posición clara con respecto a la táctica, la estrategia, las formas de organización y los planes de trabajo.

RESPONDER A LAS AGRESIONES CONTRA NUESTRO PUEBLO

El inicio de la propaganda armada por nuestra parte marcará indudablemente un paso trascendental y decisivo para el movimiento obrero y popular. Del entusiasmo y la decisión surgidos de esta reunión se produce una primera respuesta política a los desmanes represivos. La opinión pública todavía tenía fresca en la memoria la masacre de Lurigancho y va tomando conciencia cada vez mayor acerca de la matanza que las fuerzas “del orden” realizan contra la población ayacuchana, cuando en los últimos días de Enero, mientras la policía reprime a los “sin techo” y a universitarios, se producen dos hechos que conmueven a la población, una niña muere abaleada por la policía cuando persiguen a un delincuente en San Juan de Miraflores; y por último, en un desalojo ilegal que realiza un grupo de GC en Villa El Salvador contra una humilde pobladora respaldada por los vecinos, la policía dispara y hiere a una madre gestante que en consecuencia pierde al niño. Este hecho permite realizar una campaña, contra la represión, una amplia denuncia del periodismo y las instancias parlamentarias, municipales y de derechos humanos, así como la movilización de las masas barriales, y por último, la justiciera respuesta de la violencia revolucionaria que se materializó en el ataque de represalia contra la Comisaría de Villa El Salvador de 22 de enero, realizado por la Escuadra de Combate Micaela Bastidas, con éxito, desde todo punto de vista.

A fines de enero, las celebraciones por un nuevo aniversario de la masacre, aun no esclarecida, de Uchuraccay, la presencia en nuestro país de una delegación de la Cruz Roja Internacional, y dirigentes de FEDEFAM (desaparecidos de América Latina), marcan un momento importante de lucha contra la represión y de denuncia internacional sobre la verdadera faceta represiva de este gobierno acciopepecista.

DESARROLLAR TODAS LAS FORMAS DE LUCHA CONTRA ESTE GOBIERNO

Los meses de febrero y marzo están signados fundamentalmente por la agresión sistemática que realiza desde el Ministerio de Economía Carlos Rodríguez Pastor, ese gringo enviado por la banca internacional a administrar sus negocios en nuestro país; continuas y cada vez más seguidas alzas en el precio de los combustibles, en los alimentos y una devaluación más acelerada y mayor de nuestro signo monetario a favor del dólar norteamericano. El gobierno se prepara en esos momentos a firmar con el FMI una “carta de intención”, donde se compromete frente a este organismo imperialista a llevar adelante una serie de medidas de austeridad que golpearán aún más la débil economía popular.

El 15 de marzo los pobladores del cono sur de Lima realizaron una movilización hacia Palacio de Gobierno con la finalidad de entregar un pliego petitorio, siendo duramente reprimidos a la altura de la Plaza Manco Cápac en La Victoria, no respetando la represión ni siquiera a los parlamentarios y alcaldes de Izquierda Unida que se encontraban allí. Es necesario remarcar aquí que los alcaldes de IU del cono sur no quisieron llevar a cabo la marcha el día 22 (día del paro nacional), y en todo momento respetaron la legalidad, hasta cuando FBT les tiró la puerta en la cara. En esta oportunidad, las fuerzas revolucionarias no tuvimos la capacidad para, por un lado imponer la fecha de la marcha para el 22, y por otro lado para organizar la autodefensa para enfrentar la represión.

Es bueno mencionar en esta parte que la llamada oposición política se prepara para enfrentar la campaña electoral con miras a las elecciones generales de 1985; de esta manera, el APRA eligió su candidato en Alan García y se lanza de hecho a la campaña. Izquierda Unida también se prepara para encarar esta situación y convoca a los eventos correspondientes. Dentro de esta situación es que se crean las condiciones para la realización del Paro Nacional del 22 de marzo, legítima medida de lucha de las masas populares que, dadas las circunstancias, cada partido intenta aprovechar a favor de sus intereses particulares, con todo derecho por supuesto. Nuestra organización también encuentra excelente oportunidad para desplegar con amplitud sus fuerzas y desarrollar todas las formas de lucha.

En primer lugar, se logra nuclear al conjunto de la oposición contra la política económica del gobierno que representa CRP, hecho importante en la medida en que se trata de aislar lo más posible al gobierno antipatria de Belaúnde Terry. Sin embargo, así como se plantea una alianza en este sentido entre toda la oposición también entre el APRA, IU y el gobierno se plantea un frente alrededor de un punto fundamental que es el de hacer de este paro un hecho fundamentalmente pacífico que permita la estabilidad política del modelo democrático-burgués, del cual todos ellos habrán de beber, en ú1tima instancia. Es decir, el Apra e IU, el reformismo en general, al mismo tiempo que busca el debilitamiento de los partidos de gobierno, buscan hegemonizar la conducción de las masas populares y medias de la población en aras de conseguir una mejor ubicación en la próxima contienda electoral.

En IU, particularmente, se imponen aquellas posiciones que esgrimen la idea de que el paro nacional es una especie de catapulta para enfrentar con éxito las elecciones del próximo año, es decir, la realización del paro con criterios básicamente electoreros. De esta manera, el reformismo trabaja en función de hacer del paro una medida efectiva, contundente, pero de carácter pacífico.

Nuestra organización encuentra en estos momentos una excelente oportunidad para ganar presencia política a través de las acciones del paro y desarrollar todas las formas de lucha, con la finalidad de acumular fuerzas revolucionarias. Las bases en las cuales influimos estuvieron en todo momento en las coordinaciones tanto a nivel de la asamblea popular como del CUL, de manera organizada y llevando nuestros lineamientos a estas instancias; de la misma manera, se lanzó una campaña de propaganda partidaria con la consigna: “22 de marzo paro de combate” y “con las masas y las armas, venceremos” y la V, que fue cumplida en buena medida; el frente de masas ganó significativa presencia dentro de su propio ritmo, reiterando el valor de su necesidad actual como instancia de coordinación popular, de agitación y propaganda; durante el paro mismo toda nuestra militancia se volcó a las calles. Hay que anotar que fueron organizados varios grupos con características milicianas, con la finalidad de asestar algunos golpes como parte de la protesta popular; lo que pudieron hacer estos grupos fue muy poco, entre otras razones, por el contenido fundamental pacífico del paro. Sin embargo, la organización desarrollo y actividades, de las milicias y la autodefensa son motivo de permanente preocupación por nuestra parte.

Por último y con la finalidad de elevar el contenido político-militar del conjunto de la confrontación que significó el paro, la Escuadra de Combate Comandante General Luís De la Puente Uceda procedió a ejecutar un operativo de represalia contra la “vivienda privada” del yanqui Carlos Rodríguez Pastor, resguardada por una dotación de más de 10 efectivos fuertemente armados y con carro patrullero. Operativo de gran calidad y que fue recibido por las masas populares con profunda alegría. Las repercusiones de ésta acción fueron grandes, atrayendo las simpatías de los revolucionarios y las masas empobrecidas y golpeadas por los efectos destructores de la política económica implementada por este agente imperialista; la reacción en su conjunto, incluyendo a los elementos más derechistas y traidores de IU condenaron a coro la acción.

El paro del 22 demostró en primer lugar, que el “paro nacional” como medida de lucha, desde el 19 de Julio de 1977, ha sufrido un desgaste ya que con él no se ha logrado conquistar mejoras ni en el nivel de vida material ni espiritual para las grandes masas. El Paro Nacional para muchos se ha convertido en un esquema, y para muchos otros en una válvula de escape para las energías populares; algo así como que el paro nacional se ha institucionalizado en la vida del país. El reformismo (de derecha, centro o izquierda) mantiene un fuerte control, en parte real, en parte burocrático sobre una gran porción de los sectores populares organizados. También ha demostrado este paro que los sectores revolucionarios nos vamos abriendo espacio al interior mismo de las masas organizadas, ganando presencia política, así como participando combativamente en sus propias luchas. Sendero Luminoso, como siempre, su dogmatismo-estrategismo le impidió ver la necesidad de actuar en consonancia con las luchas del pueblo, un paso delante del mismo, y no un salto triple como sucedió con los atentados del día 21, incomprensibles y que fueron vistos por mucha gente como típicamente provocadores, sin pies ni cabeza.

El paro marcó el inicio de una profunda crisis a nivel del gobierno acciopepecista, el primero en tambalearse fue el Ministro del Interior; el mismo paro, la agresión de la policía contra el senador Jorge del Prado, y la acción contra el domicilio de Rodríguez Pastor, motivaron el comienzo de la crisis. Luego vinieron los sucesos del “El Sexto”, la punta de la crisis pasó del Interior a Justicia, evidenciando, además, que nuestro país se encuentra en descomposición no sólo desde el punto de vista económico y político, sino en todos los ámbitos de nuestra sociedad; la violencia de los delincuentes, y la salvaje respuesta de parte de la represión expresan el grado de madurez que ha alcanzado la violencia en nuestro país, como consecuencia del dominio imperialista y la política implementada por sucesivos gobiernos antipopulares, en especial el actual acciopepecista.

Los primeros días de Abril, mientras los médicos realizan una huelga nacional y los transportistas se lanzan a una paralización similar, se conocen que el primer ministro Fernando Schwalb López Aldana había renunciado junto con el apátrida Rodríguez Pastor; este hecho precipita el caos a nivel del gobierno y Belaúnde Terry pierde nuevamente los papeles al pretender imponer como nuestro premier al escritor Vargas Llosa. Alva Orlandini, con el característico buen humor que tiene, manifiesta públicamente que el cambio de ministros es un asunto político y no “un desfile de modas”, mientras enfila sus baterías para copar las vacantes del gabinete. El PPC encuentra su mejor oportunidad para sacar el cuerpo y librarse de la andanada que venía soportando su ministro de justicia por lo del “sexto” y, mata dos pájaros de un tiro al decidirse por abandonar el gobierno desprestigiado y dejar a AP solo durante el último año de mandato.

La crisis del gobierno y las huelgas de médicos y transportistas ponen en gran tensión a la población; súbitamente, y sin lograr ningún tipo de reivindicación, los gremios mencionados suspenden las medidas de fuerza con la intención de dar un “respiro” al gobierno y evitar la creación de una especie de “vacío de poder” o “anarquía”, que abriera la posibilidad de un movimiento a nivel de las FF.AA. Sintomáticamente, a los pocos días el general Brush Noel, ministro de guerra, declararía el más amplio respaldo de las instituciones armadas a la “democracia”, y opinaba en el sentido que en nuestro país existirían fuerzas y/o injerencia como las del M19 y MIR de Chile.

El reformado gabinete ministerial, hegemonizado por AP, específicamente por el sector alvista, pretende dar una imagen en el sentido de que “ahora si se podrá aplicar el programa de AP” (¿después de 4 años de gobierno?).

NUEVA POLITICA ECONOMICA: ENGAÑA BOBOS

De la misma manera, Fernando Belaúnde Terry, con la demagogia que lo caracteriza anuncia con bombos y platillos la formula de “austeridad sin recesión” que empezaría a regir la política económica del nuevo gabinete. Hay que decir que existen algunos ilusos, incluso al interior mismo de las organizaciones de izquierda, que preveen que, al encontrarnos en una época pre-electoral las tendencias dominantes (en lo orgánico) en AP, especialmente en el gabinete más o menos manejado por los alvistas, existiría la voluntad de dirigir algunos recursos de la economía hacia los sectores productivos, frenar la inflación y el alza de los precios, etc., con la finalidad de mejorar la desgastada imagen del partido del gobierno para intentar volver a ganar las elecciones. Estas supuestas medidas, o “nueva política económica tendería a confundir a las masas, a ilusionarlas, y por lo tanto los conflictos sociales disminuirían notablemente en el presente período.

Es probable que en algunos sectores del partido de gobierno exista la intención, no de solucionar los problemas del pueblo, sino más bien de frenar (“embalsar”) la crisis para después de las elecciones, justamente para presentarse a ellas con una buena imagen. Pero aún así esto es imposible, es decir, existe una imposibilidad material de solucionar nada; ejemplos: ha subido el pan a 70 soles, los pasajes a 35 soles, la gasolina, los servicios de luz, agua, etc., etc.; en los últimos días la banca transnacional ha elevado las tasas de interés al crédito, osea, ha subido el precio del dinero yanqui, en aproximadamente 0.5% (2 veces este año), lo cual eleva nuestra deuda externa por lo menos en 60 o 70 millones de dólares (210,000) millones de soles.

En este aspecto debemos ser sumamente claros, cuando Rodríguez Pastor dejó el país ya se había trazado la política económica del presente año a partir de las imposiciones del FMI y la banca imperialista; y tan cierto es esto que a raíz de la crisis de gabinete, y ante la falta de claridad de los supuestos nuevos lineamientos en economía, el FMI retiene un préstamo por alrededor de 300 millones de dólares (dinero para pagar intereses de otras deudas anteriores). Ante esto, el presidente en persona se comunica con Jaques Larosiere (jefe del FMI), en actitud netamente rastrera, y promete a este señor que el gobierno peruano será fiel a la “carta de intención”; en estos mismos días nos enteramos que, habiendo dejado la cartera de Economía, y el país, el señor Rodríguez Pastor sigue apoyando al gobierno para la buena pro del Fondo.

¿De dónde sacará el gobierno los recursos para la tan pregonada reactivación económica? todos sabemos que alrededor del 60% del presupuesto de la república está destinado al pago de la deuda externa y los gastos las FF.AA., y la gran parte de lo restante para que roben los funcionarios corruptos y la burocracia partidaria tipo “Cooperación Popular”; sólo los restos de un presupuesto desfinanciado y bajo se destina a los gastos de alimentación, salud, vivienda, educación, servicios básicos, etc., de nuestro pueblo. ¿Acaso piensa el gobierno que otorgando aumentos de 100,000 soles, como en el caso de los maestros, los sectores populares solucionarán mínimamente sus graves problemas y contentarse con lo mismo?

No debemos caer en el juego del gobierno y los agentes del enemigo enquistados en las filas del pueblo; el día que se anunció la llamada “reactivación” el dólar norteamericano subió 200 soles su precio. Por otro lado, las diversas exigencias del Fondo son enteramente compartidas por este gobierno junto con los empresarios nativos; de esta manera, en las últimas reuniones habidas entre éstos, los puntos fundamentales de acuerdo se centran en la liquidación de la estabilidad laboral y la reforma agraria, el desmantelamiento de las empresas públicas y las CC.II.; la reducción del déficit fiscal, que sólo puede traducirse como despidos en la administración pública y no hacer obras; desplazar los pocos recursos que puedan haber a los empresarios exportadores no tradicionales, etc.

Otra farsa montada por el oficialismo ha sido la anunciada “rebaja “ del tiempo de período de prueba para adquirir la estabilidad laboral en una empresa del retrógrado 22126 de 3 años plazo, a 6 meses. Lo cierto de este proyecto es que, en primer lugar, seguimos atrasados con respecto a la ley que determinaba en 3 meses el período de prueba; en segundo lugar, el proyecto de ley fue presentado por la izquierda en el Parlamento hace ya bastante tiempo y encarpetado por la mayoría oficialista, que ahora pretende embanderarse con el mismo y sacarlo a luz con motive del pasado primero de mayo. Sin embargo, cuando el documento pasó del Senado a la Cámara de Diputados, y se hizo público el hecho, empezó a desarrollarse lo que verdaderamente buscaba este gobierno hambreador, o sea, el despido de miles de miles de trabajadores cuya permanencia en los centres de trabajo no pasa de los tres años. El mismo presidente de la Cámara de Diputados, Dagoberto Láinez, anunció públicamente que los empresarios habían empezado a tramitar cartas notariales de despido en número mayor a los 18,000 en los últimos días.

¿QUE PLANTEAN LOS DISTINTOS PARTIDOS BURGUESES FRENTE A TAN GRAVE SITUACION?

Por su lado, Acción Popular, al margen de las ilusiones electoreras de Alva o Ulloa, tiene todas las de perder en las próximas elecciones, la consulta de noviembre pasado son un indicativo de lo que decimos. Frente a este sombrío panorama para AP como partido, las expectativas de su jefe parece que están cifrada en llegar a concluir con su mandato, garantizando la transferencia del gobierno a los nuevos ganadores. Las pugnas al interior entre alvistas y ulloistas, que son sólo matices reaccionarios, se definirán con mayor claridad en el próximo congreso partidario. En última instancia, y después de lo que ocurrió con el anterior gobierno del arquitecto, el sólo hecho de culminar con su período se convierte en un triunfo político, desde el punto de vista de la derecha claro está.

Sobre la política económica a seguir, la política social y militar de los próximos meses, AP no plantea otra cosa que el hambre, miseria, la represión, la corrupción y el entreguismo descarado.

Para el PPC, la política económica implementada por Rodríguez Pastor es “excelente”; de tal manera, su alejamiento del gobierno no responde a quitarle su apoyo a AP sino simplemente guardar distancias de un gobierno que promete despedirse del Palacio en medio del más amplio repudio popular, cosa que los pepecistas no querrán compartir de ninguna manera.

Por su parte, el partido aprista (APRA), se ha adelantado a los acontecimientos y desarrolla desde la elección de Alan García como candidato a la presidencia de la República una agresiva campaña por conquistar el apoyo de los sectores medios y populares. De manera muy inteligente participó del último paro nacional del 22 de marzo; reconoce la legitimidad del SUTEP; desarrolla una fuerte campaña en contra de las imposiciones del FMI; dirige una reunión de la Internacional Socialista en Lima; utiliza de manera muy dinámica los medios de comunicación que la favorecen; echa hilos de amistad y cooperación mutua con las FF.AA. y gentes como las del SODE (Silva Ruete), FDUN (Morales Bermúdez), etc.; y asimismo, no se descarta una alianza y/o apoyo para la segunda vuelta por parte del PPC o AP, después de todo, la opción aprista para el gobierno en el 85 resulta ser, dadas as circunstancias, la carta de salvación de la burguesía y el imperialismo para mantener el actual sistema de dominación bajo las formas “democráticas”.

¿Tiene el APRA una alternativa a la política económica actual, con posibilidades de solucionar aunque sea en parte los graves problemas económicos por los que atraviesa nuestro pueblo? Creemos que de ninguna manera es así, ya que estamos convencidos que la única manera de solucionar las necesidades y aspiraciones del pueblo peruano implicará una transformación profunda de nuestra sociedad, destruyendo el poder económico, político social de las clases dominantes, cosa que no está, por supuesto, en los planes del APRA.

EN EL TERRENO DE LA CLASE OBRERA Y LAS GRANDES MASAS POPULARES, ¿QUE DICEN Y QUE HACEN LOS PARTIDOS QUE SE RECLAMAN REVOLUCIONARIOS?

Por su parte, Izquierda Unida (IU), como frente político electoral, ha realizado en los últimos días un evento de Comité Directivo Nacional Ampliado donde han sido discutidos y aprobados una serie de documentos sobre estrategia, táctica, trabajo municipal, organización, política electoral (procedimientos para a elección de candidatos), etc.

Es importante analizar estos documentos, contrastados con la práctica concreta de la dirección de este frente, para tener claridad acerca del rumbo que lleva y que tomará en lo sucesivo IU.

Específicamente, en lo que se refiere a estrategia, se dice: “… No se trata entonces de reformar la sociedad peruana tal come ésta existe, sino de transformarla en todos los cordones para acabar con la condición de semicolonialidad, con los remanentes semifeudales, y con el gran capital intermediario, permitiendo empezar el largo camino de la transformación de las bases productivas del país, dentro del proceso de conquista de la liberación nacional, la democracia popular y el socialismo”. Y continúa: “Izquierda Unida no se limita a jugar el papel de oposición a los gobiernos conservadores o reformistas burgueses de turno. Su cuestionamiento a aquellas deviene de su cuestionamiento global a un ordenamiento económico, social y político obsoletos. No le es suficiente ser oposición; debe ser sobre todo alternativa, opción transformadora, motor revolucionario”.

Indudablemente, el papel aguanta todo, ya que nadie podrá disentir o estar en contra, por lo menos en el plano de la teoría, de tan buenas intenciones. El problema surge cuando se dice una cosa por un lado, y otra por otro; es el caso de las declaraciones hechas por el Dr. Barrantes en su última entrevista concedida a ‘Caretas”, y reiteradas en diversas oportunidades: “…las cuatro fuerzas políticas del país (AP, PPC, APRA e IU) deben unirse y defender la institucionalidad democrática”; de la misma manera, el pasado primero de mayo el CDN de IU invitó al gobierno a conformar un “frente social amplio” entre los partidos políticos empresarios y trabajadores; es decir, la conciliación de clases y la mantención del actual modelo democrático-burgués, y la sujeción de estas fuerzas políticas a sus leyes y parámetros, y NO “alternativa, opción transformadora”.

Además, es conocido hasta el cansancio que la actividad fundamental del CDN de IU, y los partidos que la integran (con mayor o menor ambición), está dirigida a encarar el problema electoral, aferrarse a la legalidad y las prebendas, los residuos de la torta “democrática”. Lo principal de la dirección, los fieles militantes, los mayores recursos, los más grandes esfuerzos de la dirección de IU, están enfilados al trabajo parlamentario, municipal, político-legal, al trabajo burocrático, leguleyo, totalmente limitado por las trabas que impone la burguesía. ¿Qué se hace para la “transformación revolucionaria”? NADA.

El mismo documento estratégico del CDN de IU expresa más adelante: “… la importancia que tiene estar capacitado para asumir sus responsabilidades en todos los terrenos, prepararse para toda eventualidad, seguros de que las clases reaccionarias en el poder, son quienes al final de cuentas impondrán al pueblo la necesidad de resistir, de alzarse a la lucha y de oponer la violencia revolucionaria a la violencia reaccionaria. Dentro de esta perspectiva toma en cuenta, apoya, y organiza las diversas formas de autodefensa y de resistencia popular urbana como rurales, surgidas al calor de la lucha de masas…”.

Esta parte del documento francamente da risa, ya que hemos podido constatar durante los últimos tiempos reiteradas condenas y rechazo a la lucha armada; y últimamente ese repudio no se ha expresado solamente contra el PCP (SL), sino contra casi todas las manifestaciones con características de violencia, autodefensa, y ruptura de la legalidad burguesa, como es el caso de las invasiones de terrenos industriales, y la lucha de los estudiantes universitarios, que incluso fueron apaleados por los alguaciles del Concejo de Lima. ¿Acaso se trata de medir con la misma vara tradicional la lucha de los trabajadores municipales, como lo venía haciendo la dirección de IU?, ¿La izquierda debe enfrentar a los trabajadores, o debería hacer un frente con los mismos para movilizarse y movilizar a la opinión pública contra el gobierno central, y exigir solución a los reclamos salariales y transferencia de presupuestos justos?.

¿La dirección de IU debe encabezar las luchas del pueblo o mendigar préstamos al banco mundial?, ¿en qué se diferencia la administración edil de IU con las anteriores de los partidos reaccionarios?

Asimismo, cuando una parte revolucionaria del pueblo atacó el domicilio de Rodríguez Pastor, ¿qué dijeron?, Bernales: “rechazo absoluto, exigimos a los servicios represivos den mayor seguridad”; Moncloa: “son dementes”; Meza Cuadra: “son enfermos mentales”; “El Diario”: “el pueblo no necesita tutores”. Mención honrosa merece el señor Julio Rojas Julca, quien a nombre de la dirección del MIR (¿?) publicó un comunicado condenando la acción y rechazando la utilización del nombre de Luís De la Puente Uceda quien, según este traidor de la revolución, habría “condenado el terrorismo”. Justamente son estos elementos, con Rojas y compañía la cabeza, quienes han venido usurpando durante años el nombre y las banderas del MIR histórico para traficar con las necesidades del pueblo y engañar a jóvenes revolucionarios. ¡Pero esto se acabó!

Luego, en un juego típico de palabras que busca encubrir su deslinde con la lucha revolucionaria, se expresa: “… resistir las presiones del reformismo burgués como toda tentación y presión ultraizquierdista y aventurera…”.
Nuevamente tendremos quo reiterar que nuestra vocación no es la de hacer la oposición “principista” a la dirección de IU; saludamos y trabajamos coordinadamente en aquellos aspectos en los cuales haya efectiva coincidencia, como puede ser el paro nacional, la movilización directa de la masas, la agitación y la propaganda, etc.; mantenemos relaciones fraternas con muchos compañeros de IU y muchas de sus bases, honestamente combativos. A pesar de esto, no podemos callar ni conciliar con aquellas posiciones que consideramos incorrectas y que llevan al despeñadero a un sector importante de las masas populares.

En lo que se refiere a los compañeros de Sendero Luminoso, también queremos aprovechar la oportunidad para volver a reiterar, como hacer 4 años atrás, nuestra coincidencia fundamental con ellos en el sentido de que sólo la lucha armada nos conducirá por el camino de la autentica liberación nacional y la construcción de una sociedad nueva. Sin embargo, hemos comprobado que el sectarismo y el dogmatismo propios de esta organización, antes que amenguar parece ser que persiste. Por una parte, resulta sumamente extraño que estos compañeros no difundan, denuncien o expliquen, qué es lo que sucede en la zona declarada en emergencia. El pueblo peruano no se encuentra sólo en esa zona, sino en 23 departamentos más. Es inexplicable, igualmente, el abandono de los frentes naturales de las masas obreras y populares, ¿cómo una organización que se pretende de vanguardia puede abandonar el trabajo por la hegemonía ideológica y política de la clase obrera y las otras clases explotadas y oprimidas?

Ahora más que nunca encontramos grandes deficiencias, que trataremos de superar por supuesto, en el trabajo concreto de Sendero; la ausencia de participación en la coyunturas concretas y en la lucha de las masas; las formas de encarar las cuestiones de la propaganda y la difusión; su ceguera con respecto a las alianzas en el seno del pueblo; su pretendida autoridad de ser “el partido”, desconociendo nuestra propia realidad, tan rica, tan variada, tan propia. La incapacidad de los compañeros para recoger y reivindicar nuestra propia historia, tradiciones, costumbres, heterogeneidad, y darles un sentido revolucionario.

El desarrollo del culto a la personalidad, y lo que se llama el marxismo leninismo-maoismo-pensamiento del camarada gonzalo, exótica y pedante interpretación de la ideología revolucionaria del proletariado, entran en contradicción con la necesidad de una dirección colectiva y una correcta interpretación, asimilación y aplicación del marxismo a nuestra realidad nacional y latinoamericana.

NUESTRA POSICION

Nuestra organización pasa en los actuales momentos por una etapa muy importante, que es la del tránsito de ser un partido esencialmente sumergido en el anonimato, dando prioridad a la acumulación de fuerzas humanas, materiales y experiencia en las diferentes formas de combatir, a ser una vanguardia político-militar de nuestro pueblo, con presencia activa y pública en el desarrollo de la lucha de clases en nuestra patria.

Esta situación, dentro de la estrategia general de Guerra Revolucionaria del Pueblo, es la fase de la guerrilla-propaganda armada, donde nuestra organización debe hacerse conocer y llevar su línea hacia las grandes masas, contribuyendo de esa manera con el proceso revolucionario en nuestro país, por la segunda y definitiva independencia. La fase de la guerrilla-propaganda armada estará centrada en denunciar la política económica del actual gobierno vendepatria, su sujeción a los dictados del FMI y la banca transnacional, y hacer ver a nuestro pueblo la necesidad de emprender la guerra revolucionaria como único camino justo y viable para la solución de fondo de la explotación y la opresión, desechando toda ilusión reformista y electorera.

Debemos tener en cuenta que la situación política general va tornándose cada día más difícil, en la medida en que nos vamos acercando al año 85 y todas las fuerzas electoreras se preparan para convertir nuestro país en un circo, donde figuras y figurones desfilarán mostrando todos sus atributos, como en el carnaval de Río de Janeiro. Debemos entender que cualquier posición que adopte nuestra organización con respecto a las próximas elecciones, sólo podrá ser sustentada debidamente y entendida por las grandes masas si nosotros somos una fuerza con presencia, reconocimiento, audiencia, base social de masas, y una línea política precisa, clara, justa, y entendible para nuestro pueblo.

Nuestro accionar, en sus diversos niveles, irá desde la simple pinta, pega de afiches, volanteo, cuelgue de banderas, iluminación de cerros, mítines relámpagos, murales, edición de publicaciones diversas (legales e ilegales); acciones armadas de diversa índole, con un fuerte contenido político y de fácil comprensión para las más amplias masas, golpeando a los enemigos más visibles del pueblo peruano.

Para poder enfrentar con éxito esta fase de desarrollo, el conjunto de la organización, los dirigentes, los militantes, los aspirantes, los colaboradores y los amigos; la dirección, las células, las pre-células, los círculos, las redes; los comandos, unidades guerrilleras, grupos milicianos, todos debemos funcionar a una sola voz y como un sólo puño.

Todas nuestras baterías deben estar enfiladas, como parte indisoluble de las luchas populares, en derrotar, en el sentido histórico y estratégico, a la derecha representada en los actuales momentos por AP y el PPC, de tal manera que después de este gobierno las más grandes masas populares de nuestro pueblo pierdan toda esperanza en este tipo de partidos patronales y reaccionarios, desnudando además, el carácter mismo del régimen burgués. El gobierno acciopepecista debe irse del palacio en medio del más grande repudio popular y jaqueado por la lucha de las masas organizadas, huelgas, movilizaciones callejeras, tomas de fábrica y terrenos, contradicciones a todo nivel, campañas de denuncia, agitación parlamentaria y municipal consecuentes, lucha armada de la vanguardia, y violencia organizada de masas.

La combinación de la lucha de las masas con el ejercicio de la violencia, y más concretamente con la propaganda armada, debe hacerse de manera cuidadosa, dando especial importancia al estado de ánimo de las masas, al nivel de la participación popular, al equilibrio y la correlación de fuerzas entre el enemigo y el pueblo. El frente de masas debe convertirse no sólo en fuente de aspirantes y militantes, sino fundamentalmente en dirección política concreta de los sectores más combativos, clasistas y revolucionarios de las masas organizadas, y termómetro, fiel de la balanza entre la actividad de la vanguardia y la actividad del movimiento obrero y popular.

Nuestra militancia, en el lugar en que le toque desarrollar sus actividades, debe actuar con la más firme determinación, con audacia, y con la amplitud de criterio, basada en la fuerza de las masas y las armas, que caracterizó a nuestro héroe nacional Túpac Amaru, quien a la hora de iniciar su rebelión, y teniendo en cuenta los problemas de la táctica, dijo: “mi único ánimo es cortar el mal gobierno de tanto ladrón que nos roba la miel de nuestros panales”; nadie dudaba, por supuesto, que el movimiento tupacamarista tendía a luchar por la independencia del colonialismo.

Nuestra organización, a la hora de emprender el largo camino de la Guerra Revolucionaria del Pueblo peruano, tiene en cuenta las enseñanzas transparentes del Comandante Ernesto Che Guevara, cuando se encontraba en Bolivia desarrollando la guerrilla, en su Mensaje a los pueblos del mundo a través de la Tricontinental, dijo: “…actuará el ejemplo perenne de la guerrilla realizando la propaganda armada en la acepción vietnamita de la frase, vale decir, la propaganda de los tiros, de los combates que se ganan o se pierden, pero se dan, contra los enemigos. La gran enseñanza de la invencibilidad de la guerrilla prendiendo en las masas de los desposeídos. La galvanización del espíritu nacional, la preparación para tareas más duras, para resistir represiones más violentas. El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar”, “nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal'’.

“Eso significa una guerra larga. y lo repetimos una vez más, una guerra cruel. Que nadie se engañe cuando la vaya a iniciar y que nadie vacile en iniciarla por terror a los resultados que pueda traer para su pueblo. Es casi la única esperanza de victoria. No podemos eludir el llamado de la hora”.

“…toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que nuestro grito de guerra haya llegado hasta un oído receptivo y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y victoria.”

¡¡ABAJO LA POLITICA ECONOMICA DEL GABINETE MARIATEGUI, REMEDO ACRIOLLADO DE RODRIGUEZ PASTOR!!

¡¡CONTRA EL DESEMPLEO, LOS DESPIDOS Y SALARIOS DE HAMBRE!!

¡¡CONTRA LAS MASACRES, DESAPARICIONES, ASESINATOS Y PRISION!!

¡¡FUERA EL IMPERIALISMO, EL FMI Y LOS VIRREYES CRIOLLOS!!

¡¡DESARROLLEMOS LA GUERRILLA Y LA PROPAGANDA ARMADA!!

¡¡IMPULSEMOS TODAS LAS FORMAS DE LUCHA DENTRO DE LA ESTRATEGIA DE LA GUERRA REVOLUCIONARIA DEL PUEBLO!!

¡¡CONVIRTAMONOS EN UN FACTOR POLITICO REVOLUCIONARIO!!

¡¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS, VENCEREMOS, TUPAC AMARU VIVE, VUELVE, VENCERA!!

La CP del MRTA
Mayo de 1984

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS