Apuntes de una entrevista al comandante Modesto
Fecha: 1978 09 01
Grupo: Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)
País: Nicaragua
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


COMANDANTE MODESTO: "CUANDO HABLAMOS DE OFENSIVA ESTAMOS HABLANDO DEL DESENCADENAMIENTO GUERRILLERO PARA INDICAR ALGUNAS DIFERENCIAS".

APUNTES TOMADOS DE UNA ENTREVISTA CON EL COMANDANTE "MODESTO". HENRI RUIZ, MIEMBRO DE LA DIRECCION NACIONAL DEL FSLN Y JEFE DE LAS FUERZAS GUERRILLERAS EN LAS MONTAÑAS DE NICARAGUA.

1. Sobre las diferencias de criterios en cuanto a una nueva ofensiva con otros sectores del FSLN.

En el FSLN hay diferentes concepciones y prácticas militares muy apegadas a esas concepciones. Por ejemplo, mientras en unos la concepción militar se evidencia en una especie de gran "oleada", con el "cuartelazo", el ataque a cuarteles como su expresión más acabada, en otros -como en el caso nuestro- es el método de la guerra de guerrillas la forma fundamental de la lucha militar. De manera que cuando hablamos de "ofensiva", estamos hablando con un mismo término de cosas diferentes. Para algunos sectores del FSLN, ofensiva significa crear una punta de playa, "olear" con una cantidad de armamentos y de hombres partiendo de que el ejército ya está doblegado, de que es un problema técnico-militar el hecho de no haberlo derrotado y no un problema del desarrollo dialéctico de la guerra como nosotros consideramos. De forma que cuando nosotros hablamos de ofensiva, estamos hablando del desencadenamiento guerrillero, para indicar algunas diferencias. El desencadenamiento guerrillero utiliza la táctica guerrillera o sea, atacar al enemigo en movimiento en el lugar y en el momento en que nosotros consideremos, obligando al enemigo a que pelee con nuestras reglas de juego. En el otro caso se plantea de hecho la utilización de grandes grupos y de armas pesadas, tratando de dar la impresión de un grado de desarrollo de la guerra, cuando aún este desarrollo no ha sido realmente alcanzado. Esto es lo que nosotros creemos, sin que esto se interprete como una crítica para los compañeros quienes tienen derecho a apegarse a lo que ellos consideran correcto.

Por lo tanto, nosotros cuando hablamos de ofensiva, hablamos de un desencadenamiento guerrillero en el ámbito nacional y no de una ofensiva similar a la que se dio en Septiembre, con utilización de grandes cantidades de hombres y armas en una táctica de guerra de posiciones o guerra de movimientos. A nuestra manera de ver esta es una táctica incorrecta.

2. Sobre las diferentes tendencias dentro del FSLN.

Nosotros creemos que hay aspectos negativos y positivos en la existencia de tendencias. Es positiva la incidencia en el plano militar, la actuación sobre ciertos sectores de la burguesía, ciertas alianzas. . ., el aspecto negativo es la dispersión, que se está convirtiendo en una dispersión estratégica y que nosotros creemos, ha permitido que Somoza se mantenga todavía en los aleteos en que está. Nosotros hemos planteado que el problema de Nicaragua no es la inexistencia de una vanguardia, sino de que la vanguardia está fragmentada. Nosotros creemos que se puede integrar esa vanguardia, ya que si lo vemos en forma fría, las tendencias se complementan en el plano político y en el plano militar.

Hay algunos planteamientos que han enriquecido al movimiento revolucionario. Por ejemplo, anteriormente, la insurrección se miraba como algo fuera aunque el análisis la considerara dentro del contexto de la guerra revolucionaria. Sin embargo, aunque en determinado momento se haya planteado con validez la insurrección, la misma práctica ha demostrado que no es fácil convertir la insurrección en una estrategia y las tesis fundamentales de la Guerra Popular Prolongada se han confirmado También ha quedado confirmada la necesidad de una homogeneidad ideológica en la conformación de la vanguardia

3. Sobre la pretensión del imperialismo de marginar al sandinismo.

Consideramos que ahora Somoza se encuentra más fuerte que antes de Septiembre, desde el punto de vista militar ya que se encuentra seguro de su fuerza militar y armándose cada vez más. Nosotros consideramos que no fuimos capaces de derrocar a Somoza, no porque no hayamos tenido el concurso de fuerzas suficientes, sino porque militarmente estábamos mal organizados.

La óptima organización era la existencia de una guerrilla, de un ejército guerrillero que batiera en condiciones de esa táctica al enemigo local armado, en este caso la guardia somocista. Ahora bien, pensamos que hemos entrado en un remanso a causa de la apreciación inexacta del momento insurreccional y que estamos pagando las consecuencias políticas. El imperialismo aprovechó para intervenir en la llamada "mediación" buscando aliados para descalificar al sandinismo, tal es el caso del Partido Conservador que tuvo la audacia y la desvergonzada posición de atacar a las fuerzas que efectivamente han tenido la moral de levantar la lucha en Nicaragua. Tuvo la audacia de decir que con el sandinismo no hay nada. Esto es lo que le interesa a la Embajada Norteamericana. Qué alguien lo diga y que lo diga con sello nacional. Qué no nos hagan partícipe a nosotros? Nosotros no queremos ser partícipes de un pacto que resulte ser una conciliación diabólica. No queremos pactos con el diablo. Preferimos ser, en este caso, los garantes del proceso.

El imperialismo quiere que alguien tenga cuerpo y diga que efectivamente el sandinismo es un peligro para las instituciones democráticas. Nosotros, por supuesto, no podemos aceptar este razonamiento y el mismo imperialismo se da cuenta que no es posible aplicarlo en la práctica si no tiene aliados internos.

4. Sobre la posición del sandinismo ante la burguesía local.

Nosotros, desde nuestra posición, consideramos que no podemos ser más radicales de lo que las proposiciones reales imponen. No damos ningún paso hacia adelante con sólo que garanticemos un lenguaje radical. Muchas veces el lenguaje radical está totalmente fuera de la esfera real, así como el lenguaje reaccionario de querer negar al sandinismo, no tiene nada que hacer cuando trata de negar esa realidad revolucionaria que hay en nuestro país.

Consideramos que la burguesía local está jugando un papel positivo en el enfrentamiento contra Somoza, el hecho de que haya tenido que enfrentarse, en cierta forma, al imperialismo, que haya tenido que enfrentarse en huelga prolongada, a sus propios intereses, que han actuado de alguna manera, sin darse cuenta de la criatura revolucionaria que están creando. . . Esta posición, para nosotros, tiene mérito y es lo que les ha permitido tener respiro dentro de la vida democrática de nuestro país, aún vistos desde las posiciones más radicales del sandinismo.

5. Sobre el Movimiento Pueblo Unido.

En el movimiento Pueblo Unido se encuentran las posiciones de izquierda, las posiciones sandinistas más legítimas, los movimientos populares, los movimientos juveniles, aquellos que hacen suya la bandera revolucionaria del FSLN.

El FAO y Pueblo Unido, aunque sean dos bloques antisomocistas, se diferencian en sus fines por el contenido clasista que ellos tienen.

El Movimiento Pueblo Unido es hoy por hoy la máxima expresión de unidad de las organizaciones populares más representativas del pueblo nicaragüense. Esta unidad es imprescindible en la coyuntura que actualmente vive Nicaragua, con el fin de presentar un bloque unido que permita la defensa de los intereses populares. Llena además la necesidad que existía de que las clases populares tuvieran una instancia representativa, a través de la cual expresarse en la vida Política Nacional. Antes de la existencia del MPU, solamente el FAO, que responde a los intereses de los empresarios y grupos económicamente poderosos de la burguesía opositora, se presentaba como la "voz oficial" del pueblo nicaragüense. Ahora, con la existencia de Pueblo Unido, ya los trabajadores, campesinos y estudiantes y demás sectores populares tienen su propia voz y su propio programa.

El FSLN considera que el fortalecimiento del Movimiento Pueblo Unido es una importante tarea del movimiento revolucionario en su conjunto y hace suyo el programa del MPU, comprometiéndose a defender las aspiraciones populares en él planteadas.

Hemos expresado y sostenemos que el apoyo o aceptación del FSLN a cualquier Gobierno Provisional que pueda darse en Nicaragua, está condicionado al cumplimiento del programa del MPU por este gobierno, ya que consideramos que el pueblo debe alcanzar los objetivos populares por los cuales ha luchado y derramado generosamente su sangre.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS