Rodolfo Ortiz: héroe de la juventud argentina
Fecha: 1976 03 29
Grupo: Partido Revolucionario de los Trabajadores - Ejército Revolucionario del Pueblo
País: Argentina
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


RODOLFO ORTIZ: HÉROE DE LA JUVENTUD ARGENTINA

Con profundo dolor Juventud Guevarista debe informar a la juventud y al pueblo argentino la desaparición de nuestro querido Secretario General Rodolfo Ortiz.

El 29 de marzo, en una reunión de cuadros del PRT, cae junto a 11 compañeros el “Negrito Horacio” o “Raúl” como lo llamábamos. Hasta la fecha no hemos tenido noticias de su paradero. Pero conociendo sobradamente los brutales métodos del ejército contrarrevolucionario y los relatos de algunos compañeros, sólo nos cabe pensar que fue salvajemente asesinado.

Proveniente de una familia humilde, Raúl queda huérfano de padre a los 5 años de edad. Realiza sus estudios primarios y secundarios en un colegio estatal de la ciudad de Luján como pupilo. La situación económica de su familia lo obliga desde los 6 años, durante los fines de semana y el período de vacaciones, a trabajar como vendedor ambulante de caramelos, revistas, luego como lustrabotas, etc. Ya adolescente se emplea de “changarín” en estaciones de servicio, mozo, o empleado de bar.

Esta primera etapa de su vida marcó las características que conservó y consolidó durante su militancia posterior: su humildad, su espíritu de sacrificio, su paciencia y madurez ante los problemas, la consecuencia y la solidaridad con su pueblo. A los 18 años de edad egresa del colegio y consigue trabajo estable que le permite costearse sus estudios de arquitectura.

Es en el marco de las luchas contra la dictadura de Lanusse y la intensa actividad política de su facultad en particular, que se incorpora al PRT, en febrero de 1972.

Se destaca como dirigente estudiantil y al poco tiempo toma la responsabilidad política de su facultad.

Por sus cualidades revolucionarias, y su grado de entrega, es incorporado a la dirección de la zona capital y se lo designa para orientar el trabajo político en el estudiantado secundario.

“Veníamos de una práctica desordenada y poco orientada hacia el trabajo de masas, lo primero que hizo Raúl fue poner orden en nuestra vida y militancia. Con su calma característica, permanentemente nos enseñaba como debía ser un militante revolucionario, qué era el Partido, cómo hacer para que nuestra actividad sea cada vez más fecunda y productiva. “Lo que más me impresionó fue su firme convicción de que los pocos compañeros que éramos entonces seríamos el embrión de una poderosa organización nacional” recuerda un compañero…

LA MILITANCIA DE RODOLFO ORTIZ ES LA HISTORIA DE LA JUVENTUD GUEVARISTA

En setiembre de 1973 se realiza la primera reunión nacional de la entonces Juventud del PRT. Delegaciones de diversas provincias se reúnen para unificar criterios de construcción, balancear las experiencias y precisar la necesidad histórica de la organización revolucionaria de los jóvenes.

En aquella primera reunión, que contó con la presencia de nuestro querido compañero del Buró Político del PRT, Antonio del Carmen Fernández, de entre los jóvenes militantes, Raúl se destacaba por sus justos criterios, su fe y su visión de la posibilidad de crear una poderosa organización revolucionaria de la juventud, bajo la dirección de nuestro Partido.

En marzo de 1974 forma parte de la Mesa Nacional de la Juventud del PRT, y en junio de ese año se lo designa responsable de la Juventud del PRT en la regional Capital.

Su participación en la Dirección Nacional de nuestra juventud fue un paso decisivo en la formación de Raúl como dirigente nacional. Comprendía cabalmente lo que le exigía su responsabilidad, la necesidad de ir creciendo cualitativamente, de entregarse totalmente a la revolución.

Se desvelaba por educarse y educar revolucionariamente a sus compañeros. Reflexionaba sobre lo que nuestro Pueblo exigía de sus luchadores dirigentes, de la enorme responsabilidad que le cabía a la organización en nuestra guerra por la libertad y la independencia, y en esa perspectiva avanzaba decididamente con firme paso, en su formación como un cuadro revolucionario, íntegro, leal y estrechamente unido a la clase obrera y al Pueblo.

Como miembro de la Mesa Nacional, Raúl tiene la oportunidad de recorrer distintas provincias, donde nacía y crecía la Juventud Guevarista.

Pasaba horas enteras conociendo y conversando con los compañeros, se interesaba por sus puntos de vista, sus propuestas y necesidades. Las condiciones de vida de los pobladores de la región, su estado de ánimo, sobre la ligazón de nuestra juventud con el Pueblo. Finalmente hablaba largo rato sobre la responsabilidad y el nivel de sacrificio de los militantes revolucionarios, les enseñaba a planificar la actividad y a trabajar con estilo revolucionario.

Eran los primeros meses de vida de nuestra joven organización. Contábamos, como contamos, con la dirección y claras orientaciones de nuestro Partido, pero Juventud Guevarista no tenía aún un plantel de cuadros y militantes experimentados. Era para nuestros jóvenes una experiencia nueva y necesitaban reflexionar sobre los pasos dados, sintetizarlos, encarar los planes de formación de nuestros miembros, consolidar lo construido y orientar la organización hacia las grandes concentraciones de jóvenes obreros y populares.

En esta situación nuestro querido Secretario General cumplió un papel fundamental. La consulta permanente, la iniciativa, el dinamismo y la reflexión que fomentaba con su ejemplo, eran sus características sobresalientes. “No debemos contentarnos con organizar a 10, 20 ó 100 jóvenes, sino que nuestra propuesta debe cobijar bajo sus orientaciones a toda la juventud argentina”, nos decía. Fue el comienzo de lo que es hoy la JG Nuestra organización comenzaba a consolidarse, a trabajar con un criterio amplio de organización, a determinar militantes juveniles sólidos, nacidos de la luchas de nuestro pueblo.

En julio de 1974, con el objetivo de aprovechar los pocos resquicios legales, se adopta el nombre de JG, Horacio es elegido responsable y, es en esta etapa de su militancia, donde se muestra como un dirigente nacional cabal, en constante superación.

Recorre las regionales, orienta sobre las formas de organización, la orientación de masas, la constante superación y entrega a la causa revolucionaria. Así comienza a formarse una estructura sólida de cuadros y militantes juveniles.

En agosto de 1974, Horacio comprende la necesidad de un periódico nacional que forme en los principios del marxismo–leninismo y sea el elemento organizador de miles de jóvenes de nuestra Patria. Dotar de esta herramienta ideológica a nuestra organización y a la juventud argentina era un objetivo ineludible. Raúl decía “lo sacaremos en forma legal o clandestina, en mimeógrafo o máquina de escribir, si es necesario lo haremos a mano, pero el periódico debe salir”.

“Recuerdo que al llegar a la casa central del periódico, por lo general, encontrábamos una nota en la pared, donde nos planteaba la tarea del momento y la consigna de la hora”, comentaba un compañero.

En Enero de 1975, se forma un nuevo Secretariado Nacional, y Raúl es nombrado Secretario General de JG. En junio del mismo año es invitado al Comité Central Ampliado del PRT “Vietnam liberado”, y por sus cualidades y práctica revolucionaria es nombrado miembro del CC del PRT.

En noviembre de 1975, el Comité Ejecutivo del PRT “Capitán Jorge Carlos Molina”, resuelve fusionar el frente universitario en la JG. Se forma la actual dirección nacional, y Horacio es ratificado como Secretario General. Sus correctos puntos de vista, su firme actitud ante los problemas y la visión estratégica del cuadro revolucionario fueron un factor decisivo en el justo y nuevo acontecimiento.

En los últimos meses su preocupación constante fue la de desarrollar, rápidamente y con métodos proletarios, la JG en sectores obreros, alertando a preservar y consolidar la salud ideológica de la organización y la permanente formación de sus miembros.

Rodolfo Ortiz: Héroe y ejemplo de la juventud obrera y popular.

Emular el ejemplo del “Negrito Horacio” significa, para todo joven militante y nuestra Juventud Guevarista, dar un decisivo e imprescindible salto en nuestra formación como revolucionarios, trabajar más y mejor, madurar ante los complejos problemas que nos plantea la guerra revolucionaria en nuestra patria, analizar y transformar la situación con estilo proletario y orientación permanente hacia la educación y organización de los jóvenes obreros y populares.

Es necesario levantar, con el sano orgullo de los revolucionarios el nombre y el ejemplo militante de Raúl.

Todo militante, aspirante o simpatizante de nuestra organización, debe preocuparse por conocer y profundizar sobre la vida y personalidad de nuestro querido secretario general, es nuestro querido secretario general, es nuestro deber hacer saber a los jóvenes de nuestro frente de trabajo y a la juventud en general –a través de pintadas, volantes y charlas–, qué representa para las luchas presentes y futuras de nuestro Pueblo, el compañero Rodolfo Ortiz. Recordarlo es combatir con ardor juvenil y revolucionario, sacar nuevas e inagotables enseñanzas de su solidez ideológica, de su calidad revolucionaria, de su profundo amor al pueblo, de sus conocimientos y personalidad.

Recordarlo también, es tener presente su sonrisa y su franca alegría de entregarse por entero a la causa de nuestro pueblo; sólo como puede hacerlo un joven íntegro, un revolucionario cabal.

Su sola presencia inspiraba respeto, seguridad y anhelos de superación.

JOVENES ARGENTINOS:

Rodolfo Ortiz no ha muerto, vive en la mente y el corazón de su pueblo.

Rodolfo Ortiz, que unió a su genio las virtudes del proletariado revolucionario, es un robusto y erguido árbol que se ramifica en cientos de jóvenes con su misma determinación a la lucha y la victoria.

Juventud Guevarista, consciente de la pérdida que significa, está dispuesta a vengar su muerte, emular su ejemplo, a guiar sus pasos en la senda que trazara.

El recuerdo y el nombre de Rodolfo Ortiz es, desde ya, una bandera de guerra que se agitará con ardor en el corazón de los jóvenes revolucionarios y patriotas hasta la victoria final.

AL PIE DE LOS MUERTOS NUESTROS
UNA FLOR ES LO QUE CRECE
NUESTRA MANO LA RECOGE
NUESTRO FUSIL LA PROTEGE

¡¡GLORIA A RODOLFO ORTIZ HÉROE DE LA JUVENTUD ARGENTINA!!

¡¡RODOLFO ORTIZ (NEGRO) HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!
____________________________________________________________________________________________________

Fuente: JUVENTUD REBELDE, N° 16. Argentina, 4 de mayo de 1976.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS