Analisis de coyuntura: Ecuador, populismo pernicioso
Fecha: 2012 04 01
Grupo: Montoneras-LN
País: Ecuador
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Descargar Archivo
M-LN_2012-04-01.pdf


MONTONERAS-LN

Analisis de coyuntura,abril 1 del 2012
Selvas amazónicas Ecuador.

ECUADOR: POPULISMO PERNICIOSO

“Hemos guardado silencio bastante parecido a la estupidez”
Eduardo Galeano
Las Venas abiertas de América

Nota de inicio

El ejercicio del Poder en el Ecuador hasta el día de hoy, se sustenta en un juego de bloques de dominio, es decir del manejo de las oligarquías tradicionales y modernizantes, regionalmente ancladas, bloques que se identifican a lo largo del proceso histórico paradójico ecuatoriano, que se corresponde supuestamente dentro del orden estructural, entre una y otra, jugándose un rol político, ideológico y cultural.

En efecto, el viejo régimen de Hacienda, representaba a los terratenientes, con signo político conservador y todo un aparataje cultural-religioso, que mantuvo al Ecuador en un obscurantismo feudal, solo con la irrupción radical de la Alfarada, se rompe con esta estructura de falacia conservadora tradicional de la Iglesia-Estado, por supuesto, no de buena manera, fue con el uso de las armas y de la valentía de las montoneras, dejando su sangre y sus ideales aun inconcluso en esta pequeña Patria, tomada como hacienda oligárquica desde su aparecimiento republicano.

Las señas oligárquicas e interoligarquicas continua en la actualidad, las viejas ideologías conservadoras, entre mezcladas con el liberalismo traicionero, superviven en la modernidad de los partidos políticos, su genuino paladín siempre lo fue JOSE MARIA VELASCO IBARRA, quien dominó el escenario político ecuatoriano en más de cuatro décadas, apoyado siempre de las rancias oligarquías, y hasta de las mismas equívocas izquierdas (socialistas y comunistas), entre ellos Pedro Saad, lo subrayó en su momento Agustín Cueva “Velasco no engaño a la izquierda, fueron los propios de izquierda quienes se engañaron así mismo” .

En efecto, el proceso dicotómico de la política ecuatoriana, entre conservadorismo y liberalismo, produjo la explosiva tendencia fundamentada en el populismo, cuya maquina modernizante lo manejo a diestra y siniestra Velasco Ibarra, sumado a un enigmático Guevara Moreno y un sintomático populista Asaad Bucaram Edmalin, triada emergente del populismo ecuatoriano cuyos rasgos fundamentalistas aun permanecen en la esfera política ecuatoriana.

Fracciones políticas modernizantes

Las rupturas de la democracia por parte de los militarismos en la década de los 60s y 70s, en el Ecuador, limitaron la participación de la sociedad y llega a su limite en 1979, el joven binomio Roldós-Hurtado, cristaliza la esperanza de “Democracia” en el país, pero también a través de un nuevo populismo, un tanto ilustrado y académico, para arrastrar a las viejas tendencias y las dictaduras militares, ya desgastadas para entonces, las figuras jóvenes de Roldos y Hurtado, significaban el avance de nuevas fracciones políticas modernizantes entre tendencias emergentes como Demócratas Cristianos, Socialcristianos, Populistas del CFP, y de ex-liberales juntados en la Izquierda Democrática, estas tendencias juegan su partido en miras a la Presidencia en esta nueva coyuntura de Democracia formal.

La nueva racionalidad democrática del país, hace que saboreemos cada una de estas tendencias desde el autoritarismo asesino de Febres Cordero, (claro representante de las oligarquías guayaquileñas violentas que cortaron de raíz la cabeza de la juventud insurgente de AVC y desarticulo sistemáticamente al MPL) hasta la Socialdemocracia de Borja, régimen especulativo, que también representaba a la fracción dominante serrana, cuyo agotamiento permite el aparecimiento de nuevos sujetos políticos de avanzada como el movimiento indígenas ecuatoriano.

Al respecto el movimiento indígena, rompe con la mitología del “indio vago y tonto”, y sin duda se constituye en tendencia influyente de las nuevas generaciones que buscaba la dignidad y la justicia, sus levantamientos fueron motor para la caída de varios gobiernos en la coyuntura de inestabilidad que sufrió el Ecuador en los 90s.

Intransiciones políticas actuales

Se configura en el Ecuador una irracional coyuntura política de inestabilidad y agotamiento de la misma Democracia formal, sumado de políticas económicas desastrosas, perdida de la identidad monetaria y la adopción del dólar Americano, cuyos efectos se traslada pronto a la escena política de gobiernos de “minutos” y hasta de días, el juego oligárquico, se injerta con la conspiración, el golpismo militar a propósito, es claro un tesis en ciencia política, “los pueblos nunca dan golpes de Estado, los pueblos construyen Revolución”, la caída de Bucaram, Mahuad, y Gutiérrez, no fue efecto de lucha callejera, por mas reivindicativa que esta sea, sino por juego de manos de las Fuerzas Armadas y el militarismo de siempre que permanece en la obscuridad, la decepción frustrante se palpo en el Triunvirato indígena-civil-militar que duro tres horas en el Palacio de gobierno, y las huestes indígenas amanecieron con Gustavo Noboa como Presidente.

Esta coyuntura peligrosa, por las efervescentes movilizaciones debería “parar” por ser caldo de cultivo de emergentes situaciones de rebelión, así entendió las fracciones oligárquicas tutoradas siempre por los intereses internacionales de dominación Yanqui, entendido esta coyuntura se configura nuevas estrategias de dominación sistemáticamente evaluadas, cuyo punto inicial seria la adopción de cambios en la practica política, cuyo inicio seria el aparecimiento del correismo en el Ecuador.

Elemento y momentos de una nueva coyuntura

Si, se entiende como coyuntura a una fotografía al instante o como un corte de queso fino, la actual coyuntura, seria de considerar el determinado momento de avanzada del capitalismo sin problemas, ni conflictos. El régimen correista soluciono el problema de inestabilidad y la crisis, al expresarse como fuerza social en el terreno político de momento o de moda el “progresismo latinoamericano” liderado por Chávez en Venezuela, Morales en Bolivia y hasta Humala en Perú, sin embargo si se analiza con detenimiento y profundidad el problema de gobernabilidad, salta de inmediato la pregunta, ¿ estamos en verdad en una REVOLUCION?, la respuesta en NO, coyunturalmente, el régimen se traslada fácilmente de la palabra “revolución” a un conservadurismo expreso y hasta figurativo al estilo del garcianismo feudal, sumado al mesianismo populista que emerge del caduco velasquismo, con todo ese género intransigente del Poder de masas, peligrosamente semejante a los nacional- socialismo (Nazismos y Stalinismos).

Esto significa develar las verdaderas intenciones del correismo en el poder, que adopta estrategias escondidas de la misma vieja oligarquía guayaquileña, cuya fracción dominante se encuentra dentro del circulo intimo de la Presidencia, la rancia fracción se descubre priorizando y adoptando a raja tabla las políticas extractivas y de explotación de los recursos petroleros y mineros, con la firma de contratos con empresas trasnacionales chinas, brasileñas y venezolanas, en faraónicas obras como las hidroeléctricas y refinerías.

En cambio, lo que se deja a un lado y al costado es la verdadera trasformación de la estructura capitalista de explotación, y los resabios feudales respecto a la redistribución de tierra y agua, que aun permanecen intocable, luego de cinco años de gobierno, esta intacta la oligarquía-terrateniente, financiera especulativa, importadora-comercial, y monopolista, cuyas figuras se entrelazan a nombre de la “revolución ciudadana”, la lucha de la partidocracia se queda en la mima partidocracia, a vuelo de pájaro los ministros son y provienen de esa misma partidocracia¬: Carlos Vallejo democratacristiano, Raúl Vallejo socialdemócrata, hoy embajadores de la “revolución ciudadana”, Alexis Mera socialcristiano convencido, junto a Nataly Celi embajadora en EEUU, en fin reflejan la verdadera ruta de estos “revolucionarios del siglo XXI”.

Por ultimo, la coyuntura se agudiza con el proceso electoral entrante, por un lado el poder en juego del correismo que no quiere dejarlo, y utiliza los mismos medios de comunicación a quienes enfrenta día a día, con una retorica de lo absurdo, al punto de distorsionar la realidad con la manipulación mediática y la tendenciosa propaganda publicitaria de la “Revolución en marcha” y por otro los desengañados hoy por hoy reprochados de “contrarrevolucionarios”, quienes inventaron este monstruo llamado Correa, están ahí Alberto Acosta con Montecristi Vive, Los hermanos Larrea, y su nuevo Partido Azul, MPD con sus posturas de lucha callejera, Pachacutik sobreponiéndose de errores pasados del gutierrismo y de inicios en el correismo, los de izquierda de derecha como socialistas y comunistas que ahora, una vez más saborean “las uvas del poder imperial romano correista”, la derecha perdida en el marasmo del localismo guayaquileño intentando revivir la figura de Febres Cordero “recadero de la oligarquía “, en fin, coyuntura prelectoral que define la lucha interoligarquica, regional , financiera e ideológica entre toda la diversidad sectorial que hace del Ecuador un país pequeño, pero enorme en conflictividad, en medio de la absoluta obscuridad estructural del capitalismo y embriagado de este neo-populismo conservadorista.De no ser asi, el único camino que queda en este marasmo embriagador, se constituye en apostar por la formación de conciencia desde ls bases organizativas en defensa de lo único que queda la vida, eso se lo defiende con fuego y sangre en una lucha de insurgencia por una innegable liberación nacional. Apostémelo que si….

Por la vida y la liberación
Ni un paso atrás

Coordinadora Insurgente
MLN

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS