Desnudar la miseria nacionalista para reconstruir el Inkarri social de la democracia popular y el socialismo
Fecha: 2013 08 02
Grupo: Fuerzas Armadas Revolucionarias - Ejército Popular Tupacamarista
País: Peru
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Descargar Archivo
FAR-EPT_2013-08.pdf


DESNUDAR LA MISERIA NACIONALISTA PARA RECONSTRUIR EL INKARRI SOCIAL DE LA DEMOCRACIA POPULAR Y EL SOCIALISMO

“La energía revolucionaria del socialismo no se alimenta
De compasión ni de envidia.
En la lucha de clases, donde residen todos los elementos
De lo sublime y heroico de su ascensión, el proletariado
Debe elevarse a una moral de productores, muy distante y distinta
De la moral de los esclavos”.

José Carlos Mariátegui.

Vientos de profundización y de una nueva ofensiva neoliberal en el hemisferio sur del continente, constituye el discurso que Ollanta Humala Tasso, anuncia a todos los peruanos y en particular a los países que conforman el bloque de integración ALBA – TCP.

Ollanta Humala, devenido presidente de la Republica, por voluntad de la fracasada clase política peruana, por el dinero de los empresarios que financiaron su campaña, presidente por la bendición de una Iglesia, desde la conquista socia comercial – militar de los invasores y destructores de nuestra nacionalidad y cultura: anuncia que “el país que queremos no es una quimera, sino un objetivo a la vista”, mientras calla sus acuerdos con las transnacionales como XSTRATA y su sumisión a los dictados del imperio, ciertamente “el país que queremos los pobres y olvidados del Perú, los 11 millones de pobres, los campesinos, los estudiantes, los empleados y obreros, los limosneros de los programas de asistencia” no es la patria rematada a la voracidad salvaje del capital, ni el país convertida en plataforma gringa, no, la Patria que queremos, los pobres que habitamos la fría serranía, la calurosa selva y la alegre costa, es la Patria esbozada por Túpac Amaru en su Programa independentista, la Patria Grande de Bolívar, la “creación heroica” de Mariátegui, proyección del programa de los oprimidos, la Patria que queremos, es y será incluyente, solidaria y revolucionaria, no será jamás la proyección de la fracasada republica criolla, elitista y excluyente, será como lo concibieron aquellos que mas la querían “sin calco ni copia”, ni mucho menos, remedo de una colonia norteamericana.

Ofende que se pretenda hablar por nuestras bocas hambrientas de justicia social y democracia quienes hablan con el lenguaje de la explotación y la expropiación, ofende creer que los peruanos de a pie recién hayan aprendido de sus errores, de eso, hace mucho, la falta de un instrumento político para la transformación, de un Partido revolucionario hace que los sectores dominantes manipulen al pueblo, y algunos sectores traidores a la causa emancipadora convertidos en caja de resonancia del liquidacionismo, pretendan que los pobres de la patria, fortalezcan su democracia, su sistema de partidos y sus leyes.

Los revolucionarios, sabemos de los límites de su sistema y de la potencia del socialismo, por ello, en los `80 apostamos por la confrontación de clases, derrotados de manera temporal, sabemos que la propuesta de la Patria Grande impulsada por el Libertador Simón Bolívar hace 192 años, fue usurpada, tergiversada y prostituida por el oportunismo y la delincuencia organizada que se subió al carro de los vencedores de Junín y Ayacucho, ellos, los falsos profetas, impulsaron la unidad de los nuevos colonizadores y decretaron con la violencia de su orden, una democracia al servicio de los ricos; la globalización de la economía, la necesidad de expansión capitalista y la conquista de nuevos mercados, obliga a la derecha y burguesía cipaya del Perú y del continente a impulsar: a la propuesta integradora de la UNASUR, la avanzada quintacolumnista del empresariado imperial aglutinada en el Acuerdo del Pacifico, a la esperanza de la unidad latinoamericana, la balcanización de nuestra América, al modelo de Socialismo Mariateguiano, las fuerzas de intervención y el peso criminal de la OTAN y el modelo de expropiación capitalista.

Desde aquí, desde el campo revolucionario lo emplazamos a Ud., Señor Presidente, vocero de los ricos y los opresores, optimate de la contrarrevolución, a que explique, si fortalecer la democracia es imponer a sangre y fuego, el Proyecto Conga, diga Ud., si el asesinato, los crímenes impunes y las fosas clandestinas de la época de la corrupción Fujimorista, justifica mantener esta democracia, diga Ud., si democracia es mantener un sistema carcelario inhumano para el campo revolucionario mientras brinda la comodidad principesca a un usurpador de nuestra identidad nacional, como el genocida Alberto Fujimori. Su sistema carcelario, da asco presidente, y si no lo dijeron sus asesores, es elitista. Revise a los hombres, no sus condenas, verá que en los penales donde sobreviven luchadores sociales y revolucionarios encontrara semillas de la Patria que queremos, en el otro lado, no lo recomendamos hallará muy de seguro, el estiércol.

No nos anima resentimiento alguno, en la historia de los pueblos, de la lucha de clases en particular, las derrotas, los reveses y los golpes en el terreno de la revolución constituyen accidentes frecuentes, muy por el contrario a su odio, nos anima la fe de nuestro pueblo en el mañana, ese pueblo que históricamente ha venido resistiendo y construyendo el multicolor abrigo de la esperanza.

¡Que sueñen los opresores poder seguir engañando otros 192 años más, ese tiempo de mentiras se viene acabando, el nuevo tiempo, está naciendo y anuncia nuevas jornadas¡.

El país que queremos es un país próspero, donde todas las peruanas y peruanos, sin distinción, puedan disfrutar los beneficios del crecimiento de manera digna, segura y con libertad, anuncia en su mensaje presidencial, rosario de voluntarismo burgués, con ella se pretende seguir manipulando la conciencia social ¡este sistema social, en que la inmensa mayoría de la población se ve obligada a venderse por un mezquino salario, es lo que los economistas burgueses describen como un régimen de libertad! Y hasta donde se sabe, el trabajo asalariado, el trabajo del obrero, no rinde propiedad, produce, lo afirmamos, capital, desde este real punto de vista sobre el análisis de la explotación capitalista, sin propiedad ni capital, ningún miembro de las empobrecidas mayorías nacionales, podrá disfrutar de los beneficios del llamado crecimiento económico.

Hasta hoy, nada nuevo bajo el sol de los pobres y desposeídos, la ruta seguida por la derecha peruana ha traído hambre y miseria en los hogares de las mayorías nacionales, ha traído sometimiento, saqueo y terrorismo de estado, sino que responda la derecha y oligarquía vende patria: ¿para qué los ejercicios militares con los marines y tropas de intervención imperial?, ¿Cuál el interés de mantener la presencia de bases militares en suelo patrio?, ¿No es acaso la Alianza del Pacifico, la versión moderna del fracasado proyecto de absorción imperial ALCA y avanzada de la Doctrina Monroe?, ¿Cuántos campesinos pueden tener ventajas competitivas con los consorcios internacionales que estimulan los TLC`s?, con pocas palabras aseguramos que esta casta mezquina de ricos, acostumbrada a festines a costa del trabajo esclavo de los peruanos, no busca elevar el nivel de vida de los pobres, no pretende construir una patria libre, digna y soberana, pretende, no lo dudamos, seguir manteniendo su sistema de explotación, seguir gobernando con su viejo sistema de partidos, reforzar su democracia y profundizar la neo colonialidad.

El país que queremos finalmente, creemos que será posible con la revolución social, es quimérico creer que incluir al esclavo moderno, vale decir, al moderno trabajador, en el pretendido crecimiento económico neoliberal nos lleve a la “inclusión social” ¿Fue posible acaso la inclusión social durante el esclavismo o el feudalismo? el notable esfuerzo emprendedor de nuestra población, no será para crear nuevos y renovados ejércitos de esclavos, será para construir las bases del poder popular y la participación real de los pueblos en el programa de la rebeldía, será para poner en marcha el Partido Revolucionario y edificar la sociedad de igualdad y justicia social.

Si en algo coincidimos con Ud., y los modernos filibusteros, es en el reconocimiento de la existencia de dos realidades, de dos patrias: la patria empresarial de las minorías privilegiadas y la patria del trabajo, del esfuerzo colectivo de las mayorías empobrecidas, aquella Patria donde el capital profundiza la brecha entre ricos y pobres, no la queremos. La inclusión social con mas sueldos de hambre, con mas programas asistencialistas y clientelares, con mas trabajo esclavo, muestra incontrastable de la división clasista que señala el discurso empresarial, constituye una agresión y un insulto a todo un pueblo pretender que su solución sea obra de la limosna empresarial, que se incluyan los ricos lo decimos desde el campo popular, con sus fábricas, que distribuyan su capital y riqueza, en beneficio de la clase trabajadora.

La integración regional, revolucionaria, de los pobres, de los campesinos y obreros, de los movimientos sociales, contestataria, anticolonial y anticapitalista, es nuestra apuesta histórica, ahí nuestro entronque programático con Túpac Amaru, Túpac Katari, Bolívar, Martí, con las FARC – EP, con el ELN, la presencia del vocero del imperialismo norteamericano en la presidencia pro tempore de la UNASUR es la misma presencia de Judas en la mesa de los desposeídos.

Nuestra coincidencia de profundizar los procesos de cambios hacia el socialismo, purgando a provocadores de la derecha y agentes imperiales incrustados en las instituciones estatales, nos muestra el encuentro con el FBL de Venezuela y con los bolivarianos del continente, a quienes alcanzamos nuestro revolucionario apoyo.

Nos solidarizamos con las luchas del pueblo peruano, con la heroica resistencia de los hermanos mapuches, acompañamos el proceso de paz con justicia social que viene impulsando la insurgencia colombiana de las FARC – EP, y en el abrazo de la militancia tupacamarista, saludamos la iniciativa de los hermanos que organizaron la Cumbre Antiimperialista que se realiza en Cochabamba, encuentro de dignidad y resistencia ante toda forma de injerencia y agresión imperialista cuya filosofía de la dominación se niega a reconocer que Otra Latinoamérica es posible, se niega a aceptar que la descolonización de su “patio trasero”, constituye un hito para la liberación.

Sentenciamos que, medida que se consolida y avanza la unidad e integración regional como alternativa al capital como relación social de expropiación, el ataque perpetuo a la Patria grande, va a recrudecerse, se tornara más agresiva, al mismo tiempo estamos seguros que el paradigma liberador de nuestros pueblos confirmará la tesis de construir vanguardias revolucionarias integradas a la filosofía de la Doctrina de Resistencia Popular, que combinen elementos estratégicos que partiendo de lo económico, social y cultural integren lo militar que permitan nutrir a nuestros proyectos históricos revolucionarios la esencia viva de los defensores de la identidad en Vilcabamba, pasando por Túpac Amaru, Túpac Katari, Bolívar, Mariátegui y el Che.

Unidad para luchar, unidad para vencer ¡
Túpac Amaru vive, vuelve y vencerá ¡
Por la Patria Grande y el Socialismo Néstor Cerpa, Comandante de la Dignidad Tupacamarista, cabalga de nuevo ¡

Con las masas y las armas, Patria o muerte, venceremos ¡

Montañas de la Amazonia Peruana, agosto de 2013.

Camilo Reyes
Fuerzas Armadas Revolucionarias – Ejercito Popular Tupacamarista
FAR - EPT

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS