República mexicana, a 29 de noviembre de 2014
Fecha: 2014 11 29
Grupo: Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario
País: Mexico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


C. CIRO GÓMEZ LEYVA

PUEBLO DE MEXICO

A LOS PUEBLOS DEL MUNDO
A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN NACIONALES E INTERNACIONALES
A LOS ORGANISMOS NO GUBERNAMENTALES DEFENSORES DE LOS DERECHOS HUMANOS
A LAS ORGANIZACIONES POLITICAS, POPULARES Y REVOLUCIONARIAS
A LOS PADRES DE FAMILIA DE LOS DETENIDOS DESAPARECIDOS
A LOS NORMALISTAS DE AYOTZINAPA Y A LA FECSM

¡HERMANOS, HERMANAS, CAMARADAS!

Señor, Ciro Gómez Leyva, cobra importancia la expedita repuesta a nuestras tres interrogantes, porque en ella se dan a conocer actividades personales, de las cuales los únicos enterados hasta ahora eran los interesados, alguno de ellos promotores y financiadores de las mismas, es decir, en los pasillos de Bucareli, Camino Real a Contreras, Molino del Rey, en las selectas vías y en los pent-houses del poder oligárquico, en lo más perverso, fatuo y pro-imperialista de los medios masivos de comunicación -la autodenominada constelación- que junto a sus empleados en facciosa y "celestial" escena se dedican a mentir y manipular la realidad. Excluimos de este avieso contubernio a los siempre humillados y explotados trabajadores del staff, la prole pues, como también quedan exentos los trabajadores honestos del periódico de "ustedes", según dijo López Dóriga.

En el campo de la discusión de ideas, interpretación, conceptualización o la elemental narrativa de la realidad, en el derecho a réplica, en el ámbito estrictamente periodístico, actividad que crea corriente de opinión buscando influir en el conglomerado multisectorial nacional y se materializa en que cada uno como seres sociales de forma personal y colectiva asumen una posición política ante la realidad. Ello sitúa a cada quién dentro de este vasto y complejo océano de la sociedad humana en representar y defender, de una manera u otra, a las dos clases fundamentales -y a las secundarias que se desprenden de ellas- que hasta ahora ha presenciado el planeta: burguesía y proletariado.

Cada oración, son un acto consciente personal que emanan ineludiblemente de una concepción ideológica, por convicción o conveniencia que persiguen un propósito claramente definido, más aún en el oficio de periodista, que colocan a cada uno de qué lado se está y a quién se deben en la división y lucha de clases, a los ojos de propios y extraños, expresado de otra manera es la práctica la que define inequívocamente, se está con el pueblo trabajador y en lucha o con los voraces y depredadores patrones. Y es al pueblo a quién toca juzgar dicha práctica.

En la dinámica de las interrogantes y respuestas, se preguntará ¿a razón de que vienen los párrafos anteriores? Pues que tanto usted como sus colegas de la "constelación" -uno de los monopolios masivos de comunicación de pertenencia oligárquica- día a día con guión o fuera de éste, se convierten en jueces inquisidores del movimiento popular que van desde la descalificación y especulación dolosa, a la criminalización de la protesta y lucha popular, en ese mismo libreto defienden a capa y espada al régimen neoliberal y sus administradores en turno, a políticos de oficio aliados de su patrón o "socio", denigran el oficio de periodista cuando sin pudor alguno, justifican y ensalzan al grado de glorificar a los verdugos y aniquiladores del pueblo: el ejército federal, marina, policía federal y las derivaciones que a nivel estatal y municipal se reproduce a partir del modelo pro-fascista del aparato represivo federal.

Aunque a veces camaleónicamente cambia sus posturas de acuerdo la correlación de fuerzas de la lucha de clases, que es la inclina el fiel de la balanza con respecto a la corriente de opinión nacional como la situación actual que vivimos, pero sin salir del libreto de que se dicta desde el poder.

Sus colegas y usted deberían revisar sus actuaciones en escena en el programa nocturno semanal que según ustedes creen, en su ego enfermizo, "día a día hacen historia", soberbiamente se asumen como la "crema y nata" del periodismo, así como sus opiniones en la prensa escrita, porque ahí emiten juicios inquisidores y sumarios contra el conjunto del movimiento popular y defensa a ultranza del poder político económico aliado de su patrón, y mire usted que ahí sí que resplandecen las estrellas, porque la imparcialidad, objetividad y ética, brillan intensamente por su ausencia.

Fue en el año 2007 cuando ante la detención desaparición forzada de nuestros dos compañeros Gabriel y Edmundo, en su columna periodística señalo qué eran sólo "dos desapariciones" con respecto a los miles acontecidos en Chile y Argentina, en clara alusión descalificatoria a la lucha política-militar emprendida por nuestro partido respaldada por diferentes sectores del pueblo que conjuntamente exigimos la presentación con vida y en libertad. Pues a la distancia de siete años sale a flote que el Estado mexicano resulto más siniestro y sanguinario que las dictaduras militares a las que usted hace referencia.

La misma actitud fría, descalificadora y de menosprecio asume ante el doble crimen de lesa humanidad ─la matanza y detención desaparición─ en Iguala, contra los normalistas rurales de Ayotzinapa, Guerrero, con eso de que "México es mucho más grande que la desgracia de Ayotzinapa". La lectura de su insensible sentencia exige al Estado que dé el clásico carpetazo como uso y costumbre del estado de derecho oligárquico, como intentó vilmente Murillo Karam, además pretende que el pueblo abandone la demanda de ¡presentación con vida y castigo a los culpables! porque los patrones tienen importantes macro negocios que atender, donde usted resultaría afectado si bajan sus "modestos" ingresos económicos " por no cumplir su tarea y eso sí que es una tragedia para México". Fiel al cliché de su órbita estelar que reza: el show del terror del Estado debe continuar, porque al cabo los ejecutados extrajudicialmente lo mismo que los detenidos desaparecidos son de la muchedumbre.

Pasando a sus respuestas, claro que no se comparan los procesos de los países centro y sudamericanos, si son analizados y extraídos de manera esquemática. Los procesos socioeconómicos-políticos nunca han sido iguales, ni lo serán, menos si estamos guiados para su análisis únicamente por las versiones oficiales de dichos procesos, es decir, por la visión de los "vencedores". Pero si vamos a la esencia y razón de ser de cada uno de ellos la coincidencia será idéntica y única quedando al descubierto con tan sólo dos cuestionamientos, ¿Cómo se arribó al poder político? ¿Cómo se ejerce y detenta el poder político en contra de la voluntad popular por décadas?

Tanto en México como en los países de Centro y Sudamérica el poder ha estado, sigue estando en manos de la burguesía en sus dos variantes la pro-imperialista, de ella han emergido gobiernos reaccionarios, dictaduras civiles o militares y regímenes fascistas; y la nacionalista, evolucionando de esta desde la posición de la burguesía progresista, movimientos de liberación y como sector coadyuvante para revoluciones socialistas.

La burguesía pro-imperialista sin excepción ha arribado al poder ya sea por golpe militar o mediante sistemas y normatividades electorales perfectamente diseñadas a modo para fraguar imposiciones, fraudes y la designación, como la de EPN, en ambas derivaciones de la burguesía prevalece la hegemonía de la explotación, violencia y opresión de la burguesía en contra del pueblo.

Es más que pertinente la aclaración y precisión de las excepciones en el continente sobre los procesos recientes de cómo arribar al poder por representaciones populares nacionalistas-progresistas y revolucionarias por vía electoral. Venezuela, Bolivia, Ecuador; El Salvador, Nicaragua; Uruguay, Paraguay, Argentina; y Chile, los primeros tres vienen de procesos de la lucha de masas fieles al origen e idiosincrasia de sus pueblos; los dos siguientes son el resultado de la participación armada revolucionaria del pueblo en guerras de liberación; los tres contiguos de la parte central y este del cono sur son el resultado de la histórica lucha armada revolucionaria que persiste desde los años de las dictaduras a nuestros días, actualmente en el quebranto económico por el despojo total a la clase media y la generalización de la pobreza y miseria, lo que condujo al Estado y sistema a una crisis política generalizada que permitió que los sectores progresistas y revolucionarios lograran acceder al poder político; por último donde culmina el macizo continental, Chile, la ejemplar resistencia armada revolucionaria en conjunto con el movimiento de masas populares obligo a la clase en el poder y al imperialismo estadounidense pactar la salida del dictador como medida contrainsurgente, ante el torrente popular de indignación, protestas y lucha canalizado en el histórico plebiscito de 1984.

Estos procesos continentales representan cambios cualitativa y cuantitativamente superiores en las condiciones de vida y trabajo de sus pueblos, cuyo alcance y profundidad dependerá de las condiciones específicas del propio desarrollo de la lucha de clases, empero por la forma de lucha empleada y los cambios alcanzados no dejan de ser parciales en tanto que prevalezcan como parte de la estructura y superestructura del gobierno y sistema formas capitalistas de producir, administrar y distribuir la riqueza. No por ello deja de ser un proceso ejemplar en el proceso de liberación del pueblo y transformación de la sociedad capitalista.

En los Estados burgueses, sobre todo en los imperialistas y pro-imperialistas, comprobado está que poco importa el discurso y nomenclatura de un gobierno civil o militar, no define su esencia y proceder, lo que lo exhibe tal cual es el poder que detenta y ejerce una minoría contra la voluntad de la mayoría siendo sus principales puntales el aparato policíaco-militar, que la forma principal y única de generar riqueza es mediante la explotación y sobreexplotación de una fuerza de trabajo asalariada, el despojo y la depredación.

Por naturaleza el sistema del modo de producción capitalista genera iniquidad económica e injusticia social, ocasiona la polarización social y la agudización de la lucha de clases, ante lo cual actúan gobernantes en turno, el poder oligárquico nacional-transnacional para mantenerse el poder y gobernar, perpetuar el capitalismo, los Estados burgueses le integran de forma preponderante dos elementos esenciales e imprescindibles al Estado para salvaguardar el autoritarismo hegemónico antipopular-represivo que los caracteriza, lo policiaco y militar en todas y cada una de sus estructuras.

Volviendo a México. La imposición y despliegue de la militarización y paramilitarización expansiva y profunda en los distintos ámbitos de la sociedad, con la finalidad de naturalizar la presencia de las tropas en las calles en prepotente desplante de fuerza para sembrar el terror e inhibir la protesta y lucha popular, sobre la falsedad de combatir al crimen organizado y al narcotráfico. Se conjuga la nada nueva forma policiaca de gobernar y atender las reivindicaciones inmediatas, es decir, primero se investiga personalmente y al colectivo de los demandantes e inconformes para intimidarlos, criminalizarlos, perseguirlos ─preludio de una condición incierta de un disidente o demandante─ dejando hasta el final la atención sin solución de las demandas y en caso de lograrse ésta se debe a la presión del pueblo, no por voluntad o eficiencia del Estado, siendo lo más recurrente, que resuelve porque ya reprimió o cometió un crimen más. Eso es un Estado policiaco-militar.

Instaurado de facto y legalmente el Estado policiaco-militar en el país, se da rienda suelta al terrorismo de Estado el cual se despliega y ejecuta tanto por los elementos distinguidos como activos por sus uniformes e insignias como por la parte no oficial de "civiles" armados, bajo el enmascaramiento de delincuencia organizada, paramilitares institucionalizados y no institucionalizados, ambos son organizados, mantenidos, entrenados y financiados por las propias estructuras del aparato represivo, y en muchos de los casos, mandos en activo del ejército federal y marina son parte integrante de la tropa y dirección paramilitar y de la mítica delincuencia organizada.

Situando en tiempo y espacio ¿cuándo fue que la mítica delincuencia organizada y el "poderoso" narcotráfico comenzaron a desmembrar cuerpos y hacer matanzas en serie?, ¿es cuando surgen los "Z" tras la deserción de una compañía de GAFES en el norte del país? Falso, el ejecutar los crímenes de lesa humanidad para aterrorizar al pueblo en general y sobre todo a los sectores populares que resisten y luchan, ha sido y es una práctica contrainsurgente sistemática al grado de revelarse como política de Estado en la guerra contra el pueblo. Ya hemos mencionado con anterioridad que grupos de contraguerrilla adiestran, dirigen e integran a paramilitares y la delincuencia organizada para a nombre de estos engendros del Estado cometer la barbarie que aterrorice al pueblo en general, sobre todo el que es susceptible de organizarse y luchar, eliminar a luchadores sociales y revolucionarios.

Flancos represivos del Estado ─el formal y el ilegal─ son haz y henves de una misma hoja ortiga, cuentan con fuero ilimitado e impunidad permanente que otorga el estado de derecho oligárquico. Que protegen desde instituciones, agentes ejecutores hasta connotados personajes del Estado que violentan una y otra vez los derechos humanos y constitucionales fundamentales sin inmutarse.

Por citar casos del pasado reciente, Gustavo Díaz Ordaz y Luís Echeverría Álvarez son igual de genocidas que Jorge Rafael Videla, Aparicio Méndez, y Augusto Pinochet; de la misma forma la dictadura corrupta y opresora de Hugo, Banzer, Stroessner, los Duvalier y Somoza es semejante en política a los sexenios de López Portillo, Miguel de la Madrid y Salinas de Gortari. Los otrora dictadores y gobernantes de ultraderecha de Venezuela, Brasil, Uruguay, Paraguay, Colombia son el similar de los panistas en México. La actual junta administrativa priista con nuevo estereotipo ─EPN─ son la continuidad y el endurecimiento institucionalizado del Estado policiaco-militar y el terrorismo de Estado, como la forma de gobernar y sostenerse en el poder, como lo es actualmente en Guatemala, Honduras, Colombia y Perú. Hablamos de dictaduras del capital con democracia burguesa pura, con un enmascaramiento y matiz de respetuosos de los Derechos Humanos, apuntaladas por fuerzas militares, lo que Vargas Llosa categorizó como la "Dictadura Perfecta".

En México el fuero y la impunidad para los ejecutivos y ex-ejecutivos federales es como sus pensiones, inmunes y vitalicias, porque la mayoría no han sido ni siquiera amonestados por instancias del poder judicial y legislativo en ninguno de sus órdenes a nivel nacional, de igual forma en el plano internacional la resistencia premeditada para sancionar al Estado mexicano y sus personeros eran un bloque monolítico casi infranqueable de complicidad para con los crímenes cometidos por el Estado mexicano. El caso Echeverría Álvarez, fue una burda patraña leguleya de simulación, porque ¿Cuantos viejos no mueren en las mazmorras del Estado por motivos políticos y sociales? Para ellos no hay los beneficios que otorga la Ley, en este caso por la edad y salud de la prisionera o prisionero.

En materia de violación de Derechos Humanos no se analizan y sancionan en base a la cantidad de acontecimientos, sino al hecho en sí que atenta contra derechos humanos tan fundamentales como a la vida y a la libertad. Además de las violaciones tipificadas como crímenes de lesa humanidad como el desplazamiento forzado (más de un millón de personas); aplicación de tormentos físicos y psicológicos para obtener información de detenidos por cuerpos policíacos y militares (el 90 por ciento de personas que han estado en manos de policías y soldados federales han sido torturados, algunos casos hasta perder la vida, obra en expedientes y/o documentales); ejecuciones extrajudiciales (140 mil asesinados recientes en tan sólo 14 años de panismo-priismo, sin contar con las matanzas históricas-emblemáticas); detención-desaparición forzada (cerca de 80 mil casos denunciados en los medios de comunicación y ong's de dh´s). Cifras que lamentablemente rebasan con creces el saldo de las dictaduras militares y civiles del continente y de los conflictos armados internos.

Crímenes en México que corresponden al desarrollo de la contrainsurgencia como política de Estado en todo el territorio nacional desde la década de los sesentas, para los años 80's en el país había 810 detenidos-desaparecidos de los cuales cerca de 600 eran de la entidad de Guerrero. Centenares de presos, decenas de exiliados y centenares de asesinados todos por motivos políticos y de conciencia. Lo descrito y puntualizado de forma somera es: terrorismo de Estado.

La contrainsurgencia en México, parte del plan global de Guerra de Baja Intensidad desde hace más de seis décadas aceptada como política de Estado por el asesino de Acteal Ernesto Zedillo. Guerra no declarada contra el pueblo que se ha desarrollado desde entonces de forma sistemática con diferentes pretextos... la amenaza del "comunismo internacional"; "desestabilizadores y apátridas" "quieren destruir la República", "agentes cubanos" pretenden "hacer una revolución no acorde a los mexicanos", entre otros disparates y el último de confección neoliberal la mítica e invencible delincuencia organizada y el narcotráfico, como el enemigo interno a combatir. Y lo más ilógico una guerra "entre bandos de poderosos delincuentes". Cuando está probado que la delincuencia organizada es desde y por el Estado.

En el país, el Estado policiaco-militar despliega su accionar por medio del terrorismo de Estado, convalidado jurídicamente por un estado de derecho oligárquico y mediáticamente por la dictadura de opinión, en la cual usted día a día y de manera breve diligentemente colabora. La conceptualización, versión e interpretación de la realidad histórica y actual depende desde qué posición socioeconómica ─status quo─ en que se encuentre el analista y que en algunos moldea su ideología y ética, dependiendo de ahí y de quién le remunere sus servicios, sus declaraciones, para describir o enjuiciar un hecho de violación a los derechos humanos. Los hay, y no pocos, que independientemente de su posición socioeconómica dignifican la labor periodística al servicio de los que nada tienen, incluso muchos han perdido la vida o se encuentran detenidos-desaparecidos. Evidentemente usted no pertenece a estos últimos.

En conclusión: Queda claro que usted responde a los intereses del régimen y lo defiende con toda su sapiencia y experiencia periodística desde su actual trinchera, grupo televisa. ¿Por qué?..

R1. Tiene usted una coincidencia plena con las posiciones y versión gubernamental de los dos crímenes de lesa humanidad cometidos en Iguala, casi, casi con partituras. De que fue obra "limpia y única" del crimen organizado. Siembra cizaña al utilizar perversamente los crímenes de San Fernando y Tlatlaya para poner una infame competencia entre ¿qué crimen es más atroz y lesivo para nuestro pueblo?

R2. Hace usted una bizarra defensa de EPN, el Estado mexicano y aparato policiaco-militar; Integra el tribunal de la inquisición contra la protesta y lucha popular, "por violentos"; por el contrario hace afables y delicadas sugerencias u observaciones a personajes del Estado; pero jamás ha calificado de violencia el accionar del aparato policiaco-militar a pesar de las extensas y documentadas lista de víctimas de la represión.

R3. Alude aferradamente a los porcentajes que protestan contra el doble crimen de lesa humanidad de Iguala, con respecto a la tasa de población nacional, con la pretensión de manipular el caso y situarlo como un problema "menor" o "regional", como quién dice "la vida es así", para que se queja muchedumbre... demos vuelta a la página y que continúe la dinámica del poder, dinero, farándula de oropel y la salidas de shopping de la pareja presidencial, sin embargo, en sus escritos y comentarios nunca ha utilizado esos parámetros para medir la sexenal farsa electoral en la cual no participa más del 50 por ciento que arrojan que las juntas administrativas que han gobernado por décadas al país porcentualmente no son representativas y son por lo tanto ilegítimas; ni que si los 120 millones de mexicanos fueron consultados para la imposición de pactos oligárquicos y las leyes neoliberales; ni para medir los niveles de pobreza, miseria y el genocidio social que se consuma transexenalmente al morir la "muchedumbre" por hambruna entre los cerca de 80 millones que viven en la pobreza y de los que 50 millones subhumanamente viven y mueren en la miseria.

R4. Tanto halago y lisonja al ejército federal, así como a las distintas policías seguramente pronto, como en las dictaduras de Centro y Sudamérica será usted condecorado, disculpe premiado, como un acérrimo defensor del aparato represor. O al menos compartirá el pan, la sal y el vino gustosamente con un "eficiente" general, un "profesional" mando policiaco, un "convincente" funcionario encargado de las fuerzas represivas y de inteligencia civil-militar, si no es que tan distinguido suceso ya aconteció. Intelectuales orgánicos y periodistas alienados al régimen son parte integrante del poder aunque finjan ser impares.

R5. Además, que fortuna tiene usted, por no decir que "estrella le brilla", que ante el riesgo inminente que representa el despliegue operativo de cuerpos represivos del Estado contra manifestantes le ofrezcan equipo para su protección, el aparato represor cuida al que le sirve. No así a los ciudadanos e incluso periodistas que no pertenecemos al canal estrellado, como fue el caso de José Luís Alberto Tlehuatlie Tamayo, Francisco Kuykedall,, los cerca de 11 periodistas agredidos con todo premeditación y ventaja el 20 de noviembre pasado en el zócalo, destacando los casos de: Eduardo Verdugo, de Associated Press; Diego Simón Sánchez, cuarto oscuro; María Idalia Gómez, Eje Central y 24 horas; Eduardo Miranda, Proceso; Yohali Reséndiz, Excélsior; a los detenidos por motivos políticos en las manifestaciones y a los cuales usted estigmatiza como violentos.

R6. Y última. Hasta el momento que esta comisión de prensa escribía la presente en atención a sus respuestas, no había párrafo, oración o letra alguna que diera opinión crítica y menos protesta de usted, con respecto al burdo y siniestro montaje de provocación de militares con la policía capitalina el 20 de noviembre en el zócalo capitalino que tiene a 6 jóvenes estudiantes severamente lesionados y a 11 presos en cárceles de exterminio por motivos políticos ─hoy en libertad─, por gritar junto a la muchedumbre que no es visualizada como parte importante de México por usted, ¡VIVOS SE LOS LLEVARON! ¡VIVOS LOS QUEREMOS!

¡A DESARROLLAR LA LUCHA IDEOLOGICA EN TODOS LOS TERRENOS!
¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!
¡PRESENTACION CON VIDA Y CASTIGO A LOS CULPABLES!
¡A SEGUIR EXIGIENDO LA PRESENTACIÓN CON VIDA DE TODOS LOS DETENIDOS DE AYER Y HOY¡
¡LIBERTAD A LOS PRESOS POLITICOS DEL 20 DE NOVIEMBRE!
¡LIBERTAD A TODOS LOS PRESOS POLITICOS Y DE CONCIENCIA DEL PAIS!
¡A CERRAR FILAS CONTRA EL TERRORISMO DE ESTADO!

¡POR LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!

COMITÉ DE PRENSAY PROPAGANDA
DEL
PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO
PDPR

COMANDANCIA GENERAL
DEL
EJÉRCITO POPULAR REVOLUCIONARIO

Año 50.
República mexicana, a 29 de noviembre de 2014

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS