El deslinde con la Dirección Estratégica
Fecha: 2019 03 27
Grupo: Fuerzas Armadas Revolucionarias - Ejército Popular Tupacamarista
País: Peru
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


EL DESLINDE CON LA DIRECCION ESTRATEGICA

UN PASO NECESARIO PARA CONSTRUIR EL TUPACAMARISMO DE VANGUARDIA

A LAS FUERZAS REVOLUCIONARIAS DEL PERÚ,
A LOS TUPACAMARISTAS DE LA PATRIA GRANDE,
A LOS REVOLUCIONARIOS HEREDEROS DE 500 AÑOS DE HISTORIA,
AL PUEBLO, A LA CLASE Y AL PARTIDO.

La ruina amenaza. La catástrofe avanza. La derecha vende patria, la clase política tradicional peruana en alianza con el capital transnacional vienen conduciendo al Perú, al desastre; al descalabro económico que solo permite el enriquecimiento de unas pocas familias, a la vigencia de la Constitución fujimorista motor de la expoliación política peruana, a la corrupción institucionalizada por el fujimorismo cuyo primer rostro es el escándalo ODEBRECHT, a lo que acompaña de forma consustancial el pacto de protección e impunidad inter - burguesa que se expresó en el indulto político al ex dictador Alberto Fujimori y, que no es más que la fase primera de la “reconciliación inter clasista”, del blindaje y el continuismo ramplón personificado por Martín Vizcarra.

El partidismo de derecha, ha mostrado por fin sus entrañas, la crisis se profundiza y el campo popular ensaya medidas paliativas de lucha y plataforma difusa, plástica, sin tocar lo medular de esta situación: la crisis del sistema político. La cuestión de la revolución no se plantea, salvo en grupos sin incidencia política nacional.

Hasta hoy, el planteamiento revolucionario del Tupacamarismo que postula una sociedad y un sistema opuesto a la opresión capitalista, como doctrina liberadora, no ha tenido la posibilidad de estar presente con la fuerza e intensidad requerida, en los peruanos de a píe, no hemos tenido pues la posibilidad de llegar con la fuerza que nos caracteriza, ni siquiera de estar presente, en las asambleas populares que impulsan la lucha y movilización contra la partidocracia y la representación capitalista, esto se convierte ya, en una traba para analizar correctamente el rumbo de las luchas y de las cuestiones que nos interesa.

Es importante entonces, que nuestro cuestionamiento y nuestra posición vaya de las palabras a la acción revolucionaria y movilizadora, desplegando una ardua e intensa labor pedagógica contra la acción manipuladora del sistema, contra la alianza empresarial que gobierna el Perú y, contra el trabajo de zapa que realiza el oportunismo en el seno del pueblo, por lo que nuestro despliegue orgánico, debe junto al campo popular, desnudar la miseria que los une y plantear como estos defensores de lo inservible, esquivan, callan, que la cuestión fundamental, es y será el carácter de clase de esta crisis: porqué se ha desatado, qué clase, clases o fracciones de clase lo sostienen y, en qué condiciones históricas se ha originado.

Desde que la crisis se ha desatado, se puede apreciar como en las movilizaciones, las consignas que plantean el problema de la crisis, están enfocadas a salidas sistémicas.

Como tupacamaristas, desde el punto de vista socialista, como marxistas, debemos en las discusiones señalar que la cuestión fundamental para juzgar esta crisis y la posición que debemos adoptar frente a ella, es el saber por qué se desató, qué clase, clases o fracciones de clase le han preparado y dirigido y dado que luchamos por el socialismo, no podemos negar ni ocultar, que toda nuestra acción se enfoca a la salida revolucionaria, sin comprender este necesario abc, todo esfuerzo tendrá un despliegue frívolo, estéril.

La guerra revolucionaria de la década de los ’80 sacudió los cimientos de la clase política, de la derecha peruana, del Estado mismo, esta continuidad revolucionaria por la acción de la contrarrevolución sobre las organizaciones armadas, no ha podido seguir su rumbo trazado. La Marcha de los Cuatro Suyus, si bien permitió la caída del Primer Fujimorismo, por sus limitaciones orgánicas y de dirección, posibilitó la continuidad burguesa y podemos decir, que desde entonces, la línea revolucionaria de confrontación clasista, no ha podido reestructurar el sistema de la estrategia lo que ha permitido que el movimiento popular se constituya en cola de furgón, renovador de la dictadura del capital y, su accionar sirva para que la democracia burguesa perfeccione su modelo de dominación por lo que se señala que, este punto merece especial atención de los revolucionarios, del Tupacamarismo.

A tal punto de desarticulación orgánica llegamos, que la derecha peruana especula con la ignorancia de las mayorías nacionales que asegura su dominación y defensa de intereses por la llamada vía democrática que contempla la represión y criminalización de la protesta social, las cosas así planteadas, obliga necesariamente a que para entenderlas es necesario leer la política peruana en su conjunto y, en estrecha relación con las necesidades del capitalismo.

Hemos entonces para dar un paso adelante, romper el silencio respecto a la ruptura con la línea economicista de la llamada DIRECCION ESTRATEGICA encabezada por el Cro. “Carlos”, acaecida en el mes de julio del año 2010, cuyo DESLINDE tuvo tres campos: a) Lucha de dos líneas, b) Programa y Proyecto Tupacamarista y, c) Táctica y Estrategia de periodo, deslinde que nos permitió superar nuestras limitantes, iniciar la construcción partidaria de un TUPACAMARISMO DE VANGUARDIA, a partir de las FAR – EPT, contenidas en el Plan de Construcción Política, Social, Militar y Orgánica o LIBRO ROJO DEL TUPACAMARISMO.

Deslinde que nos obligó a asumir la REVOLUCION SOCIALISTA como una responsabilidad histórica, a asumir la propuesta de continuidad de las luchas de nuestro pueblo, a nutrirnos de las Banderas de Tinta, a repensar nuestro Socialismo desde las canteras de Mariategui, a apropiarnos del acumulado histórico del proyecto Tupacamarista, con todo esta carga histórica, nos reconocemos parafraseando a Marx como “la rama floreciente sobre el añoso tronco de la izquierda farisea y del reformismo”.

La luchas entre la “Dirección Estratégica” y, nosotros fue a pesar de sus formas exteriores una lucha de dos líneas, un choque entre quienes conciben al Tupacamarismo como un conglomerado de posiciones, una masa amorfa de líneas entrecruzadas, en síntesis la línea del revolucionarismo pequeño - burgués, en apariencia temible, jactancioso de palabra que pretendía merced a sus relaciones políticas internacionales imponer un camino donde no importaba con quienes se pactaba acuerdos, una línea donde lo vulgar se imponía a lo estratégico, así lo evidenciaron con su miope participación electoral con el nacionalismo centro derechista de Ollanta Humala y el apoyo a Pedro Pablo Kuczinsky (PPK)

De esa ruptura, estruendosa a decir del Amauta Mariátegui, no nos lamentamos, porque es necesario entender que toda nuestra acción política como colectivo convicto y confeso de las tareas revolucionarias no fue mas que una sorda lucha por la influencia del Tupacamarismo consecuente, de quienes reclaman el socialismo mariateguiano para el Perú, ahora nos toca caminar construyendo, combatiendo y produciendo, nos toca batirnos en duelo político – ideológico con la corriente de la derrota estratégica y del revolucionarismo pequeño – burgués.

Esa pelea interna ha concluido, nada nos une con ellos, hoy, vamos más allá, no tratamos ya de luchar por esa influencia que mencionamos, se trata de consolidar esa influencia organizándola a partir de un nuevo referente, a partir de la Doctrina Revolucionaria del Tupacamarismo (DRT); reivindicando el ejemplo del Comandante de la Dignidad Tupacamarista Néstor Cerpa Cartolini, sabremos encarar la UNIDAD REVOLUCIONARIA de los revolucionarios del Perú y la Patria Grande.

La PRIMERA CONFERENCIA NACIONAL TUPACAMARISTA, marcará el rumbo y, hasta que llegue ese momento, no solo podemos, sino que nos declaramos en estado de lucha permanente, en una suerte de toque de queda, que nos proteja de los elementos vacilantes, del oportunismo y del revisionismo, hasta ese día, nuestra muralla será el Centralismo, serán los principios leninistas de organización, será nuestra Dirección.

Desde el 2004 en que buscábamos salir del silencio que nuestros propios errores nos habían conducido, siempre estuvo incrustada en los intentos de unidad orgánica, una línea divisionista y contrarrevolucionaria, que no era la nuestra, que luego de los acuerdos y conclusiones del I Ampliado del 2004, se dedicó a acentuar la división y construir la política del particularismo que promovía intereses de capilla y la dispersión.

Entonces aclaramos que las rupturas acaecidas en abril del 2005 y julio del 2010, no fueron producidas por acciones aventureras, militaristas o como efecto de chismes e intrigas, el carácter de principio de esta colisión eran los síntomas de que entre los Tupacamaristas existían contradicciones propias de una falta de homogeneidad interna que se profundizó por el vacío político orgánico y la dispersión existente.

Hoy vamos caminando, sin prisa y sin pausa y nuestras tareas caminan y se orientan por la vía revolucionaria y no por la conciliación, van de la mano con el objetivo estratégico por ello, consideramos importante a casi 9 años de la RUPTURA con la DIRECCIÓN ESTRATEGICA, señalar que, las FAR – EPT RECHAZA toda insinuación de unidad o de trabajo conjunto con la DIRECCION ESTRATEGICA (si es que existe) o con sus miembros históricos.

Con las masas y las armas, Patria o muerte…Venceremos ¡
Comandante de la Dignidad Tupacamarista…Presente ¡
Túpac Amaru…Vive, Vuelve y Vencerá ¡

Montañas de la Amazonía Peruana, marzo de 2019.

Camilo Reyes
Fuerzas Armadas Revolucionarias
Ejército Popular Tupacamarista
FAR - EPT

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS