¡Viva el Primero de Mayo, Día del Proletariado Internacional!
Fecha: 2019 05 01
Grupo: Partido Comunista del Perú (PCP)
País: Peru
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO, DÍA DEL PROLETARIADO INTERNACIONAL!

I. CUÁL ES LA SITUACIÓN DE LA IDEOLOGÍA DEL PROLETARIADO Y DE LA REVOLUCIÓN PROLETARIA MUNDIAL

1. Partir de que para el Partido Comunista del Perú la ideología del proletariado “es una unidad dialéctica en constante desarrollo”. Se trata entonces de unidad dialéctica del marxismo-leninismo-maoísmo, de tres partes de una sola unidad, unidad dialéctica. Por otro lado, se trata también de que esta misma unidad dialéctica se encuentra en constante desarrollo, no estática; en tanto esta ideología se aplique a la realidad concreta de la lucha de clases, a sus expresiones específicas para comprenderlas y principalmente para actuar sobre ellas haciendo la revolución resolviendo sus problemas nuevos; así que, la ideología, el marxismoleninismo-maoísmo, se va desarrollando. Hoy día necesitamos seguir aplicando el marxismo-leninismomaoísmo para comprender cuáles son los problemas nuevos que presenta la revolución y sobre todo para resolverlos en función de plasmar y hacer realidad la Revolución Proletaria Mundial.

2. Muy necesario tomar los hitos atravesados por el Partido Comunista del Perú en asumir la ideología del proletariado como la ideología del Partido Comunista del Perú, esto es, cómo llegamos al marxismo-leninismomaoísmo como arma ideológica estratégica, universal y al pensamiento gonzalo como arma ideológica estratégica, específica y principal para el Partido Comunista del Perú (sistematizados en el documento del 26/12/2016).

Recordemos algunos hitos:

En las décadas de los 60 y 70 manejamos marxismoleninismo-pensamiento maotsetung luego de haber roto con el revisionismo de Jruschov y habiendo retomado a Mariátegui. En la década del 80, justamente cuando entramos a tratar cuestiones militares relacionadas con la guerra popular a iniciarse, asumimos marxismoleninismo-maoísmo; y el Presidente Gonzalo definió el maoísmo como tercera, nueva y superior etapa del marxismo. En esos tiempos manejamos la gran consigna estratégica: ¡Enarbolar, Defender y Aplicar el marxismoleninismo-maoísmo!

A mediados de los 80 detectamos la ofensiva contrarrevolucionaria revisionista de Gorbachov (más o menos en 1985).

En 1990 se planteó que “el marxismo enfrenta el siniestro ataque convergente de la nueva ofensiva contrarrevolucionaria revisionista encabezada por Gorbachov y Teng, y del imperialismo, […] apuntan contra el corazón de la clase: su ideología, el marxismoleninismo-maoísmo”.
Ante este ataque el Presidente Gonzalo sale a defender cuatro problemas fundamentales:
1) Violencia revolucionaria; 2) Lucha de clases y necesidad de la revolución proletaria; 3) Socialismo y dictadura del proletariado; y 4) Combate al revisionismo; puntos que se encuentran en la segunda parte del documento de 1990: ¡Elecciones no, Guerra Popular sí!

En 1991 plantea que se vive “nueva ofensiva convergente del imperialismo, el revisionismo y la reacción mundial contra el marxismo-leninismo-maoísmo”, tal como se plantea en la Sesión Preparatoria del II Pleno del Comité Central.

Así llegamos, en febrero de 1992, II Pleno del Comité Central, a plantear que se está expresando la “ofensiva general del imperialismo”. El imperialismo desata su campaña contrarrevolucionaria pregonando que “el fracaso del socialismo […] demuestra la caducidad del marxismo y la utopía del comunismo”. Asimismo, contra esta ofensiva general del imperialismo el Partido se propuso “Defender el marxismo-leninismo-maoísmo, bregando por imponer principalmente el maoísmo”.

En 1993, en la exposición “150 años de la Revolución Proletaria Mundial”, el Presidente Gonzalo expone cuáles son los problemas nuevos en el presente de la Revolución Proletaria Mundial y los especifica en las tres partes integrantes del marxismo. Concibe que en la medida en que se aplique el marxismo-leninismomaoísmo a la comprensión y principalmente en la solución de estos problemas nuevos, el marxismo se desarrollará.

En 1994, en el documento 1° de mayo, define que “ha terminado una primera gran etapa de la Revolución Proletaria Mundial iniciada con el Manifiesto Comunista de Marx y Engels 1848 y que esta se desenvolvió a través de 2 grandes revoluciones, la Revolución de Octubre con Lenin y la Revolución China con el Presidente Mao: La revolución de Nueva Democracia y la Gran Revolución Cultural Proletaria para defender el socialismo”. Plantea que el siglo XX es el siglo de la revolución. Plantea los cuatro momentos estratégicos de esta gran primera etapa y plantea que los años 60 del siglo XX constituyeron la más alta ola revolucionaria en la que convergió la Revolución Proletaria con el gran Movimiento de Liberación Nacional.

También plantea que, así como en la gran primera etapa se manifestaron olas revolucionarias hasta el término del siglo, a comienzos del siglo XXI, en sus primeras décadas, mientras termina una ola comenzará una nueva ola revolucionaria que será expresión de otras muchas más altas aún, en concreción de la Revolución Proletaria Mundial. Textualmente dice el documento: “Está terminando la primera gran etapa de la Revolución Proletaria Mundial, pero al mismo tiempo dentro de esta se está gestando una nueva gran ola revolucionaria que veremos en las primeras décadas del siglo XXI”. Con este gran optimismo histórico de clase, tuvo la gran previsión marxista de la revolución.

En 1998, en el contexto de la primera crisis de la globalización, el Presidente Gonzalo escribe: “…el viejo topo está hozando”, definiendo la contradicción principal de la globalización: “la mayor socialización de la producción versus la mayor concentración en cada vez menos manos”, lo que hoy día han resumido muchos en: “el 99,9% a un lado y el 0,01% al otro lado”; hasta Piketty lo señaló con sus criterios, obvio, no marxistas.
Algunas voces, como la de Hobsbawm, relevan la crítica de Marx al capitalismo y el haber desentrañado su esencia, pero posponen y hasta obvian el aspecto revolucionario del proletariado y su papel histórico claramente establecido por Marx en tanto clase carente de propiedad que habrá de dirigir la Revolución Proletaria Mundial.

En 2010 el PCP plantea que hay un rezago en la defensa y aplicación del marxismo para la comprensión y solución de los problemas nuevos, detectando que se había generado confusión, pesimismo y hasta pérdida de perspectiva con serios apartamientos del marxismo; por lo que seguía siendo principal defender y aplicar la ideología del proletariado. Una muestra fehaciente de ese apartamiento es la tesis de Avakian en su “Nueva Síntesis”: imputa de idealismo a Marx, Lenin y al Presidente Mao, entre otros graves errores de fondo; dice que la inevitabilidad del Comunismo es metafísica, idealismo. Esta imputación implica que no está de acuerdo con que el capitalismo por su propia ley interna de acumulación en menos manos cada vez, posponiendo a las mayorías, lleva a crisis y a destrucción. No está de acuerdo con que el capitalismo por su carácter explotador, sustentado en la plusvalía pueda ser convertido en un nuevo modo de producción, beneficioso a la clase y a las mayorías a través de la Revolución Proletaria que lleve al socialismo.
Marx, Lenin y el Presidente Mao Tse Tung partían de concebir que el carácter y la ley interna del capitalismo lleva a la explotación y a la destrucción, por esa razón es que concebían que la marcha al Comunismo era inevitable.

Recuérdese que cuando a Lenin le preguntaron: Pero entonces si el capitalismo marcha a su destrucción, ¿para qué hacer la revolución?. Él respondió: Para que imbéciles como usted no la retrasen.

La idea de los grandes marxistas era que el propio proletariado es el llamado a dirigir la revolución que transformará ese modo de producción en otro que no beneficie a unos cuantos, sino beneficie a toda la sociedad.
Clase proletaria generada por el propio capitalismo, obligada a vender su fuerza de trabajo porque carece de propiedad; cuya tarea es hacer la revolución hacia la meta histórica del Comunismo.

Los marxistas concebían que las masas son eminentemente transformadoras, luchan contra su propia explotación y opresión, pero requieren de rumbo proletario, y este está en manos de los comunistas que tienen la obligación de llevar el marxismo a las masas para desarrollar su conciencia política y hacer que su inagotable lucha tenga rumbo de la transformación socialista hacia la meta, el comunismo.

El marxismo no es un cliché, no es una frase, tampoco es una palabra, hay que comprender el marxismo en su totalidad, estratégicamente y no tergiversarlo para cuestionarlo. Más bien Avakian es el idealista, el que separa la palabra del conjunto de toda una concepción; así como también él separa la teoría de la realidad concreta revolucionaria.

Como el Presidente Gonzalo dijo sabiamente: “Mientras haya explotación habrá revolución”. Llamando al proletariado y a los pueblos del mundo a unirse para combatir por la Revolución Proletaria Mundial.

También el Partido Comunista del Perú deslindó con otros criterios apartados del maoísmo del Partido Comunista de Nepal, como aquel de que Mao no había resuelto una etapa intermedia entre la conquista del poder y la construcción del socialismo.

En 2015 el PCP planteó “Poner al mando el marxismo-leninismo-maoísmo, como la ideología del proletariado”.

(También en los debates de los 90 se llegó a la conclusión de que la revolución ya no podía darse como se había dado anteriormente, cada uno en su país, sino que se necesitaba desarrollar el internacionalismo proletario para establecer una especie de plan general de la Revolución Proletaria, concebida estratégicamente como áreas atrasadas que pudieran cercar áreas más desarrolladas. Lo que implicaba la unidad ideológica como punto de partida y la construcción orgánica de la pendiente Internacional Comunista).

3. Tomando todos estos criterios podríamos resumir que se está cumpliendo la gran previsión estratégica respecto a la nueva ola revolucionaria que se cuaja en esta “Tierra preñada de revolución”. La crisis segunda de la globalización, calificada como la más grave y extensa del sistema capitalista, se concretó con una lenta y hasta agónica recuperación; crisis de la cual han salido hace poco, pero ya avizoran una nueva recesión mundial entre 2020 y 2021 según algunos.

Al mismo tiempo, 30 años de neoliberalismo, expresión del capitalismo en globalización y privatización, han generado uno de los índices más altos de desocupación y precarización del empleo, empobreciendo a la clase y también a las masas populares. El Manifiesto ya registraba esta situación:

“Cuanto menos habilidad y fuerza requiere el trabajo manual, es decir, cuando mayor es el desarrollo de la industria moderna, mayor es la proporción en que el trabajo de los hombres es suplantado por el de las mujeres y los niños. Por lo que respecta a la clase obrera, las diferencias de edad y sexo pierden toda significación social. No hay más que instrumentos de trabajo, cuyo coste varía según la edad y sexo.

“Una vez que el obrero ha sufrido la explotación del fabricante y ha recibido su salario en metálico, se convierte en víctima de otros elementos de la burguesía: el casero, el tendero, el prestamista, etc.

“Pequeños industriales, pequeños comerciantes y rentistas, artesanos y campesinos, toda la escala inferior de las clases medias de otro tiempo, caen en las filas del proletariado; unos, porque sus pequeños capitales no les alcanzan para acometer grandes empresas industriales y sucumben en la competencia con los capitalistas más fuertes; otros, porque su habilidad profesional se ve depreciada ante los nuevos métodos de producción. De tal suerte, el proletariado se recluta entre todas las clases de la población”.

También Lenin en “Tres fuentes y tres partes integrantes del marxismo” plantea: “La teoría de la plusvalía es la piedra angular de la teoría económica de Marx. […] El capital creado por el trabajo del obrero oprime al obrero, arruina a los pequeños propietarios y crea un ejército de desocupados. En la industria el triunfo de la gran producción se advierte en seguida, pero también en la agricultura se observa ese mismo fenómeno donde la superioridad de la gran agricultura capitalista es acrecentada, aumenta el empleo de maquinaria y la economía campesina atrapada por el capital monetario languidece y se arruina bajo el peso de su técnica atrasada. En la agricultura la decadencia de la pequeña producción asume otras formas, pero es un hecho indiscutible”.

También se ha generado la más ingente acumulación de capitales en el 0,01% citado por muchos como expresión de “desigualdad”; todo este panorama se ve en el artículo “El temor de la Plutocracia Global” de Oswaldo de Rivero. Lo que en realidad se ve es la evidente existencia de clases sociales que hoy se pretende negar, para negar que estas existen en lucha entre explotados y explotadores.

Sobre esta realidad material, las grandes potencias imperialistas intensifican sus contradicciones promoviendo un nuevo reparto del mundo a través de su nueva guerra de rapiña y como nunca antes exhiben sus medios bélicos y atómicos registrados por la propia ONU, viviéndose un contexto de nueva guerra mundial imperialista en la cual contienden EEUU y China por la hegemonía mundial, siendo el primero el que más quiere y prepara la guerra defendiendo su debilitada hegemonía.

4. Empero el imperialismo ha devenido el enemigo principal de los pueblos del mundo y la revolución comunista es la tarea de la clase y los pueblos del mundo; como dijo el Presidente Mao: “El imperialismo es un tigre de papel y del imperialismo nada ha de esperar el pueblo”.

¿Qué signos expresa esta tendencia política? Es importante registrar las luchas de las masas contra el imperialismo que arrasó la soberanía de los pueblos y naciones en Medio Oriente: Afganistán, Irak I y II, Libia y últimamente Siria, Sudán; el fracaso de la llamada Primavera Árabe y la reaccionarización promovida después. También es importante registrar la extensa y masiva protesta popular en las grandes capitales de las potencias: Londres, París, España, Italia, en la propia China movimientos de estudiantes apoyados por sus distritos reivindicando al Presidente Mao y exigiendo el reconocimiento de sus derechos, lucha ferozmente reprimida por los restauradores capitalistas; destacándose la lucha de las masas en Francia en donde la protesta contra el alza de combustibles fue una protesta generalizada del pueblo y que fue utilizada y manipulada por la ultraderecha para sus fines protervos de un neofascismo tras los recrudecidos “nacionalismos”. Ver en esa justa lucha popular la presencia de los comunistas, la de los maoístas.

También podríamos mencionar las encuestas tomadas en la juventud británica y norteamericana donde se registra más del 50% de voces por el socialismo. Asimismo, en las entrañas de EEUU grandes manifestaciones en contra de Trump exigiendo su salida; las protestas en contra del creciente desempleo y el empobrecimiento.

En lo que respecta a América Latina, área del imperialismo norteamericano, en este contexto de guerra, este ha pretendido garantizar su ámbito de influencia desplazando a los regímenes que dentro del propio neoliberalismo tenían posiciones críticas; así en Brasil, en Argentina, en Ecuador, y principalmente en Venezuela donde pretende una intervención militar. No obstante, los pueblos de América Latina como Argentina y el propio Brasil luchan en contra de la aplicación de los planes del FMI y de la ultraderecha fascista de Bolsonaro.

Estos pocos ejemplos, entre otros muchos que han de expresarse, son buenos signos de la lucha de la clase y el pueblo que exigen la conducción proletaria hacia el rumbo de la revolución proletaria.

5. No solamente su crisis económica ha generado lo expresado, sino que también su propio sistema democrático burgués se encuentra en una grave crisis política. Se registra la reaccionarización de los Estados. Se comprueba que los cabezas de las grandes potencias como Trump de EEUU, Xi Jinping de China o Putin de Rusia no son representantes democráticos sino todo lo contrario. Y también hay regímenes de ultraderecha en la propia Europa como Hungría, Polonia y el incremento de los partidos nacionalistas con características neofascistas en Francia, Italia, Alemania y España, fuerzas reaccionarias que pretenden imponerse en el Parlamento Europeo.

Estos atacan ferozmente a los migrantes negándoles sus derechos como refugiados políticos, en tanto desplazados por las guerras promovidas en sus tierras por los propios imperialistas o negando, en el caso de EEUU, el derecho a migrar buscando nuevas condiciones de vida por el empobrecimiento de sus países totalmente dependientes del nefasto imperialismo como es el caso de los países de Centroamérica.

Cabe recordar, sin embargo, que históricamente el fascismo del siglo XX surgió para contener la tendencia a la revolución, y esa es la razón de fondo por la cual la oligarquía financiera y las grandes burguesías se reaccionarizan cada vez más apartándose de sus principios demoburgueses, de sus raíces. Entonces, una parte de ellos está promoviendo el fascismo en el mundo y no es extraño que los financistas de la elección de Trump se encuentren ahora en Italia, Francia y España.

La persecución se ha convertido en una criminalización de la revolución, en una criminalización de la protesta popular y en una criminalización de las ideas marxistas o disidentes del sistema capitalista.

Esta reaccionarización de su sistema político se ve también en cada uno de los tres poderes de la democracia burguesa, y en el Poder Judicial se ha impuesto una metamorfosis en la cual se instrumentaliza políticamente para criminalizar la lucha política antagónica principalmente, introduciendo el derecho penal del enemigo que parte por convertir a los revolucionarios en no–personas, enemigos absolutos a los cuales combate en los tribunales usando la ley como arma de guerra contrasubversiva. La pertenencia es moneda corriente en el mundo entero, así como en España, Perú o Turquía, por ejemplo.

II. CUÁL ES LA SITUACIÓN EN EL PERÚ

Las cifras de crecimiento de la economía, aparte de estar manipuladas, no reflejan la realidad económica del pueblo y la sociedad peruana en su conjunto y es absurdo que se siga planteando que el Perú crece por encima del promedio de América Latina, puesto que últimas cifras que han dado en diciembre de 2018 demuestran el aumento de medio millón de pobres y el fracaso del combate a la desnutrición infantil ¡realidades que no se pueden ocultar! con cifras macro.

Por otro lado, analizando cada uno de los sectores de la economía se puede ver que, sin aún haber definido un nuevo gran plan de desarrollo económico como la situación les exigía para ser parte de la OCDE como lo sueñan, siguen centrando en la minería, posponiendo la diversificación productiva y olvidándose por completo de la industrialización del país.

El nuevo periodo económico al que ha entrado el país seguirá centrado en minería y agroexportación, posponiendo la diversificación productiva y abandonando la industrialización del país; lo que significa la institucionalización de la precariedad del empleo en general, mayor recorte de derechos y beneficios laborales, agravamiento de la situación de la juventud y uso de mano de obra femenina para abaratar costos laborales.

El agravamiento de la situación de la clase y los trabajadores en general, sea hombres, mujeres o jóvenes, se sumará al aumento de la pobreza cuyas cifras también están manipuladas. A estas se sumará la inaceptable situación de la niñez peruana hundida en cifras alarmantes de desnutrición y anemia infantiles.

La educación rezagada hunde en la ignorancia a los presentes y futuros ciudadanos. La salud completamente desatendida, la agricultura en manos del gran capitalista con leyes que favorecen la agroexportación y encarecen la alimentación del pueblo. Vemos abandonados a los paperos, cafetaleros, arroceros y todos los campos de la producción nacional, como la alarmante destrucción de la manufactura textil nacional.

Se comprueba fehacientemente el carácter capitalista, dependiente del imperialismo con rezagos feudales de la sociedad peruana actual. Haciéndose perentoria la movilización, politización y organización de las masas populares por reconquistar sus derechos conculcados a través de la lucha, porque no hay otro camino. Esta lucha ha de servir a desarrollar el camino del pueblo, a no dejarse atar a la cola de la gran burguesía explotadora cuyo único interés es la ganancia personal como se ha comprobado al agregar la corrupción a la explotación capitalista.

La clase y el pueblo han de servir al futuro de la revolución socialista, asumiendo el marxismo-leninismo-maoísmo como la concepción ideológica que permitió la revolución socialista en la mitad del mundo del siglo XX, riquísima experiencia del proletariado que, aun cuando en su victorioso recorrido dejó también lecciones negativas, es la única salida contra la explotación y opresión.

III. ALGUNOS DATOS QUE COMPRUEBAN LO DICHO

El análisis de los resultados económicos de los últimos años confirma que el Estado peruano no ha podido impulsar el crecimiento que necesitan para estabilizar su economía: en 2017, según cifras oficiales, el PBI llegó a 3,8%, y para el presente periodo se han propuesto crecer más, pero arrastran serios problemas por lo que difícilmente podrían lograrlo; incluso recientemente, el FMI aduciendo los efectos de una baja en el dinamismo de la economía mundial, las repercusiones de la guerra comercial entre EEUU y China que generan incertidumbre política y desaliento en la inversión, ha recortado su proyección de crecimiento de la economía peruana de 4,1% a 3,8% .

En lo que va de año, según el INEI, en enero el PBI creció tan solo 1,58%, el más bajo de los últimos 12 meses. Y de acuerdo con el BCP, el crecimiento del primer trimestre ni siquiera habría llegado al 2,5%, lo que sería una desaceleración, por contracción en los dos primeros meses de la pesca en 24,4%, de la minería en 3,6%, de manufactura de recursos primarios en 20,5%, de la inversión pública del gobierno central en 7,4%, entre otros.

Aun así, el gobierno persiste en llegar a 4,2%, para lo cual ha retomado su plan del llamado “destrabe” de los 18 proyectos de inversión propuestos desde Kuczynski, lo que buscarán compatibilizar con su Plan Nacional de Infraestructura acordado con el BM y el BID que saldría en julio, que indudablemente se liga con su llamado Plan Nacional de Competitividad y Productividad, con lo que buscarán impulsar el crecimiento económico a través de una mayor explotación de la fuerza de trabajo del proletariado y del pueblo, con mayor despojo de tierras y de los escasos bienes generados por el pueblo peruano, así como con una mayor negación de derechos y beneficios conquistados en luchas, ahora considerados por los explotadores como “sobrecostos” que apuntan a desaparecerlos, para así acumular más ganancias.

Todo esto en un contexto de crisis política atizado por el escandaloso problema de corrupción propio del sistema capitalista, corrupción en la que están involucrados los más altos miembros de los diversos gobiernos habidos y que hoy es usado en sus pugnas, que, a no dudarlo, también genera más inestabilidad política, a lo que se suma la persistente lucha de la clase y del pueblo peruano en defensa de sus derechos y contra la explotación capitalista, por lo que, reiteramos, la perspectiva de un impulso de la economía peruana es muy difícil.

Sin embargo, es necesario señalar que el PBI ya lleva 144 meses de crecimiento sostenido, magro e insuficiente, pero crece, lo que solo ha servido para beneficiar a un puñado de grandes burgueses. OXFAM en su publicación “Riquezas y desigualdad en el Perú: visión panorámica” afirma, refiriéndose a peruanos: “Los más ricos han elevado su presencia en la economía mundial”, es decir, hay más peruanos en la lista de los más ricos del mundo, obvio, es producto de la mayor acumulación capitalista en nuestro país, es un puñado que ha acumulado de la mayor plusvalía que ha succionado al proletariado.

Por otro lado, es claro que la gran mayoría del pueblo sufre una más redoblada explotación con negación de derechos y condenada al hambre y la miseria. En el informe "Brechas latentes: Índice de avance contra la desigualdad en el Perú 2017-2018" OXFAM reveló que la pobreza creció de 20,7% en 2016 a 21,7% en 2017, con lo que 400 mil peruanos ingresaron a formar parte de los más pobres; casi inmediatamente, con el afán de contrarrestar y manipular la realidad, desde el Estado explotador se anuncia una supuesta reducción de la pobreza durante 2018, y usan la encubridora “pobreza monetaria” para justificar sus dichos, es decir, para el Estado, toda persona con un ingreso mensual de 344 soles ya no es pobre, lo cual es una afrenta, además de un absurdo que la realidad desmiente, pues hablan de reducción de la pobreza, mientras la anemia que carcome a nuestros niños creció, los índices de anemia en niños de 6 a 35 meses de edad se incrementó de 43,6% en 2017 a 46,6% en el primer trimestre de 2018 a nivel nacional, en algunos lugares como Puno alcanzó el 75,9%, en Loreto 61,5%, a lo que se suma la desnutrición crónica en menores de 5 años que se mantiene en 12,3%: es la acción del Estado explotador que atenta contra la salud física y mental de nuestra niñez y les niega toda perspectiva de desarrollo y futuro.

Y si vemos la situación de los jóvenes, la OIT registra que en nuestro país más de un millón de jóvenes se encuentran desempleados, lo que representa el 18% del total, por encima del promedio de América Latina, además que más de 440 mil adolescentes no estudian ni trabajan, siendo las mujeres jóvenes las más afectadas, precisamente, la explotación capitalista se ceba más con las mujeres del pueblo, cuya fuerza de trabajo ha sido usada para salir de la crisis; en nuestro país, por un mismo trabajo se les paga 23% menos con respecto al varón y son las más afectadas también en su derecho a la educación, ya que de los casi 1.500.000 peruanos que no saben leer ni escribir, un millón serían mujeres.

¿Cómo pueden alardear de una supuesta reducción de la pobreza, si los datos mencionados prueban lo contrario? Además, está probado que la educación está en crisis, donde el Estado destina solo 3,7% del PBI; el sector salud abandonado, los hospitales carecen de la infraestructura adecuada, de instrumentos y equipos médicos o de medicinas necesarias para la atención, su presupuesto apenas llega al 2,4% del PBI, cuando la OMS recomienda que sea por encima del 6%.

Y si de salarios hablamos, estos no cubren la canasta básica familiar, los salarios reales han disminuido, con lo que el proletariado y el pueblo peruano han ido perdiendo su poder adquisitivo, más en el marco de la mayor negación de derechos y la mayor explotación que impulsan con su productividad del trabajo, se está acordando aprobar un Salario Mínimo Diferenciado para beneplácito de los explotadores y contrario a los intereses de los más pobres, el salario mínimo vital actual escasamente cubre el 50% del valor de la canasta básica familiar; téngase en cuenta además que las jornadas de trabajo están por encima de las 8 horas, el Ministerio de Trabajo en su informe del 2017 señaló que existía un 43% de trabajadores que laboraban más de lo legal; todo esto se agrava porque las condiciones de trabajo tienden cada vez a precarizarse, donde la estabilidad laboral está pasando al olvido, porque se la niega: cifras oficiales indican que solo 27 de cada 100 trabajadores tienen estabilidad y que en general existe casi un 80% de trabajadores que se encuentran en la informalidad, sin seguro, beneficios y afectados en sus derechos.

En términos generales, esta es la situación en la que se encuentra el proletariado peruano, con una negación mayor de sus derechos por la aplicación de la política neoliberal en la que los explotadores peruanos persisten y cuando dentro del nuevo periodo económico mantienen como centro la minería y la agro exportación.

Vemos también, que están usando el llamado Plan Nacional de Competitividad y Productividad presentado por los tecnócratas encabezados por Zavala y otros neoliberales con el objetivo de consolidar el neoliberalismo, que reivindican como “generador de una sólida macroeconomía y de apertura comercial con un crecimiento sostenido que ha generado empleo y permitido una reducción sustantiva de los niveles de pobreza”. Plan que en síntesis apunta a una mayor flexibilización y negación total de los derechos laborales. Tras la supuesta “formalización” habrá mayor despojo de tierras y de los bienes pobrísimos y escasos que ha podido generar el pueblo peruano, además de una mucha mayor explotación para mayor acumulación de riquezas en pocas manos, acompañada de un panorama de agravada represión generalizada contra toda protesta y organización popular, buscando limpiar totalmente su camino de cualquier tipo de crítica o disidencia.

En las actuales circunstancias, cuando también se expresan luchas populares masivas en nuestro país, las que evidencian la falta de un rumbo correcto que solo el proletariado con su Partido guiado por el marxismoleninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo puede dar, persistamos en luchar por recuperar derechos, así como en la lucha por participar en el Poder para defender derechos, manteniendo la brega permanente bajo cualquier condición para desarrollar el camino del pueblo hacia el socialismo con rumbo comunista.

IV. REAFIRMAMOS EL PAPEL Y LA PERSPECTIVA HISTÓRICA DEL PROLETARIADO.

En el día del proletariado internacional, fecha de gran trascendencia, el Partido Comunista del Perú se reafirma en el papel del proletariado como clase dirigente de la revolución, la única consecuente y verdaderamente revolucionaria que ha de hacer la revolución hacia el comunismo.

En esta fecha el PCP reafirma su posición de pugnar por poner al mando de la Revolución Proletaria Mundial al marxismo-leninismo-maoísmo como ideología del proletariado, para combatir por la Revolución Proletaria en respuesta a la guerra de rapiña que el imperialismo viene preparando, reafirmándonos en que: ¡Hacer la revolución es la gran tarea de los pueblos! y ¡Sin una revolución comunista nada tendrá el pueblo!

Saludamos con profunda emoción comunista al Presidente Gonzalo, la más alta expresión del proletariado peruano, gran marxista-leninista-maoísta hasta el fin, jefatura de nuestro Partido y de la revolución, y reiteramos nuestra firme posición comunista de seguir su Luminoso Sendero para, con la luz del pensamiento gonzalo, nuestra arma ideológica estratégica, específica y principal, construir el Partido de Nuevo Tipo que nuestra revolución necesita.

¡ENARBOLAR, DEFENDER Y APLICAR EL
MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO COMO NUESTRA ARMA
IDEOLÓGICA ESTRATÉGICA UNIVERSAL, Y EL PENSAMIENTO GONZALO COMO NUESTRA ARMA IDEOLÓGICA ESTRATÉGICA, ESPECÍFICA Y PRINCIPAL!
¡CONSTRUIR EL PARTIDO COMUNISTA DEL PERÚ COMO PARTIDO DE NUEVO TIPO PARA HACER LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
¡HACER LA REVOLUCIÓN PROLETARIA ES LA GRAN TAREA DEL PROLETARIADO Y DE LOS PUEBLOS!
¡SIN UNA REVOLUCIÓN COMUNISTA NADA TENDRÁ EL PUEBLO!
¡DESARROLLEMOS EL INTERNACIONALISMO PROLETARIO, UNIÉNDONOS EN EL MARXISMO-LENINISMO-MAOÍSMO,
PARA SEGUIR DESARROLLANDO LOS PARTIDOS COMUNISTAS Y LA CONSTRUCCIÓN DEL NUEVO MUNDO!

1° de mayo de 2019

Comité Central
Partido Comunista del Perú

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS