Saludo de Navidad y Año Nuevo de la Columna Vladimir Estiven
Fecha: 2019 12 11
Grupo: FARC-EP (Segunda Marquetalia)
País: Colombia
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


SALUDO DE NAVIDAD Y AÑO NUEVO

La Columna Vladimir Estiven de las FARC-EP, envía a las familias colombianas y de la América Nuestra latino-caribeña, su abrazo cálido, fraternal, de navidad y año en este tránsito de luchas y esperanzas de cambio, que va de lo que resta del 2019 al inicio del 2020.

Desde las montañas y llanuras insurgentes, saludamos de manera combativa, especialmente, a todas las mujeres que son ejemplo de lucha y resistencia, y saludamos a los trabajadores, estudiantes, obreros, campesinos, indígenas comunidades afrodescendientes, a las organizaciones sociales, sindicales y al pueblo humilde en general; es decir, a la gente del común de cada latitud del continente.

A quienes este año han estado en pie de lucha, peleando por lograr los cambio profundos que requiere la construcción de la verdadera paz; a quienes pese a los lutos y dificultades que impone el régimen con sus actos de felonía, mantienen en alto las banderas de la justicia social y la reconciliación, brindamos nuestra voz de aliento y reconocimiento, convencidos de que la perseverancia hará posible la conquista de una Colombia y un mundo mejor.

El 2019 ha sido un año trajinado, con golpes favorables y desfavorables para las organizaciones populares; con victorias, derrotas, aciertos y desaciertos, que han aumentado la experiencia y arrojo del movimiento social posibilitando la realización de grandes movilizaciones y acciones de resistencia que han ido multiplicando la esperanza en la posibilidad real de alcanzar cambios que favorezcan a los desposeídos. Esta situación que se suma a los hechos de resistencia anti-neoliberal que se expanden en nuestro continente y en otras latitudes de mundo marcando una dinámica geopolítica que indica un nuevo despertar de los oprimidos, es quizás el anuncio más claro de que sí es posible alcanzar la paz verdadera, una paz con justicia social, esa sí estable, duradera.

Al mismo tiempo los hechos han sido servido para poner al desnudo a las oligarquías vende patria al servicio de los intereses del imperialismo, mediante situaciones muy concretas que nos muestran que ninguna revolución es posible y sostenible si no cuenta con el apoyo popular y si este no está armado de ideas y de fuerza para defender sus conquistas tal como se pone de presente en ejemplos como los de la República Bolivariana de Venezuela y Bolivia, en que los contrastes son muy esclarecedores. En un caso, la revolución asediada por las oligarquías de todos los pelambres, pero resistiendo con heroísmo y éxito porque en manos del pueblo están los instrumento para la defensa de los intereses de las mayorías, y en el otro el golpismo fascista desbocado porque la extrema derecha con el apoyo yanqui, han encontrado un pueblo heroico, decidido y arrojado pero desarmado al que han victimizado con terror y sangre.

Así podríamos dar largo a la descripción de otros escenarios, pero no es del caso ahora entrar en tales detalles. Bástenos decir, que no es hora de clausurar el legítimo derecho de los pueblos a la rebelión armada, lo cual cuenta para Colombia, donde el terrorismo es una de las características inveteradas del régimen, y la perfidia su complemento, de tal manera que, al lado de la movilización de las masas en las calles, nunca estará de más el arraigo y fortalecimiento de la insurgencia en todas sus modalidades.

Somos hombres y mujeres surgidos del pueblo, somos pueblo con uniforme y fusil, pero más con ideas libertarias y determinación de entregarlo todo por la y hemos justicia social. No olvidamos nuestra esencia humildad y nuestras raíces comuneras. Creemos en la potencia transformadora de la gente del común, sobre todo cuando su paciencia ya se ha colmado por tanto abuso y desconsideración de parte de una minoría oligárquica corrupta que de ha despreciado desde los tiempos mismos de la independencia.

Doscientos años de sojuzgamiento son más que suficientes para decir basta. Por eso las FARC-EP insisten en alzar sus voces convocando a la convergencia, a la unidad de todos los sectores sociales que anhelan una verdadera paz donde el pueblo colombiano respeto y dignidad, buen vivir y libertad.

¡Feliz Navidad 2019 y Prospero Año Nuevo 2020 de resistencia y cambio social!

Fraternalmente,

Columna Móvil Vladimir Estiven de las FARC-EP (Segunda Marquetalia)

Diciembre de 2019

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS