República Mexicana, 1 de mayo de 1997
Fecha: 1997 05 01
Grupo: Partido Democrático Popular Revolucionario-Ejército Popular Revolucionario
País: Mexico
Categoria : Comunicado
 Logo del Grupo:


 Ficheros del Artículo:

Este Comunicado no posee ningun fichero


PRIMER ANIVERSARIO DEL PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO (PDPR).


AL PUEBLO DE MEXICO:
A LOS PUEBLOS DEL MUNDO.


El 1º. de mayo, tiene para el PDPR un doble significado: por una parte, porque se conmemora una fecha histórica para todos los trabajadores del mundo, y por otra, porque se cumple el primer aniversario de la fundación de nuestro partido. Hace un año, el 1º de mayo de 1996, tras un largo esfuerzo unitario, en ocasiones difícil pero siempre satisfactorio y enriquecedor, se constituyó un nuevo partido que unificó las estructuras, las concepciones, la manera de trabajar y la práctica de lo que habían sido 14 organizaciones político militares y de autodefensa.

Hoy el PDPR cumple su primer año de vida, su origen es resultado de la experiencia y del trabajo político realizado por algunas organizaciones que tenían más de 20 años de existencia y otras de más reciente creación, pero todas con una experiencia qué aportar, y el firme deseo de construir una organización sólida que contribuyera a la transformación profunda de nuestra sociedad.

¿Qué sucedió durante todos esos años previos a la conformación del PDPR? Nuestro pueblo, víctima del saqueo de su riqueza, de la crisis económica, de la antidemocracia y la imposición ha buscado una alternativa de cambio. La respuesta gubernamental fue la represión, cuya expresión más dramática es la larga lista de desaparecidos. La persecución política hizo necesaria la formación de organizaciones revolucionarias armadas y no armadas, cada una con su propio proyecto y con su propia línea política. Es precisamente la presencia y el empuje de todas estas organizaciones como parte de la lucha popular, lo que obligó al gobierno a emprender algunas reformas democratizadoras, que no han sido suficientes, pues su propósito real no es el cambio sino aferrarse al poder.

Tras varios años de esfuerzos dispersos, iniciamos este proceso de unidad que finalmente aglutinó a 14 gajos de un pueblo que, junto a otros, reclaman su derecho a participar en la recuperación de la patria. Tuvimos que vencer obstáculos y dificultades, se aportaron experiencias, se discutieron concepciones políticas, se analizaron los errores, se ejerció la crítica y la autocrítica. No se trataba de absorber sino de construir; no se trataba de imponer sino de fundamentar y convencer; no se trataba sólo de hablar sino también de hacer. Así se dio inicio a una nueva relación política, fraterna, solidaria y constructiva, que dio su primer resultado el 18 de mayo de 1994, fecha en que se formó el Ejército Popular Revolucionario (EPR). El proceso unitario continuó, el tener un sólo ejército nos acercó y hermanó aún más, y finalmente tras vencer vicisitudes, nos unificó.

Las 14 organizaciones que dieron origen al PDPR dejaron de existir como tales y surgió una organización diferente, más fuerte, una organización que mirando hacia el futuro, construye en el presente y aprende de los errores y los aciertos del pasado.

Hoy gracias al esfuerzo del pueblo mexicano, formamos parte de esa gran corriente de cambio, pero no podemos estar satisfechos, todavía hay mucho por realizar, para lograr esa gran fuerza unitaria, en la que habrán de converger las distintas fuerzas del pueblo mexicano que desean un cambio profundo. La experiencia vivida en el proceso de unidad del PDPR nos anima y nos hace buscar puntos de coincidencia y estar abiertos a la relación y unidad con las distintas organizaciones políticas, político militares, legales y clandestinas, para fortalecer el movimiento democrático revolucionario. Si queremos decir presente digamos lucha, si queremos decir futuro digamos unidad, palabras que encierran un viejo ideal, difícil de alcanzar pero necesario, palabras de bello significado, que tienden a superar obstáculos, descalificaciones e intolerancias, palabras que nos fortalecen, que encierran una actitud abierta y plural.

Hoy la tarea es clara: conformar entre todos una gran fuerza nacional que pueda realizar las transformaciones democrático revolucionarias, para lograr la justicia y libertad y recuperar el ejercicio pleno de la soberanía popular.

A un año de contribuir a forjar la conciencia de lucha por la transformación democrático revolucionaria de nuestro país, reafirmamos al pueblo de México nuestro compromiso de no claudicar en esta tarea a la que estamos convocados todos los mexicanos que amamos la libertad y rechazamos la injusticia.

La sangre derramada de nuestro pueblo y de nuestros combatientes, la huelga reprimida, los asesinatos masivos y selectivos; la represión, el encarcelamiento y la desaparición de los luchadores sociales; la inexistencia del estado de derecho en nuestra pisoteada y desangrada patria; la marginación, la explotación y la pobreza de la gran mayoría de mexicanos, son las razones de nuestra existencia y nos da fuerza para seguir adelante.

En este primer aniversario hacemos un reconocimiento al pueblo que nos protege y apoya, sin lo cual no podríamos existir y a la población civil insurgente que nos impulsa a refrendar nuestro compromiso con la lucha por la transformación revolucionaria de la sociedad. De ambos surgimos, nos nutrimos y sus demandas son el origen de nuestras propuestas política. También hacemos extensivo un reconocimiento a la militancia y a los combatientes del PDPR y del EPR, que en distintos puntos del país llevan adelante las diversas tareas insurgentes en la sierra, en la montaña, en la selva, en la costa, en los valles, en los pueblos y ciudades y en las cárceles y mazmorras del gobierno antipopular.

Hoy como siempre mantenemos en la memoria a los cientos de luchadores sociales torturados, desaparecidos y masacrados por el mal gobierno. Especial mención, merecen nuestros compañeros caídos en combate, así como sus hijos, sus viudas, sus padres, sus hermanos, familias.

Es de gran significado para nosotros cada gesto de simpatía hacia nuestro PDPR y EPR en las diversas acciones de propaganda armada revolucionaria realizadas en campaña, ya que cada manifestación de apoyo fortalece nuestro compromiso con el pueblo mexicano.

Llevar al último rincón de la nación nuestras propuestas políticas es una tarea permanente. Asimismo luchamos por la unidad de las diferentes organizaciones y el pueblo en general, que desarrollan distintas formas de lucha para que todos conformemos la fuerza social histórica que sea capaz de alcanzar la transformación democrática revolucionaria de México.

Refrendamos nuestra disposición a continuar la lucha democrática revolucionaria y responder al mal gobierno. Ante la represión contra el pueblo en general y el acoso a nuestras unidades político-militares, seguiremos ejerciendo el legítimo derecho a la autodefensa armada revolucionaria.

Para todos y cada uno de los que conforman este valeroso pueblo mexicano y a quienes desde otros países lo apoyan , reciban un saludo y un abrazo fraterno, de quienes estamos dispuestos a continuar la lucha por el logro de los objetivos contenidos en el programa político de nuestro Partido: Un nuevo gobierno, una nueva constitución y un reordenamiento económico, para el establecimiento de una autentica república democrática y popular.


¡POR LA VIA DEMOCRATICA REVOLUCIONARIA,
TODO EL PUEBLO AL PODER!

¡POR LA REPUBLICA DEMOCRATICA POPULAR,
EL PUEBLO UNIDO TRIUNFARA!

¡CON LA LUCHA POPULAR, EL EPR TRIUNFARA!

PARTIDO DEMOCRATICO POPULAR REVOLUCIONARIO-PDPR
COMANDANCIA GENERAL DEL EJERCITO POPULAR REVOLUCIONARIO CG-EPR


República Mexicana, 1º. de mayo de 1997.

© 2006 - Cedema.org - CENTRO DE DOCUMENTACION DE LOS MOVIMIENTOS ARMADOS