E.L.N. y la frontera venezolana

Biblioteca
Fondos bibliográficos
Autor
Yépez, Freddy
ISBN
9802632899 9789802632893
Localizador
Bib-01/1
Núm. Páginas
322 pp.
Datos de Edición
Caracas: Ediciones El Centauro, 1997.
Contenido
Según el prologuista Domingo Alberto Rangel: "Yépez pertenece a una élite que se ha echado encima la tarea de enderezar las cargas ofreciendo, por primera vez, una respuesta combativa a los falangistas que, aprovechando el silencio de la burguesía y el miedo pánico de la izquierda, venían gozando aquí del monopolio de la exclusividad informativa''.

Por otra parte señala un aspecto que el autor no soslaya. Dice: Trasmitiendo este libro las impresiones de un venezolano sobre los frentes del combate y las actividades de ese grupo (ELN) vistas o visitadas por él, es más pertinente que nunca analizar este aspecto. El ELN incursiona con frecuencia en Venezuela donde ha librado combates o ha tendido emboscadas a nuestras fuerzas militares. Casi a diario hay escaramuzas entre destacamentos de ese grupo y efectivos militares venezolanos. A lo largo de la frontera repta, es la palabra, una guerra cuyos dos contrincantes son el ejército de Venezuela y el ELN.

Creemos errónea esta actitud del movimiento colombiano. En las guerras revolucionarias hay estrategias y tácticas, que van separándose y distinguiéndose entre sí. Para un grupo insurgente que esté lejos de la victoria final rige un precepto fundamental. Es la economía de fuerzas. Inferirle al enemigo tantas bajas como sea posible sin sufrir el mismo daño es una regla básica. La economía de fuerza exige seleccionar los enemigos, limitar los campos de batalla, reducir los riesgos. Para el caso de los revolucionarios, deben ellos circunscribir sus enemigos hoy al ejército y el aparato civil de Colombia, concretar su campo de acción al territorio colombiano y enfrentar sólo a quienes les acosen para irlos aplastando en riguroso crescendo.

El ELN no parece compartir estas normas o aceptar estas apreciaciones. A menudo choca con el ejército de Venezuela lo cual lleva a la frontera una fuerza hostil a la guerrilla que de no haber mediado los incidentes de los últimos años, estaría en sus cuarteles de Caracas o Maracay.